Skip to content

Molinos de Viento en Mota del Cuervo

Don_Quijote_escultura_Mota_CuervoVenimos desde hace días haciendo referencias al pueblo de Mota del Cuervo. Primero con nuestro post de las Lagunas de Manjavacas y después con la reseña del Mesón de Don Quijote. Hoy es el turno de sus monumentos más representativos, aquellos por los que este municipio es muy conocido en toda España. Y es que lo primero que fuimos a ver cuando llegamos a Mota del Cuervo fueron sus Molinos de Viento.

Cómo llegar a los Molinos de Viento de Mota del Cuervo

Situados sobre una loma junto al pueblo, en el paraje conocido como “La Sierra”, encontramos estos conocidos monumentos conquenses. Llegamos mediante una de las carreteras más importantes de la provincia. La N-420 atraviesa la península desde Córdoba hasta Tarragona pasando por las ciudades de Cuenca y Teruel. Antes de llegar al núcleo urbano surge un desvío donde, tras algunos segundos, aterrizamos en nuestro destino. Mediante otras vías que atraviesan Mota del Cuervo, como la N-301 o la CM-3108, es posible llegar siempre que finalmente tomemos el desvío a la N-420. 

Historia de los Molinos de Viento de Mota del Cuervo

Todos los molinos son de propiedad municipal y levantados sobre sus propios cimientos en las décadas de los sesenta y setenta, a excepción de “El Zurdo”, comprado por D. Ramón Serrano Súñer, en 1941. Los molinos constan de tres plantas, siendo la superior en la que se situaban los ventanillos a través de los cuales entra el viento que mueve la maquinaria, la cual hace volar las aspas para girar la enorme rueda catalina y, así, mover la piedra que convierte el trigo en harina.

Visitando los Molinos en Mota del Cuervo (Cuenca)

Visitando los Molinos en Mota del Cuervo (Cuenca)

Al llegar, entramos en la Oficina de Información Turística en el molino de “El Gigante”. Nos atendió una amable chica, informándonos de todo lo imprescindible para ver en el pueblo y ofreciéndonos unos folletos que resultaron realmente útiles, mapa incluido. Al salir, no tuvimos más remedio que hacernos algunas fotografías con las esculturas que hay de Don Quijote y Sancho Panza. Denominado geoturísticamente, desde 1967, “El Balcón de la Mancha”, alberga siete molinos desde donde contemplamos un panorama espectacular.

La primera referencia documental que tenemos de su existencia data hacia 1550, gracias a un manuscrito que se conserva en el Archivo Histórico Nacional, donde se relata el pleito que mantuvo Cristóbal López, posiblemente el primer molinero de Mota del Cuervo, con el concejo por las diferencias que se establecieron en el precio de la maquila. A lo largo de la historia, podemos sacar más menciones y citas, por ejemplo en el Catastro de la Ensenada (1752) o en la Desamortización de Pascual Madoz, a mediados del siglo XIX. Ya en el siglo XX, con la llegada de la energía eléctrica, los molinos caen en desuso siendo, poco a poco, abandonados por sus dueños.

En el año 1955 se fundó la Asociación de Amigos de los Molinos con el fin de protegerlos y reconstruirlos sobre los cimientos originales. Años más tarde, y gracias al Patronato Local de los Molinos y el Monumento a Don Quijote (creado en 1969), dependiente del ayuntamiento, se conciben los molinos como ejes del interés cultural en el pueblo, por lo que se piensa en dedicar cada uno de ellos a una nación europea y darles el nombre de sus más célebres literatos. Tras años sin actividad, sufrieron varios desperfectos hasta que en la década de los noventa comenzó de nuevo su impulso y se han ido reformando durante el transcurso de los años hasta nuestros días.

Preciosa imagen de los molinos en Mota del Cuervo

Preciosa imagen de los molinos en Mota del Cuervo

Son siete los molinos situados en “El Balcón de la Mancha”: El Zurdo, El Cervantes, El Piqueras, El Gigante, El Goethe, El Irak y el Franz Grillparzer. A continuación describiremos brevemente cada uno.

Listado de los Molinos de Viento de Mota del Cuervo

El Zurdo. Está separado del resto de molinos debido a su localización, al otro lado de la carretera vieja de Belmonte. Se llama de esta forma debido a que muele a izquierdas, siendo esta característica muy poco usual. Ha sido el que mejor ha resistido a lo largo de la historia, sobre todo en el periodo de la Guerra Civil, donde no quedó ninguno más en pie. Todavía posee parte de la maquinaria para moler. Restaurado dos veces por su propietario: una en 1941 y otra en 1994.

El Cervantes. Fue el segundo molino que se volvíó a construir sobre sus cimientos originales. Inaugurado en 1963 en honor a Miguel de Cervantes Saavedra. En 1998 se cedió a la Unesco para crear un centro multimedia y así poder difundir la cultura de La Mancha.

El Piqueras. El primero en reconstruirse gracias a los donativos de varios particulares moteños, el ayuntamiento y la Asociación de Amigos de los Molinos. Se inauguró en 1962 en honor al fundador de dicha asociación, Joaquín Piqueras Mujeriego. De propiedad municipal, está cedido a la asociación y alberga en su interior un museo de agricultura, el cual expone sus objetos en los tres pisos de altura.

El Gigante. “El Fray Luis de León”, “El Miguel Hernández”, incluso “El Francia” cuando se cedió a este país. Este molino ha tenido diversos nombres. En 1967 se puso la primera piedra y en 1999 se inauguró como Museo de la Molienda. En él está instalada toda la maquinaria necesaria para este acto, el cual se da los primeros domingos de mes y en ocasiones especiales. Aquí se encuentra también la Oficina de Información Turística donde tan amablemente nos atendieron.

El Goethe. Como hemos mencionado antes, los molinos se dedicaron en su día a varios países de Europa. Este fue en honor a Alemania, nombrándolo como su famoso literato. Se puso la primera piedra en 1963 y en 1964, durante su construcción, se acordó que las Juventudes Españolas lo entregaran a las Juventudes Alemanas.

Molino_Goethe_Mota_Cuervo_Cuenca

El Goethe, molino de Mota del Cuervo

El Irak. Se inauguró en 1975 llevando el nombre del Presidente Ahmed Hassan al-Bakr. Se dedicó a la artesanía iraquí y todavía conserva el inventario de los objetos que se expusieron en su día.

El Franz Grillparzer. Molino dedicado a Austria y a su conocido poeta y dramaturgo, amigo de Schubert y Beethoven. Fue inaugurado en 1967 y en 1997 se cedió a la Asociación de Radioaficionados de Pedro Muñoz.
Hasta aquí este primer aperitivo con los monumentos más representativos de Mota del Cuervo. En las próximas entradas comentaremos cómo zascandileamos por sus calles y visitamos sus construcciones más destacadas. Esperamos que os animéis a seguir nuestras andanzas.

Deja un comentario





Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y tratamiento de datos ACEPTAR

Aviso de cookies