8 lugares de Castilla-La Mancha que demuestran que si vienes, vuelves

Cuenca, Guadalajara, Toledo, Ciudad Real y Albacete son cinco provincias muy diversas. Existe una riqueza patrimonial, natural y cultural muy grande en todas ellas. Resulta complicado quedarse con 8 lugares de Castilla-La Mancha, pero estamos convencidos de que estos que te proponemos harán que vuelvas a explorar más rincones. Esperan multitud de pueblos con encanto, parques naturales espectaculares, fiestas de interés turístico que maravillan al visitante y muchos motivos más para que anotes esta comunidad autónoma como uno de los destinos de interior más atractivos en España. ¿Quieres conocer estos ocho sitios? Estamos convencidos de que te van a enamorar.

1. Brihuega (Guadalajara)

Esta maravillosa villa alcarreña posee dos atractivos sobresalientes para el visitante. Por un lado, los cultivos de lavanda que florecen en verano, impregnando el pueblo de aroma y colorido. Por otro, su tremendo patrimonio arquitectónico repleto de monumentos y edificios preciosos. Es muy recomendable visitar Brihuega hacia el mes de julio, cuando se da la floración de la lavanda, que tiñe de ese característico tono morado sus campos. Por algo llaman a este pueblo “el Jardín de la Alcarria”. En cuanto al núcleo urbano, recomendamos visitar su casco antiguo amurallado. En su interior podemos maravillarnos con el castillo de la Piedra Bermeja, la iglesia de Santa María de la Peña o el convento de San José, actual museo mundial de Miniaturas del Profesor Max. De murallas para afuera también se pueden contemplar espléndidos ejemplos de su arquitectura cisterciense, como la iglesia de San Miguel o la iglesia de San Felipe.

2. Parque Natural de las Lagunas de Ruidera (Ciudad Real y Albacete)

Lagunas de Ruidera

Viajamos hasta el Campo de Montiel, concretamente al Alto Valle del Río Guadiana. Allí encontramos este oasis conformado por 16 lagunas repartidas entre los términos municipales de Ruidera, Argamasilla de Alba, Villahermosa y Alhambra, en Ciudad Real, y Ossa de Montiel en la provincia de Albacete. En total, 4000 hectáreas repletas de saltos de agua y paisajes de ensueño. Merece la pena dejarse caer en primavera, cuando la vegetación florece y sus parajes naturales se encuentran realmente bellos. Durante nuestro paseo por las lagunas de Ruidera podemos observar, dependiendo de la época del año, multitud de aves acuáticas, así como otras especies de mamíferos como la nutria y el zorro. Recomendamos visitar esta maravilla de la naturaleza y, a ser posible, realizar alguna de las diversas actividades de turismo activo disponibles en todo el parque.

Otros parques naturales de interés que se pueden visitar en Castilla-La Mancha son: Alto Tajo (Guadalajara y Cuenca), Barranco del Río Dulce (Guadalajara), Sierra Norte de Guadalajara, Serranía de Cuenca, Calares del Río Mundo y de la Sima (Albacete), y Valle de Acudia y Sierra Madrona (Ciudad Real).

3. Parque Arqueológico de Segóbriga (Cuenca)

En el término municipal de Saelices, perteneciente a la Mancha Alta conquense, hallamos una de las ciudades romanas más conocidas y mejor conservadas de España. Recorrer este yacimiento supone un viaje al pasado desde el I a.C. hasta el III d.C., época de mayor esplendor en Segóbriga. Es recomendable hacer una primera visita al centro de interpretación, donde se halla el museo del parque arqueológico, gracias al cual podremos situarnos e informarnos sobre lo que vamos a contemplar después. Posteriormente, solo queda maravillarse con las distintas construcciones y monumentos que pueblan la ciudad, tales como el foro, el teatro, el anfiteatro o las termas monumentales. Toda una maravilla.

Otros parques arqueológicos que se pueden visitar en Castilla-La Mancha son: Carranque (Toledo), Alarcos (Ciudad Real), Recópolis (Guadalajara) y Tolmo de Minateda (Albacete).

4. Oropesa (Toledo)

Pone nombre a la comarca de la Campana de Oropesa, en el extremo noroccidental de Toledo. El símbolo de la villa es su fortaleza. Está dividida en dos construcciones, el castillo Viejo y el palacio de los Álvarez de Toledo, actual Parador Nacional de Turismo. La silueta de esta imponente construcción domina toda la zona, siendo uno de los castillos más importantes de toda Castilla-La Mancha. Conviene no perderse otras maravillas de la localidad como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el hospital de San Juan Bautista o el colegio de los Jesuitas. En el mes de abril se celebran las Jornadas Medievales, en las cuales se reconstruye la historia de Oropesa en torno a un mercado medieval. Es Fiesta de Interés Turístico Regional.

