Gascueña, el corazón latiente de la Alcarria conquense

Plaza principal de Gascueña, Cuenca

No  consienten  nuestras  leyes, hidalgos, frailes ni bueyes.”

Este lema figuraba hace unos siglos con letras doradas en la entrada del Ayuntamiento de Gascueña para que todos los que pasaban por el pueblo supieran que aquella era una localidad igualitaria, la misma que hoy sigue latiendo con fuerza y emanando vida al resto de la comarca, como buen corazón de la Alcarria conquense que es.

Se encuentra situada junto a la Sierra de Bascuñana y rodeada de esos oteros que le dieron nombre en su fundación, ‘Gascueña de los Oteros’, cuando Fernando  III  “el  Santo” le otorgó el título de villa —eximiendo de todo impuesto a sus vecinos presentes y futuros— en obsequio a la “generosidad, lealtad y franqueza” de sus habitantes.  Hasta ese momento era conocida como  ‘Venta de  los  Gascones’gentilicio que mantienen sus descendientes—, pues fueron soldados procedentes de la Gascuña de Francia los primeros en asentarse en 1.243, cuando acompañaban a Alfonso VIII en la reconquista de Cuenca contra los musulmanes para proteger a su esposa, Leonor de Inglaterra. En sus orígenes está, por tanto, ese carácter acogedor y “revolucionario” que sigue presente entre sus actuales moradores, siempre activos en la búsqueda de fórmulas para que el municipio siga latiendo. De hecho, es uno de los pocos que ha aumentado su población en los últimos años (tiene 177 censados, según el INE de 2016, aunque llegan hasta los 1.000 durante el verano) y que mantiene una escuela con 25 alumnos, todo un récord en la zona.

Torre del Reloj, Gascueña (Cuenca)

Torre del Reloj, Gascueña

Para lograrlo, la implicación de las autoridades ha sido fundamental  pues su alcaldesa, María del Rosal Martínez Balmisa, no pierde la ilusión y las ganas de seguir convenciendo a la gente de los beneficios de vivir en un pueblo. “Primero tenemos que creérnoslo nosotros y luego promocionarlo”, asegura quien no deja de luchar por una zona muy necesitada de crear empleo como única forma de fijar población. Con su filosofía de invertir prioritariamente en las personas, el consistorio ha conseguido que bastante gente joven se establezca en el municipio gracias a las casas reformadas de propiedad municipal que alquilan por  150 euros. Además, recientemente ha conseguido que próximamente se instale de un parque eólico en su término —junto con el de Olmeda de la Cuesta— que esperan genere muchos puestos de trabajo, como también puede hacerlo el taller de empleo para formar pastores que se asienten en la comarca que les ha concedido la Junta de Castilla-La Mancha.

Otra de sus iniciativas estrella ha sido la rehabilitación de dos casas-cueva que albergarán piezas del Ayuntamiento o cedidas por los vecinos como parte de un ‘Museo Etnográfico’ en el que también se impartirá formación y acogerá exposiciones itinerantes para apoyar a los jóvenes artistas de Cuenca.  De esta forma fomentarán la “investigación, la difusión y la conservación del patrimonio histórico y antropológico” de Gascueña, para atraer visitantes, poner en valor las tradiciones y así seguir manteniendo vivo su pasado y su presente.

Casas-Cueva en Gascueña, Cuenca

Casas-Cueva en Gascueña

Con ese mismo objetivo la localidad mantiene tradiciones como la Matazón o el Carnaval, acoge desde hace ocho años un ‘Encuentro de Mayos de La Alcarria’ y, a iniciativa de un grupo de vecinos, rememora desde 2007 la ‘Muestra del Trueque’, cada año con mayor número de asistentes.  El pueblo revive así en octubre la tradicional ‘Feria de San Andrés’, cuya licencia de celebración se otorgó a la villa en 1.800 junto con las de San Isidro y San Ginés. Durante una jornada renace el intercambio de productos alimenticios y artesanales elaborados por vecinos y visitantes —que se disfrazan con trajes de época emulando el ambiente del pueblo en siglos pasados—, amenizado con exhibiciones de cetrería, dulzaineros, zancudos y danzantes cíngaros. Pero además, este encuentro se ha convertido ya en un “símbolo de amistad y complicidad” entre sus gentes, que trabajan intensa y desinteresadamente haciendo honor a esa generosidad que caracterizó a sus antepasados.

