Teatro Auditorio de Cuenca

Tribaldos, en el comienzo de la Mancha Alta

Escultura junto a la iglesia de Tribaldos

Viajamos a la Mancha Alta conquense para recorrer las calles de un pueblo con un patrimonio religioso importante, como muestra su iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos. Acudimos a Tribaldos en una de nuestras excursiones zascandiles por territorio de la Orden de Santiago. No vamos a negarlo, el protagonista de la ruta era Uclés, pero hemos de decir que este municipio nos sorprendió gratamente.

Cómo llegar a Tribaldos

No cabe duda que la localidad está excelentemente comunicada. Se encuentra a 3 km. de la autovía de Valencia (salida 90) y a 18 km. de la A-40. Entre ellas circula la carretera que conduce al pueblo atravesando también los pueblos de Rozalén del Monte y Uclés, la CUV-7021. Se halla a menos de 100 km. de capitales de provincia como Cuenca (75 km.) o Madrid (92 km.). Perteneciente a la comarca de la Mancha, Tribaldos cuenta con una población de 91 habitantes (INE 2017) que se dedican principalmente al sector agrario, destacando los cultivos de cebada, trigo y girasol.

Qué ver en Tribaldos

Tenemos que reconocer que este viaje fue especial, pues tuvimos una gratísima compañía. A zascandiles ya habituales en nuestras excursiones como son Alfonso Arjona o David Matas, se sumaron Daniel Leache y María Villalba. La representación horcajadeña más grande que hemos tenido en ninguno de nuestros viajes. Aparcamos en la plaza de la Capilla, junto a la monumental iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos.

Iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos

Iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos

El monumento por excelencia de Tribaldos preside el núcleo urbano de manera imponente. Comenzó su construcción en el siglo XVI, terminando en el XVII influida poderosamente por el estilo postherreriano. Consta de una sola nave con planta de cruz latina y dividida en cinco tramos a través de contrafuertes. Está cubierta con bóveda de medio cañón con penetración de lunetos y el crucero mediante cúpula sobre pechinas. En su exterior destaca la esbelta torre de cuatro cuerpos y su portada de estilo plateresco.

Bajamos por la calle de la Iglesia hasta la plaza de Santa Ana. Este bello espacio cuenta en su centro con tres molones de piedra pertenecientes a una antigua almazara del pueblo. También merece la pena destacar el edificio del ayuntamiento, muy elegante.

Plaza de Santa Ana

Plaza de Santa Ana, en Tribaldos

Anduvimos hacia las afueras del municipio para detenernos a contemplar la popular ermita de San Blas. Tiene planta cuadrada y tejado a cuatro aguas, además de un pequeño pórtico de entrada. Es la protagonista de la festividad local de San Blas, que se celebra el día 3 de febrero. Volvimos por la calle Santa Ana y por San Blas hasta la triangular plaza de la Cruz. Desde ahí descendimos por la calle de la Pasión hasta descansar en el frondoso parque “El Caminillo”.

Tras coger fuerzas para continuar la ruta nos dirigimos a la entrada de la localidad. Las vistas del monasterio de Uclés, en la lejanía, son impresionantes. Continuamos nuestro paseo bordeando el pueblo, pasando por puntos importantes como el polideportivo municipal “Margarita García”, junto a la piscina.

Finalmente, tras pasar por calles como Oliva, Jardín y de Abajo, retornamos para motorizarnos y acudir al último de los lugares de interés que nos faltaba por ver en Tribaldos. Salimos del núcleo urbano mediante un camino de tierra y, tras algo más de un kilómetro, nos plantamos en la ermita de Santa Ana, patrona del municipio.

Ermita en las afueras de Tribaldos

Ermita de Santa Ana

El templo data aproximadamente del siglo XVI y ha sido reformado en multitud de ocasiones. Tras la última de ellas quedó una nave rectangular con cubierta a dos aguas y un ábside cuadrangular con cubierta a cuatro aguas. Destacan en su exterior el pórtico sobre cuatro columnas y la elegante espadaña que lo corona. El entorno que rodea a la ermita es magnífico, ya que se ubica en un pequeño cerro, poblado por un frondoso pinar, desde el cual se aprecian unas estupendas vistas del pueblo y sus alrededores.  Durante las fiestas en honor a Santa Ana, hacia el último fin de semana de julio, se realiza una romería para dejar la imagen, que ha presidido los festejos. Buena época para vivir el sensacional ambiente de Tribaldos.

Tras esta última parada tocaba volver a casa. Tomamos la cercana A-3 para volver rápidamente a Tarancón y allí coger la A-40 que en un ratejo nos dejó en Horcajada. Despedimos de esta manera la visita a un bonito pueblo que nos resultó muy placentero recorrer. Debe ser agradable vivir en un lugar como Tribaldos.

Cartel indicativo de Tribaldos

Señal de llegada a Tribaldos

[yop_poll id=”321″]

2 Comments

  1. Raul el 27 octubre, 2016 a las 2:57 PM

    Si, la verdad es que si es agradable vivir en Tribaldos (mi pueblo).

    • Zascandileando el 15 noviembre, 2016 a las 10:12 PM

      Claro que sí, Raúl. Nos gustó mucho Tribaldos. ¡Un saludo!

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies