Torralba, manteniendo viva la Alcarria

Cogemos el petate para viajar al extremo oriental de la Alcarria conquense. Allí nos espera un pueblo fantástico, Torralba. Descansa a los pies de un cerro dominado por los restos de su castillo. Consta de templos destacados como la ermita de Nuestra Señora de las Nieves o la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos, así como construcciones civiles importantes como la plaza Mayor. Un patrimonio muy completo aderezado con las conocidas cuevas de vino.

Cómo llegar a Torralba

Nosotros aterrizamos en la localidad a través de la carretera CM-210. Esta es la principal vía que atraviesa el núcleo urbano de Torralba. Circula desde Villar de Domingo García hasta la provincia de Guadalajara, donde enlaza con la A-211 para desembocar en Calatayud (Zaragoza). Pasa por importantes lugares como Albalate de las Nogueras, Cañizares, el Monumento Natural Hoz de Beteta y Sumidero Mata Asnos, Cueva del Hierro o Molina de Aragón. Es una de las principales arterias de la serranía Alta de Cuenca. Posee una población de 126 habitantes (INE 2017). Se halla a 35 kilómetros de Cuenca ciudad, a los pies de la sierra de Bascuñana.

Qué ver en Torralba

Antes de entrar en el casco urbano, viniendo desde Albalate de las Nogueras, tomamos un pequeño desvío a mano derecha que nos condujo al primero de los monumentos de Torralba. Hablamos de la ermita de Nuestra Señora de las Nieves (s. XVI-XVII), una de las más bellas de la comarca. Consta de tres naves con planta basilical. Tiene dos portadas, una frontal y otra lateral, ambas con porche sobre columnas. Otro elemento que llama la atención por fuera es su elegante espadaña. En su interior destaca la hermosa rejería que separa la capilla principal, así como el retablo mayor, de estilo barroco. El acceso a su recinto resulta muy placentero, pues consta de abundante vegetación a los lados del camino.

Ermita de Nuestra Señora de las Nieves

Dimos media vuelta y cruzamos la carretera para adentrarnos en la villa. Aparcamos en la amplia plaza Mayor. Es, sin duda, uno de los espacios más hermosos que hemos visto desde que recorremos la provincia de Cuenca. Una auténtica lástima que no pudiésemos ver la Olma del Concejo, arrancada hace unos años por culpa de la grafiosis. En su lugar observamos vallada a su sustituto. Tiene numerosos ejemplos llamativos de arquitectura popular. Muy colorida, con sus soportales y un ayuntamiento que es una maravilla, con balconada de madera y torre blanca. También merece la pena mencionar el arco construido en la entrada de una calle que nace en la misma plaza. Intuimos que es del año 2000 por una inscripción que posee. Toda una maravilla.

Maravillosa plaza Mayor de Torralba

Varios metros más adelante una vistosa fuente con farola incluida. Seguimos por la calle Ancha, pasando de largo el centro social, hasta desembocar en la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos. Este templo fue derruido en 1959. Por fuera, a día de hoy, no llama la atención, pero en su interior todavía alberga varios tesoros. Un buen ejemplo es el retablo mayor barroco, pero la joya más preciada es el mausoleo del Oidor. Nos referimos al sepulcro de Luis de Salzedo, antiguo caballero de la Orden de Santiago, quien ostentó diversos cargos administrativos de importancia en España desde finales del siglo XVI hasta bien entrado el siglo XVII.

Iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos

Por detrás del templo, subiendo alguna calle, emergía el cerro. No lo pensamos dos veces y fuimos en busca de la fortaleza, bordeando la ladera. Caminamos por el lado que da a la carretera hasta que hallamos los primeros ejemplos de cuevas. Ya en perpendicular a la vía florecieron estas maravillosas construcciones que tanto nos gustan. Al igual que en otros pueblos de esta zona de la Alcarria como Villaconejos de Trabaque o Albalate de las Nogueras, Torralba tiene su zona de cuevas. De hecho, son conocidas las Jornadas de Cuevas Abiertas que organiza la fantástica Asociación Torrealba. Son este próximo día 3 de marzo, para más información. Otros importantes eventos que preparan son las Jornadas Medievales o el mítico festival Alcarria Rock. Pueblo pequeño, pero con mucha vida. Bravo.

Cuevas de vino en Torralba

Llegamos a la cima del monte para contemplar los verticales restos que quedan del castillo de Torralba. Apenas un lienzo de pared sujeto con contrafuertes, pero más que suficiente. Se han realizado labores de excavación, como atestigua un cartel existente. Señala la zona de ocupación de la fortaleza, así como la localización del aljibe. Sobra decir que las vistas de este lugar son espectaculares. Una subida que merece mucho la pena.

Restos del castillo de Torralba

El descenso lo realizamos por la parte contraria del cerro. Salimos a la calle Hontalba y, tras caminar un breve espacio de tiempo, aterrizamos en la plaza Mayor. Anochecía a marchas forzadas, por lo que no pudimos quedarnos más tiempo. Eso sí, gracias a ello quedaron unas fotografías muy vistosas.

Recordando la Olma del Concejo

De este modo abandonamos la villa de Torralba encantados. Su rico patrimonio arquitectónico nos dejó un sabor de boca inmejorable. Solo queda recomendar la visita a esta hermosa localidad de la Alcarria. Muchos de sus monumentos y lugares dejan impresionados al visitante. Zascandiles incluidos. Qué belleza.

Nos despedimos de la villa de Torralba. Ojalá volvamos pronto

[yop_poll id=”278″]