Todos los veranos organizan también una Semana Cultural previa a la fiesta grande del 25 de agosto, la de uno de sus fundadores, San Ginés, notario y mártir francés de Arlés, en la Provenza, y patrón único en Cuenca, pues en ningún otro lugar se le venera como tal. Con actividades para todas las edades, durante dicha semana dan a conocer su rico patrimonio artístico y natural. Del primero destaca la iglesia parroquial dedicada a la Natividad, con una portada barroca que tiene la imagen de la virgen labrada en piedra y un interior de tres naves con una capilla mayor que alberga un retablo del siglo XVII con pinturas de Francisco Ricci, que también trabajó en la iglesia de San Francisco el Grande de Madrid. Sus más preciados tesoros son un cuadro que ilustra el ‘Bautismo de Jesús’ dedicado al Veronés en 1.587 y su pila bautismal.

Fachada de la iglesia de Gascueña

Iglesia de la Natividad, en Gascueña

También cuenta  Gascueña con varias ermitas, en el interior del pueblo la de la Virgen de la O y en las afueras las de la Virgen del Rosal, San Miguel, San Cayetano (en desuso), San Cristóbal, San Ginés y San Isidro, esta última ubicada en lo que fuera la iglesia del convento y hospicio de los Mercedarios Descalzos durante los siglos XVI a XVII.

Además de los rasgos alcarreños que conservan sus calles, son importantes sus tres fuentes y el edificio de la ‘Torre del Reloj’, situado en la plaza y en funcionamiento, aunque la maquinaria artesanal del antiguo, construido en 1620 y posteriormente derruido, ha sido restaurada y la conserva el consistorio para exponerla en el futuro museo. En uno de los cerros que circundan el pueblo se encuentra la ’Cueva de la Mora Encantada’, un hábitat prehistórico, y también se han hallado restos del paleolítico inferior en el cerro de San Ginés y a lo largo del arroyo, mientras que de época árabe se conservan los restos del Castillo de Preguezuelo.

Castillo de Preguezuelo, en Gascueña, Cuenca

Castillo de Preguezuelo, en Gascueña

En cuanto a naturaleza, la ubicación de Gascueña en la falda del cerro de San Ginés, en el norte de una vega rodeada de colinas y cerros plagados de pinos y flanqueada por el cauce de un arroyo con olmos y álamos, conforman un atractivo panorama visual del que mana paz y sosiego. Por algo el escritor Tomás de Iriarte pasó en la localidad el mes de agosto de 1.781 buscando la tranquilidad y la salud perdida y aprovechando para escribir algunas de sus conocidas fábulas. Probablemente se inspiró en la sabiduría de los descendientes de aquellos gascones franceses, gentes que aún hoy conservan ese carácter abierto, noble y ético y que, cogiendo el testigo de los primeros moradores, luchan sin descanso por un futuro lleno de vida, para que el corazón de la Alcarria conquense siga latiendo.
Alcarria_Es_Mas_Cuenca_Blog

Autor
Alcarria Es Más es el primer y único portal informativo específico de la Alcarria conquense, una zona que engloba 69 pueblos con escasa presencia en los medios de comunicación y poco difundidos como destinos turísticos. Su objetivo es poner en valor su riqueza, dar voz a sus habitantes, facilitar el acceso de estos a los recursos y difundir las amplias y variadas posibilidades que ofrece a sus potenciales visitantes, impulsando con todo ello su desarrollo.

[yop_poll id=”336″]