Queso manchego, descubre todos sus secretos

El queso manchego es uno de los alimentos más importantes originarios de la comunidad de Castilla-La Mancha

El queso manchego es uno de los manjares de la gastronomía en España, pero, ¿conoces todos sus secretos? Ojo, que son unos cuantos. Por algo ha adquirido su fama universal. A continuación, te contamos sus características principales para que logres convertirte en todo un experto de este alimento.

¿Cuáles son las características de este tipo de queso?

Las fundamentales son:

– Se elabora partiendo de pasta prensada de leche de oveja manchega.

– Esta raza se cría en una extensión total de más de 40.000 metros cuadrados en las provincias de Cuenca, Albacete, Ciudad Real y Toledo. Este tipo de oveja no se ha mezclado nunca con otras razas por lo que se ha mantenido tanto su pureza como las características de la leche que produce.

– La base del queso es la leche pasteurizada. Si se hace con leche cruda el queso se denomina artesanal.

– El tiempo mínimo de curación es de dos meses. La caducidad del queso es de dos años.

El queso manchego tiene muchas propiedades y es muy bueno para la salud

Propiedades nutricionales del queso de Castilla-La Mancha

Este alimento aporta los siguientes nutrientes a tu organismo:

– Aporta un mínimo de materia grasa del 6,5 %.

Proteínas: Un mínimo de 4,5 %

PH: Entre el 6,5 % y el 7 %.

– Posee importantes vitaminas como la A, la D y la E, esenciales, entre otras cosas, para la absorción del calcio y el mantenimiento de los tejidos.

Tomado con moderación, es un complemento perfecto para cualquier tipo de persona.

Otras características importantes

El queso manchego tiene una Denominación de Origen propia que mantiene las características del producto más reconocibles. Si quieres saber si el queso que vas a tomar es manchego fíjate en:

– La corteza: Es dura y de color amarillo pálido o verdoso ennegrecido si no se ha limpiado la superficie mohosa desarrollada durante la maduración. Se reconoce por tener un círculo en la parte superior e inferior. También hay unas líneas que dividen el queso en cuatro partes.

– Textura: Es consistente y muestra pequeños orificios. Ha de ser elástica si bien puede endurecerse en los quesos más curados. En este último caso, se presenta cierto granulado que es consecuencia directa del proceso de maduración.

Olor: A láctico aunque se puede convertir en algo más ácido a medida que madura el producto.

– Sabor: Fuerte, sabroso y ligeramente ácido. En quesos muy curados se transforma en picante.

Primer plan del queso manchego, elaborado con leche de oveja

El origen y su identificación

Se elabora en la comarca de La Mancha y alrededores. Debes fijarte al adquirirlo en lo siguiente:

 La etiqueta superior. El disco de caseína superior lleva una numeración e indica el origen del queso.

 La etiqueta comercial. Si bien es lo primero que ves, has de tener en cuenta la tercera etiqueta para confirmar que el queso es manchego.

 La contraetiqueta. Indica que es queso manchego y cómo es el producto en cuestión (porción envasada, inferior a un kilogramo y medio, etcétera).

Recuerda que la D.O. es la única que certifica que se ha usado leche de oveja manchega y que se ha madurado de la forma indicada por las normas correspondientes.

Esperamos haberte ayudado a conseguir reconocer más fácilmente el queso manchego. Inclúyelo en tu dieta para convertirla en una mucho más saludable. Por su sabor, por su adaptabilidad a todo tipo de recetas y por sus características, disfrutarás de un alimento completo y lleno de nutrientes. Recomendable para toda tu familia. Busca entre las distintas opciones disponibles en el mercado hasta encontrar aquella que mejor se amolde a tus gustos. Disfrutarás seguro.

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y tratamiento de datos ACEPTAR

Aviso de cookies