Skip to content

Nacimiento del Río Mundo, corazón de Albacete

La cascada del Nacimiento del Río Mundo es espectacular

La cascada más bella de España. La fuente fluvial más impresionante de Europa. Uno de los fenómenos naturales más espectaculares de la Tierra. Existen numerosas formas de calificar al Nacimiento del Río Mundo, y todas son acertadas. Esta maravilla se encuentra en el parque natural Calares del Mundo y de la Sima, ubicado en la sierra del Segura, provincia de Albacete. Te contamos nuestra excursión, en la que intentamos presenciar el famoso “reventón”. ¿Quieres saber si lo conseguimos?

Cómo llegar al Nacimiento del Río Mundo

Nosotros pernoctamos en la cercana villa de Riópar. Tras pegarnos un buen madrugón, tomamos la carretera CM-3204 en dirección Siles. A los seis kilómetros apareció ante nosotros el desvío para ir al Nacimiento del Río Mundo. Nada más tomarlo, vimos una pequeña caseta con un guardia, el cual, muy amablemente, nos comentó que podíamos pasar sin abonar el parking debido a que era más pronto de las 09:00. Tras dos kilómetros, aproximadamente, desembocamos en una gran explanada de tierra donde se puede estacionar el auto. Es conveniente indicar que el parking posee plazas limitadas. Cien concretamente. Por lo que resulta importante madrugar para evitar las grandes aglomeraciones que se originan, sobre todo en los meses de verano y los fines de semana.

Qué ver en el Nacimiento del Río Mundo

Merece la pena indicar que, en la penúltima curva de la carretera que finaliza en el parking, comienza el sendero para personas con movilidad reducida, el cual concluye junto a la cueva de los Chorros. Nosotros estacionamos el auto en el parking y comenzamos la ruta, que, todo hay que decirlo, resulta más bien corta. En menos de un kilómetro se llega a la cascada.

Diversos riachuelos circulan por todo el paraje natural

Pasarelas de bloques y piedras, según lo aventurero que sea cada uno

Empezamos a caminar por el sendero y pronto nos topamos con una pasarela hecha con bloques y otra hecha con piedras. Estaban construidas para sortear un pequeño riachuelo que descendía por nuestro margen derecho. Existe una pequeña barandilla para los más inseguros, ubicada junto a la fila de bloques. Tras sortearlo nos encontramos un cartel con las normas existentes en el Hueco de los Chorros. Estas son:

Prohibiciones

  • Está prohibido encender fuego y fumar durante la visita.
  • No se permite la acampada libre ni la pernocta.
  • No arrojar basura.
  • Está prohibido cazar y pescar.
  • Está prohibido el baño.
  • No se permite la recolección de plantas o rocas ni capturar animales.
  • Evite hacer ruido.
  • No se salga de los caminos y sendas.

Recomendaciones

  • Evite hacer ruido.
  • No se salga de los caminos y sendas.
  • Use calzado adecuado.
  • Los animales de compañía irán con correa.

Además, nos indican que preguntemos al personal del parque por zonas habilitadas para comer y que el acceso a cuevas es peligroso y requiere de autorización. Se agradecen este tipo de reglamento y advertencias. Tras leerlo, continuamos rodeados por bosques de pino y robles, contemplando algún ejemplar de acebo, tejo o arce.

Especies como el roble, el pino, el arce o el tejo habitan en el paisaje

La flora que habita en el paraje es una preciosidad

Llegamos a la piedra del Señorito, que nos indica la aproximación al Hueco de los Chorros. Para ello cruzamos primero una pequeña explanada que señaliza las calderetas y nos vuelve a repetir la prohibición de bañarse. A lo lejos, en el cielo, observamos un gran ave. Quizás fuese un buitre leonado, aunque por la distancia no teníamos ni idea. Pudo ser también un halcón peregrino o un águila real. Otras especies que podemos hallar en tierra son la cabra montesa o el muflón.