Otros castillos que se pueden observar en la zona son los de Escalona o Maqueda. Toledo es una provincia poblada de bellas fortalezas repartidas por todo el territorio. Otros hermosos ejemplos pueden contemplarse en Guadamur, Consuegra, Mora y Orgaz.

5. Parque Nacional de Cabañeros (Ciudad Real y Toledo)

Se halla enclavado en los Montes de Toledo, ocupando una superficie de 40.856 hectáreas. Abarca los términos municipales de Los Navalucillos y Hontanar, en Toledo, y Retuerta del Bullaque, Navas de Estena, Horcajo de los Montes y Alcoba de los Montes, en Ciudad Real. Posee dos zonas geográficas muy diferenciadas: la raña y las sierras. La primera es un espacio llano caracterizado por la forma de dehesas pobladas de encinas. La segunda se corresponde con zonas montañosas cubiertas de bosques de ribera, alcornocales, rebollares o encinares. El matorral más abundante en esta zona es el jaral-brezal. En cuanto a la fauna, la especie más característica es el ciervo, aunque también es posible observar el corzo, el jabalí, el gato montés, el lince ibérico, el buitre leonado, el cernícalo o el águila imperial ibérica. Disfruta de sus múltiples rutas repletas de abedules o tejos. Te enamorará.

Nuestra recomendación es que también visites el otro parque nacional de Castilla-La Mancha. Hablamos de Las Tablas de Daimiel, en Ciudad Real. Este humedal es simplemente maravilloso.

6. Atienza (Guadalajara)

Restos del Castillo de Atienza, en Guadalajara

El patrimonio arquitectónico de esta villa medieval es abrumador. Probablemente su ejemplo más conocido sea el castillo, elevado sobre un peñón que le otorga imponente espectacularidad. Aunque su casco urbano y alrededores están poblados de monumentos que dejan atónito al visitante. Desde el ábside gótico de San Francisco hasta la muralla, pasando por las iglesias-museo de San Gil, San Bartolomé y la Santísima Trinidad. Merece la pena reseñar la popular Caballada de Atienza, Fiesta de Interés Turístico Nacional que se celebra cada año el Domingo de Pentecostés. Incluye actividades para los más pequeños, jornadas gastronómicas y las tradicionales Carreras de Caballos. Un evento muy recomendable, de los más importantes en la provincia de Guadalajara.

7. Parque Cinegético de El Hosquillo (Cuenca)

Osos en El Hosquillo

En pleno parque natural de la Serranía de Cuenca encontramos este encantador espacio de 910 hectáreas, donde se conservan, estudian y recuperan diferentes especies de animales. Creado en 1964, tiene el privilegio de haber sido el protagonista del primer episodio de “El hombre y la tierra”, mítica serie de Félix Rodríguez de la Fuente. Sus visitas guiadas son una maravilla, ideales para acudir en familia y que los más pequeños aprendan y adquieran conciencia para con el medio ambiente. Destaca el centro de interpretación y el museo cinégetico, dos auténticas joyas. En cuanto a la fauna, podremos observar jabalíes, ciervos, corzos, distintas aves rapaces o los populares osos del parque de El Hosquillo. Disfrutar de la naturaleza y aprender nunca fue tan fácil. No dudas en visitar esta maravilla de parque ubicado en el corazón de Cuenca.

8. Alcaraz (Albacete)

Arco de medio punto en el casco urbano de Alcaraz, Albacete

Ojo con esta localidad porque se está convirtiendo en uno de los destinos de moda en lo referente a turismo de interior. Pone nombre a la comarca donde se ubica, la sierra de Alcaraz. Buena parte de esta fama que posee la villa es gracias a un genio oriundo de la misma. Nos referimos a Andrés de Vandelvira, arquitecto que orquestó varios de los monumentos más representativos de Alcaraz. Su patrimonio religioso y civil es algo fuera de lo normal. Tan solo con visitar la plaza Mayor, uno tiene asombro para rato. Por algo está declarada Conjunto Histórico-Artístico. En ella podemos contemplar la torre del Tardón y la torre de la Trinidad. Enfrentadas. Símbolos del municipio. No podemos olvidarnos de la puerta del Alhorí o las ruinas de su antigua fortaleza. Tampoco es posible prescindir de nombrar el santuario de Nuestra Señora de Cortés, probablemente el más importante de Albacete. Bien de Interés Cultural y punto de peregrinación de miles de devotos. Alcaraz está en otra liga.

Estas son nuestras ocho propuestas, repartidas por todas las provincias. Somos conscientes de que hemos dejado sin citar auténticos tesoros, pero estamos seguros de que si vienes a los que hemos dicho, vuelves. Y tú, ¿qué otros lugares de Castilla-La Mancha nos recomiendas? ¿Cuáles deberían haber estado en la lista para ti?

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y tratamiento de datos ACEPTAR

Aviso de cookies