Manifiesto Zascandil

Presentación Manifiesto Zascandil

 

¿Por qué zascandileamos?

Porque a pesar de llevar toda la vida en los Madriles, amamos Cuenca y, sobre todo, creemos en Cuenca. Creemos en esta infravalorada provincia. Creemos en todas sus comarcas. Creemos en su enorme patrimonio natural, artístico, cultural, civil y religioso. Creemos en sus pueblos y en su gente. Solo hace falta ese empujón para tirar todos del carro. Cuenca bien lo merece.

Don_Quijote_escultura_Mota_Cuervo

Porque no tenemos ni idea de cuánta vida tendrá este proyecto ni lo que nos va a costar, pero al menos podremos decir bien alto que lo intentamos. Que hemos dejado un trabajo, el cual ha podido ayudar o satisfacer a algunas personas. Que ha podido dar a conocer, aunque sea una miaja, la maravillosa provincia de Cuenca. Nadie nos podrá decir que no dejamos huella, aunque dependerá de nosotros que se parezca a la del elefante y no a la del polluelo.

Huellas de Santa Teresa

Porque nos da rabia la ignorancia y el desconocimiento. Porque Cuenca se merece ser una provincia referente dentro del turismo nacional y no lo es. Porque todavía es mucha la gente que solo menta su sagrado nombre para soltar esa vulgar expresión referida al coito. Cualquier ayuda que contribuya a su difusión, aunque sea la más mínima, merece nuestro apoyo. Con estar orgulloso de ser conquense o simplemente contarle a tus conocidos lo que te ha gustado el viaje a Cuenca, es suficiente. Y no cuesta nada.

Casas Colgadas de Cuenca

Porque llevamos por bandera un concepto muy claro: “Pequeños Pueblos”. En nuestra opinión no existen municipios mejores que otros. El tamaño o la población son simples cifras. No nos basamos en estos datos para realizar nuestras visitas. Todos, absolutamente todos los pueblos tienen algo especial. Y, sobre todo, en todos puede pasarte algo para recordar.

Horcajada de la Torre al atardecer

Porque fomentamos el turismo de sensaciones. El turismo de anécdotas. Porque siempre vas a recordar antes aquel revuelto de espárragos de ensueño, aquella persona tan maja que te enseñó rincones espectaculares o aquel atasco en un camino cortado por las ovejas; antes que la iglesia o el castillo de turno, sin desmerecer. Nunca dudamos de un pueblo por la información que podamos encontrar en lo referente a su patrimonio, alguna sorpresa aguarda seguro.

Ovejas_Lagunaseca_Provincia_Cuenca

Porque nos gusta ir a tomarla en los pueblos. Porque un botellín y unas cortezas nos hacen más felices que unas castañuelas. Porque siempre intentamos echar un refrigerio en los bares, en caso de que haya o lo consigamos localizar. Y, si es hora, comemos algo para reponer fuerzas. Por supuesto, unos chatos de vino y unas latillas en la cueva conforman un plan al que tirarnos de cabeza.

Ajoarriero de Cuenca

Porque no somos perfectos. Ni mucho menos. Muchas veces nos pilla el toro y el tiempo juega malas pasadas. En ocasiones, al ir con la hora pegada, dejamos algunos edificios o parajes sin visitar, pero procuramos siempre tener motivos para volver. La memoria, de vez en cuando, nos hace flacos favores y es conveniente cada cierto tiempo refrescarla.

toro_pinturas_rupestres_villar_humo_cuenca

Porque viajamos en coches clásicos e intentamos aparcar siempre en la plaza del pueblo. Porque procuramos recorrer bien el municipio para que no se nos quede en el tintero ningún lugar de interés. Porque si no sabemos, preguntamos a los vecinos, que siempre comienzan mirándonos con incredulidad y, en bastantes ocasiones, acaban por mostrarnos rincones increíbles. Nos dejamos aconsejar.

Subaru Impreza

Porque somos unos obsesos del formato. Porque nos gustan las cosas bien hechas. Porque somos concienzudos en lo referente a la presentación del blog. Queremos que sea agradable a la vista y por ello utilizamos los medios adecuados. Cuenca es una provincia, la cual merece que se le saque todo el partido posible, por eso zascandileamos con una cámara acorde a su grandeza. Para las princesas, los mejores vestidos. Nada de harapos.

Huélamo, en la Serranía de Cuenca

Porque tenemos la inmensa suerte de tener muchos amigos por todo lo largo y ancho de esta preciosidad de provincia. Porque si algo somos, es agradecidos con las personas que muestran su generosidad con nosotros. Porque si nos ofreces posada, comida, bebida, o consejo, cuenta con estos dos zascandiles para ir a la guerra. Sabemos lo afortunados que somos, de verdad.

Jesus y Diego, Zascandileando por Cuenca

Porque no somos formales. Porque no tenemos un pelo de tontos. Ni de listos. Porque comemos cien gramos menos que un león. Porque vamos en el coche con la música a todo trapo. Porque nos pasamos las salidas. Porque siempre se nos acaba la batería. Porque nos guiamos por impulsos. Porque zascandileamos hasta en los días de elecciones. Porque somos especialistas en meter el coche en lugares imposibles de sacar. Porque siempre estamos en constante proceso de aprendizaje. Porque nos encanta el deporte. Porque nos quemamos siempre la cara con el sol. Porque nos encanta adquirir bibliografía relacionada con la provincia de Cuenca. Porque somos felices si cerca hay algún pueblo en fiestas. Porque sería un sueño que nos patrocinase Larios. Porque la cámara de fotos es una parte más de nuestro cuerpo. Porque los zarajos son nuestra religión. Porque somos compadres.

Zarajos con limón, Mesón Don José

No creemos que el término “zascandil” tenga una connotación negativa. Más bien al contrario. Si compartes, en líneas generales, lo anteriormente citado, podrás zascandilear con el arte que supone tamaño verbo. Lo primordial es ser curioso e inquieto, el resto es salir a la calle y disfrutar. Únete, nosotros continuamos zascandileando por Cuenca. ¿Te animas? ¡Síguenos en redes sociales y suscríbete a nuestro blog!