Reserva Natural de las Hoces del Cabriel

El paisaje es de cuento en la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel

Llevábamos tiempo con muchas ganas de perdernos por este paraíso conquense, limítrofe con las provincias de Valencia y Albacete. Su fama de espectacularidad está bien ganada, y es que la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel es, además de la más amplia en la provincia de Cuenca, uno de los espacios donde pasear se convierte en una experiencia única. Tres son las rutas que se pueden realizar. Nosotros disfrutamos del Sendero de los Cuchillos de Contreras en un día de invierno formidable. Te lo contamos a continuación:

Cómo llegar a la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel

Lo más cómodo es acercarnos a través de la autovía del Este o A-3. Si venimos desde Madrid circularemos dejando atrás localidades como Tarancón, Saelices, Montalbo, La Almarcha, Castillo de Garcimuñoz, Atalaya del Cañavate o Motilla del Palancar, hasta que lleguemos al desvío de Minglanilla. En este pueblo tomaremos la N-III en dirección a Valencia. Pasados seis kilómetros aparecerá ante nosotros el desvío a la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel. Si llegas desde la Comunidad Valenciana utilizaremos la misma estrategia, pero esta vez abandonaremos la A-3 para tomar la N-III en el pueblo de Villargordo del Cabriel y serán ocho los kilómetros que tardemos en tomar el desvío a las Hoces recién citado.

Una vez en la carretera CV-4661, avanzaremos por su serpenteante trayecto observando de lejos la imponente presa del embalse de Contreras. Existe un parking oficial en la Venta de Contreras, aunque si quieres ahorrarte una caminata de kilómetro y medio, puedes seguir con el auto hasta una gran explanada de tierra que también funciona a modo de parking. Para llegar a este lugar es imprescindible, antes de llegar al puente de Contreras y cruzar oficialmente a la Comunidad Valenciana, girar a la derecha por el desvío que nos conduce por una carretera estrecha a la vera del río Cabriel, el cual tendremos a nuestra izquierda. Debemos obviar los carteles de finca privada que nos encontraremos de camino, pues se trata de un camino público.

Rutas en la Reserva Natural de las Hoces del Cabriel

Una vez dejamos el coche aparcado, seguimos recto el camino unos 200 metros hasta las casas de Mirasol. Más adelante empieza un camino de tierra. Este es el comienzo de la ruta, en concreto la del Sendero de los Cuchillos de Contreras.

Las Hoces del Cabriel fueron declaradas Reserva Natural en 1995. Constan de 1662 hectáreas, incluyéndose dentro de la Reserva de la Biosfera Valle del Cabriel. Se extiende unos doce kilómetros hacia el sur del embalse de Contreras, concretamente de su presa. Se incluye dentro de los términos municipales de Iniesta y Minglanilla. El propio río Cabriel, afluente del Júcar, sirve de frontera natural con Valencia y con Albacete.

El río Cabriel a su paso por los Cuchillos del Cabriel

El río Cabriel visto desde el sendero

Sendero de los Cuchillos de Contreras

Es el que recorrimos nosotros. Tuvimos la agradable compañía de grandes zascandiles como Reme, María, Daniel y nuestro maestro Alfonso Arjona. Hay que tener en cuenta que no existen fuentes en ningún punto del camino ni tampoco carteles informativos. La primera parte de la ruta es tranquila, todavía no estaremos cerca del río Cabriel, que discurrirá varios metros por debajo de nuestro nivel. Es nuestra opinión, el sendero gana a medida que vamos avanzando. Entrados en el primer kilómetro podemos observar las espectaculares formaciones rocosas que nacen a nuestros pies. Estas enormes moles poseen la forma que da nombre al sendero, pues parecen cuchillas afiladas de un tamaño imponente. Continuando con el recorrido nos vamos acercando a divisar el río Cabriel. Existe una gran roca en una curva donde saltamos para obtener unas vistas magníficas del mismo y de las caprichosas formaciones rocosas que pueblan los montes. Mucho cuidado si se decide subir. En la parte final caminaremos junto al Cabriel pasando por los túneles de los Cuchillos, hasta llegar al puente de hierro que indica el final de la ruta. Como curiosidad recomendamos no cruzar el puente, más que nada porque no tiene suelo. De este modo, dimos media vuelta y deshicimos el recorrido.