Existe una normativa que se debe cumplir cuando se visita el Nacimiento del Río Mundo

Toda la senda está poblada de carteles informativos

Comenzó un pequeño tramo de escaleras, el cual se fue estrechando, siempre con una barandilla en nuestro lado izquierdo para evitar desgracias. Antes de llegar a las “calderetas”, otra señal de advertencia relativa a las barandillas y, en general, a este tramo de la senda:

  • Prohibido subirse o sentarse.
  • Prohibido empujar o apoyarse con fuerza.
  • Los menores deben ir siempre vigilados.
  • Riesgo de caida.
  • Peligro de desprendimientos de roca y hielo. Extreme las precauciones.

Seguimos subiendo peldaños hasta que aparecieron ante nosotros las primeras cascadas. Un paisaje precioso. Tras subir un poco más, a mano izquierda observamos una pasarela ubicada sobre el río a modo de mirador. Aquí se ven perfectamente las pequeñas pozas denominadas “calderetas”. Tras hacer la pertinente foto seguimos subiendo admirando más fuentes fluviales, hasta que llegamos al final. Aquí existe otra pasarela-mirador donde se puede observar de frente la gran cascada que surge desde la Cueva de los Chorros.

La parte final del camino está llena de escaleras de subida a las cascadas

Tramo de escaleras de camino al Hueco de los Chorros

El agua cae desde una distancia aproximada de ochenta metros. La boca de la cueva mide unos veinticinco metros de alto por quince de ancho. El caudal que lleva depende de la época del año, sobre todo si recientemente ha habido lluvia. Cuando se produce el deshielo de las grandes nevadas o las precipitaciones son muy abundantes, en ocasiones, se forma un fenómeno natural llamado “reventón”. ¿Qué significa esto? Pues que el agua sale expulsada de la cueva de forma muy violenta, como si fuera propulsada desde dentro. Por desgracia, no tuvimos suerte de contemplar este espectáculo.

El Hueco de los Chorros es todo un espectáculo de la naturaleza

Se podían contemplar diversas cascadas y “calderetas” en esta parte del paraje

No existe una cueva caliza donde ocurra algo parecido. Es posible acceder a su interior, pero solo pueden hacerlo aquellas personas con alto conocimiento en espeleología y montañismo, demostrable a la hora de pedir la autorización pertinente. Existe otro mirador más próximo al Nacimiento del Río Mundo, pero por desgracia estaba prohibido el paso y no podíamos subir. Un cartel rezaba lo siguiente: “Estas rocas están en proceso de formación. Se denominan travertinos o tobas calcáreas y se originan por la precipitación del carbonato cálcico disuelto en el agua. Son formaciones muy frágiles”. Es decir, que había peligro de caernos y hacernos alguna avería importante.

Mires a donde mires, sueles observar un pequeño salto de agua

Las fuente fluviales son muy numerosas

Tras ello decidimos volver por el sendero de movilidad reducida, el cual concluía justo donde estábamos. Es una senda mucho más amplia y despejada, pero al estar a mayor nivel de altura ofrecía una vista panorámica del parque natural Calares del Mundo y de la Sima, fantástica. Pudimos observar en una roca una placa conmemorativa del primer centenario al guarda forestal. Caminamos observando alguna pequeña cascada más, hasta que aterrizamos en la carretera.

El parque natural Calares del Mundo y de la Sima es un espectáculo visual

Vista panorámica desde el sendero para personas con movilidad reducida

Antes de llegar al parking pasamos por una especie de templete y una construcción donde se ubican los aseos. A su lado, una pequeña fuente. Por fin llegamos al auto. Era muy temprano y todavía quedaba una jornada de zascandileo muy larga.

Al lado del parking hay una pequeña zona de recreo

Pequeño templete ubicado junto al parking

Resulta una perogrullada recomendar la visita al Nacimiento del Río Mundo. Es uno de los parajes naturales más hermosos de Castilla-La Mancha, todo un espectáculo digno de admirar. Nosotros nos quedamos con la espinita de haber podido presenciar el famoso “reventón”, pero si de algo estamos seguros es de que volveremos para presenciarlo. Queda prometido. Albacete y la sierra del Segura nos esperan.

 

Lo sentimos, no pudimos encontrar ningún post. Por favor ensaye una búsqueda diferente

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y tratamiento de datos ACEPTAR

Aviso de cookies