Las Casas Colgadas de Cuenca, icono de la ciudad

Vista lateral de las casas colgadas de Cuenca

Son el emblema de la ciudad. Auténtico símbolo de la villa de Cuenca. Famosas por su arquitectura desafiante, por su dubitativo nombre y por albergar uno de los museos con más encanto de España. Las Casas Colgadas no dejan indiferente a nadie. En el año 2016 fueron declaradas Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, título más que merecido. Toca conocer un poco más sobre este icono conquense. Te invitamos a realizar un poco de turismo con nosotros por la hoz del Huécar. Allí nos esperan.

¿Dónde están las Casas Colgadas de Cuenca?

Ya hemos contado varias veces cómo llegar a la ciudad. En coche lo más común es hacerlo por la autovía A-40, o por las carreteras N-420, N-320, CM-220, CM-2105, CM-2110 y CUV-9144. También se puede aterrizar en la villa utilizando el autobús e incluso en AVE.

Una vez dentro de la ciudad es posible llegar a ellas desde distintos puntos. Nuestro preferido es desde el paseo del Huécar. Una vez llegados a la Puerta de Valencia, dejando atrás el convento de la Concepción Franciscana, seguiremos el curso de ese conocido río. Pasaremos junto al Teatro Auditorio de Cuenca y los conocidos rascacielos del barrio de San Martín. Llegado el final se plantean tres opciones: continuar por la carretera CUV-9144 para salir de la ciudad, subir por el margen izquierdo de la hoz hacia la calle Canónigos o proseguir por el margen derecho a través de la subida a San Pablo. Esta última es nuestra favorita.

Puente de San Pablo en la ciudad de Cuenca

Puente de San Pablo, Cuenca

Sobre todo porque al final de la subida nos espera el monumental convento de San Pablo, actual Parador Nacional de Turismo. Las vistas desde aquí son impresionantes. Junto a él se ubica el nexo que conecta con las Casas Colgadas, es decir, el puente de San Pablo. Ver la ciudad desde sus 40 metros de altura no tiene precio. Tras cruzarlo, nos toparemos con ellas.

La otra vía es a través del Casco Antiguo de la ciudad. Bajando desde la catedral de Santa María y San Julián, en la plaza Mayor, por la calle Obispo Valero hasta la plaza de Ronda. En este espacio también hay unas estupendas vistas a los anteriormente citados rascacielos de San Martín. Desde esta plaza ya podremos tomar la calle Canónigos y acceder a su interior o contemplar su conocida fachada tras atravesar un pequeño pasaje.

La catedral de Cuenca, de estilo gótico, es el templo más famoso y espectacular de la ciudad

Fachada de la catedral de Cuenca

Símbolo de la ciudad de Cuenca

Son guardianas de esa puerta que nos adentra en uno de los Cascos Antiguos más bonitos de España. Vigilando desde la hoz del río Huécar, ofrecen una estampa incomparable junto al puente de San Pablo, el cual las separa del Parador Nacional de Turismo. Esta zona es, probablemente, la más espectacular de toda la ciudad de Cuenca. Estos tres monumentos a lo largo de la hoz. Obligatorio llevar cámara de fotos o, en su defecto, un móvil que logre instantáneas dignas de tal belleza.

El conjunto arquitectónico es de estilo gótico

Anochecer desde la hoz del Huécar

Son fácilmente identificables por esas magníficas balconadas de madera. Una estructura admirable y muy vistosa por cómo se encuentra sostenida en la roca. No defrauda a ningún visitante que se pasa por la calle Canónigos a ver semejante maravilla medieval. Una fama más que merecida. Consta de tres casas visitables: la Casa de la Sirena y las Casas del Rey. La primera, conocida así por una leyenda, alberga un famoso y típico restaurante mesón. Las Casas del Rey albergan en su interior el Museo de Arte Abstracto Español, de la Fundación Juan March.

Las Casas Colgadas albergan en su interior un museo de arte abstracto magnífico

Vistas desde el Museo de Arte Abstracto Español

El conjunto arquitectónico posee cerca de 600 años de historia. El primer testimonio gráfico que se tiene de ellas data de 1565. Se trata de la obra “Cuenca desde el este”, del pintor flamenco Anton Van den Wyngaerde. Tras varios siglos sin modificar severamente su estructura llegó el siglo XX, en el cual muchas de estas edificaciones presentaban un estado ruinoso, quedando solamente tres viviendas en pie. Por ello, a comienzos de esta centuria fueron adquiridas por el ayuntamiento para evitar su destrucción.

Fue en los años 20 cuando se rehabilitan, demoliéndose parte de las casas. A partir de entonces, adquieren su aspecto actual. Antiguamente existieron otras edificaciones similares en otras parte de la ciudad como la antigua judería, actual Mangana.

Este monumento se puede fotografiar desde diversos puntos de la hoz del Huécar

Las Casas Colgadas desde el puente de San Pablo

El museo de Arte Abstracto Español

A comienzos de los años 60, el magnífico artista filipino Fernando Zóbel buscaba un lugar en España para alojar su colección arte moderno contemporáneo. Tras conocer a Gustavo Torner, este le informa de la existencia de las Casas Colgadas. Así comienza la historia del museo más bello de nuestro país.

Fue inaugurado oficialmente en 1966. En 1980 Zóbel dona toda su colección a la Fundación Juan March. A lo largo de su existencia ha sufrido diversas ampliaciones y reformas, confiriéndole su encantador aspecto actual. En el año 2016 cumplió 50 años de existencia, siendo a día de hoy el museo más internacional de Cuenca y uno de los más atractivos de España. Además de su formidable colección permanente, son muy recomendables las exposiciones temporales que alberga.

El museo alberga muchas obras de artistas conocidos del movimiento informalista

Obras del Museo de Arte Abstracto

Casa del informalismo, movimiento artístico surgido a finales de los años 40, figuran aquí grandes obras de artistas como Antonio SauraEduardo Chillida , Antoni Tàpies, Rafael Canogar, o los mencionados Zóbel y Torner.

¿Son colgantes o colgadas?

La respuesta es sencilla, solo hay que fijarse en el título. Aun así es un tema delicado, pues a la gente de Cuenca no le sienta bien que confundan su nombre. Son las Casas Colgadas. Colgantes pueden ser muchas otras cosas, pero las construcciones a las que nos referimos no. De hecho, existen bastantes chascarrillos para cuando surge el equívoco, algunos con más mala baba que otros. Por eso, desde estas líneas animamos a tener cuidado en este aspecto, pues alguna mala contestación puede caer. Por supuesto, sin llegar a más, que al final todos somos personas.

Se llaman Casas Colgadas, no Casas Colgantes

Las Casas Colgadas son un espectáculo para la vista

Este error es bastante común de puertas a fuera, es decir, más allá de la provincia de Cuenca es fácil escucharlo. A nosotros nos ha pasado muchas veces, y estas situaciones se han multiplicado desde que tenemos el blog. Resulta particularmente irritante cuando, una vez explicada la equivocación, sueltan un arrogante “¿Y qué mas da?”. Pues no, no da igual. A las cosas hay que llamarlas por su nombre. Son Casas Colgadas en Cuenca y el resto de España.

No nos extraña que sean Bien de Interés Cultural, su estructura de balcones voladizos realizados en madera enamora a cualquiera. Es seguramente el mayor foco de turismo de la villa. No lo pienses más, si todavía no has estado estás tardando. Si ya lo has hecho, repite. Uno nunca se cansa de ver semejante maravilla.