Tipo de recorrido: Lineal.

Distancia: Seis kilómetros (ida y vuelta).

Dificultad: Baja.

Puente de hierro al final del Sendero de los Cuchillos

En este puente de hierro finaliza el Sendero de los Cuchillos de Contreras

Camino de la Fonseca

Esta ruta se puede comenzar desde donde concluimos el Sendero de los Cuchillos de Contreras, es decir, el puente de hierro sin suelo (no cruzarlo, hay un sendero para continuar) lo malo que para acceder a este punto tenemos que recorrer todo el trayecto anteriormente comentado. Por ello, es mejor desplazarnos en coche hasta el inicio. Es por esto que, en el kilómetro 228 de la N-III en dirección a Valencia, tomaremos un desvío que nace de una explanada a mano derecha. Serán algo más de cinco kilómetros hasta llegar al lugar para estacionar (no señalizado). Habrá que pasar por debajo de la autovía A-3 durante el trayecto. Es una ruta más dura que la anterior, pues afrontamos desniveles importantes, por ello es fundamental estar bien hidratado. Lo compensaremos observando las cárcavas de la Fonseca y, en la parte final, los cuchillos de Contreras. Discurre por una pista de tierra en la que hallaremos peatones y ciclistas.

Tipo de recorrido: Lineal.

Distancia: Nueve kilómetros y medio (ida y vuelta).

Dificultad: Media.

Ruta del Puntal de Palomas

Nace en el mismo punto que el Camino de Fonseca, pero en vez de dirigirnos al río Cabriel en el este, lo haremos hacia el sur. Cruzaremos el monte mediterráneo para terminar junto a la rambla de Mateo, conocido barranco de la zona. Tanto esta ruta como la del Camino de Fonseca se pusieron en funcionamiento en 2019, por lo que todavía no están señalizadas convenientemente y su acceso no es sencillo. Al contrario que las otras dos, la mayor parte de la Ruta del Puntal de Palomas no discurre por la Reserva Natural.

Tipo de recorrido: Lineal.

Distancia: Siete kilómetros (ida y vuelta).

Dificultad: Baja.

Valores naturales de las Hoces del Cabriel

Geomorfología y geología

En la Reserva Natural podemos observar formaciones impresionantes creadas por la erosión del agua y el viento. Esta variedad de relieves es visible en los Cuchillos de Contreras y las Hoces del Cabriel. Poseen los mismos materiales, pero, mientras que los Cuchillos de Contreras constan de una morfología afilada y delgada, las Hoces del Cabriel albergan enormes farallones de hasta 100 metros de altura. Este conjunto, junto a las cárcavas del Valle de Fonseca, es de un valor extraordinario.

Panorámica de los Cuchillos del Cabriel

Los famosos Cuchillos de Contreras, espectaculares formaciones

Fauna

Existe una buena cantidad de asentamientos en las alturas de las hermosas rocas que existen en la Reserva Natural. Aves como el halcón peregrino, el águila perdicera o el águila real los habitan. Se pueden avistar también mamíferos como la cabra montesa, la nutria, la gineta, el tejón, la comadreja, la garduña o el turón.

Flora

Es posible diferenciar tres tipos de hábitats: vegetación de ribera, vegetación rupícola y bosque mediterráneo. En el primer caso, en los márgenes del río Cabriel, podemos distinguir especies como saucedas, álamos blancos y tarayales, acompañados de cañaverales, juncales y carrizales. El segundo caso aparece en las crestas rocosas y se incluyen sabinas mora y Globularia repens. Para finalizar, el bosque mediterráneo, de carácter termófilo, se compone de matorral como espino negro, coscoja, madroño, jazmín silvestre o cornicabra. En la umbría, más húmeda, es apreciable el espantalobos o el boj.

Las Hoces del Cabriel están llenas de especies como el pino silvestre

Paisajes frondosos en nuestro paseo por la Reserva Natural

Hasta aquí llega nuestra experiencia en uno de los espacios naturales más importantes y hermosos de la provincia de Cuenca. No tenemos perdón en haber tardado tanto en visitarlo y publicar información al respecto. Solo nos queda recomendar el paseo por la Reserva Natural. Este paisaje enamora a cualquiera. Será por el magnetismo de esa preciosidad de río llamado Cabriel.