Las Mesas, arte urbano en La Mancha

Mural en la entrada al pueblo de Las Mesas

Lindando con las provincias de Ciudad Real y Albacete, encontramos esta importante villa manchega. Las Mesas es diversa. Puede sorprenderte por su abundante patrimonio religioso o por algunos de sus murales urbanos. Incluso puedes toparte con un molino de viento en medio de sus calles. El caso es que no deja indiferente a nadie. Te contamos nuestra experiencia en una de las quince poblaciones más elevadas de Cuenca.

Cómo llegar a Las Mesas

Nosotros desembocamos en la localidad a través de la carretera CUV-1001, que conecta Las Mesas con Mota del Cuervo pasando por la laguna de Manjavacas. Otra vía importante es la CM-3110. Parte desde el propio núcleo urbano hasta llegar a la autovía A-3, junto a Castillo de Garcimuñoz. Deja atrás otras poblaciones conquenses como Las Pedroñeras o Santa María del Campo Rus. Probablemente la carretera más utilizada sea la CM-3102, que circula desde Belmonte hasta Tomelloso, ya en la provincia de Ciudad Real. Existe una última manera de aterrizar en Las Mesas, es llegando desde la provincia de Albacete, concretamente desde Villarrobledo, a través de la vía C-11. Posee una población de 2328 habitantes (INE 2018). Pertenece a la comarca de la Mancha Baja.

Qué ver en Las Mesas

Al llegar por carretera desde Mota del Cuervo, lo primero que nos encontramos fue un gran mural pintado sobre la fachada de un edificio. El autor es uno de los artistas urbanos más importantes de la región: Freskales. Continuamos recto para poner rumbo al primer exponente del patrimonio arquitectónico de Las Mesas. Su templo más importante.

El arte urbano puebla la localidad de Las Mesas

Mural en una fachada de Las Mesas

Llegamos a través de las calles Belmonte e Iglesia. Por supuesto, nos referimos a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Destaca su portada de medio punto flanqueada por dos poderosos contrafuertes. Podemos mencionar su esbelta torre también, pero si algo nos gustó es el entorno que la rodea. Se ubica en la entrada más alta del pueblo, junto a un parque al cual se accede a través de un hermoso arco de piedra.

Existe un hermoso arco de piedra junto a la iglesia de Las Mesas

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Volvimos calle Iglesia abajo hasta llegar a otro edificio religioso célebre. La ermita del Santo Niño de la Bola no es que tenga gran belleza en su fachada, pero dentro alberga una de las imágenes más veneradas en Las Mesas. Se trata de una construcción moderna, hecha de ladrillo y cemento. Teníamos a escasos metros el centro neurálgico de la villa, por lo que nos acercamos a la plaza de la Constitución.

En este templo se protege una de las imágenes más veneradas en Las Mesas

Ermita del Santo Niño de la Bola

Este espacio adoquinado está decorado con gran cantidad de plantas y árboles que le otorgan un toque encantador. El edificio más importante es la casa consistorial, es decir, el ayuntamiento de Las Mesas. Posee dos alturas con planta rectangular. Merece la pena reseñar las dos puertas de entrada y el balcón, ya que poseen un vistoso frontón triangular.

La casa consistorial de Las Mesas se ubica en la plaza de la Constitución

Ayuntamiento de Las Mesas

Tras acortar por la calle Centro, enfilamos por la calle San Cristóbal, todo recto. Al cabo de un rato nos quedamos atónitos, pues a mano izquierda asomó un molino de viento entre un frondoso parque. Nos resultó muy curioso porque este tipo de estructuras las solemos encontrar en las afueras de los pueblos, no en medio de su casco urbano. Seguimos caminando por sus calles, descendiendo de nuevo hasta el centro del núcleo urbano.

La primera vez que vemos un molino en medio de un pueblo

Molino de viento en Las Mesas

Finalmente desembocamos en la plaza de España, presidida por una pequeña fuente con banderas. Nos llamó la atención una bella casa señorial de dos pisos con rejería admirable. Salimos por la travesía Medicina para llegar a la calle Hornillos. Al final de esta recorrimos toda la avenida Don José Luis Parra Monreal hasta llegar a otro templo de Las Mesas. Hablamos de la ermita de San Cristóbal. Se trata de una construcción pequeña, con planta pentagonal. El espacio que la rodea es muy agradable para descansar, ya que está poblado de árboles y bancos.

Mural de un leopardo en una fachada de Las Mesas

Nos topamos con muchos murales paseando por Las Mesas

No vamos a mentir, este último trayecto lo realizamos en coche. En parte porque nuestro siguiente destino era obligatorio hacerlo motorizados, pues se halla a varios kilómetros de la población. Pusimos rumbo a la parte oriental de la localidad para coger la pista asfaltada que nos llevó a la ermita de San Isidro. Poco más de cuatro kilómetros en los que nos vimos rodeados en todo momento de viñas. Al llegar encontramos el típico paraje con merenderos para dar la bienvenida a una buena romería. El templo, de paredes encaladas, consta de un elegante porche.

Este templo se encuentra a cinco kilómetros del casco urbano

Ermita de San Isidro

De este modo, en los campos de La Mancha, terminamos nuestra ruta por Las Mesas. Disfrutamos del arte urbano y la estupenda arquitectura manchega, llena de grandes inmuebles. Recomendamos su visita. Merece la pena.

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y tratamiento de datos ACEPTAR

Aviso de cookies