Cinco años no son nada, y menos si eres un zascandil

Quién nos iba a decir que estaríamos aquí un lustro después y, sobre todo, quién nos iba a decir que estaríamos en estas circunstancias. Es tontería negarlo, no vivimos el mejor tiempo del blog en la actualidad, pero seguimos trabajando y dispuestos a dar guerra. Este mes de abril cumplimos cinco años y queremos dedicar este post a hacer un pequeño repaso a nuestra trayectoria y dar las gracias a todos. Quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos.

El verdadero origen de un zascandil

Jesús Manzano es un muchacho avispado. Siempre está con ideas en la cabeza y posee mucho instinto para los proyectos. Diego Leache tiene coco, pero más bien poca voluntad para emprender. Como decía Antonio Vega: “Se dejaba llevar”. Ambos encajan curiosamente bien a la hora de trabajar, quién lo diría cuando idearon Zascandileando por Cuenca. Tranquilidad. No vamos a hablar de nosotros en tercera persona durante todo el post. Esto es solo para reseñar que, aquello que comenzó como un divertimento y una excusa para salir a viajar, se convirtió en algo mucho más grande de lo que jamás soñamos.

Así, a corazón abierto, ¡ojalá tuviésemos las ganas que teníamos al comienzo! Cierto es que teníamos cinco años menos, pero es muy probable que este blog siga a flote después de tanto tiempo gracias al primer año. Porque los resultados en los inicios son prácticamente inexistentes, los fallos son enormes y la ingenuidad en el mundillo indescriptible. Básicamente, éramos dos pardillos que se lo pasaban de lujo hasta en el pueblo más pequeño de Cuenca. Intentábamos ser muy cuidadosos con el blog, nos lo tomábamos muy en serio, pero no nos obsesionaban los resultados y el propósito principal era dar visibilidad a una provincia que amamos.

Dos zascandiles en Horcajada

Seguíamos aprovechando cada oportunidad que teníamos para viajar, disfrutar y conocer a personas maravillosas. Pero no hay que olvidar que residimos en Madrid y, tras dos años, los gastos no paraban de subir a cada viaje. Nos encantaba el blog y lo que hacíamos, pero llevábamos mucho dinero invertido en los más de dos años de andadura zascandil. Por lo tanto, abrimos una campaña de anunciantes que, hablando en plata, fue nuestra tabla de salvación.

Aquí llega la primera parte de agradecimientos. El Complejo Enoturístico Finca La Estacada (Tarancón), Bodegas Campos Reales (El Provencio) y los Apartamentos Rurales La Tinaja (Cardenete), salvaron a este blog y permitieron que siguiésemos viajando y contando las bondades de Cuenca. No era un gran dinero, pero permitía amortizar gran parte de los gastos. No sabemos si leerán este post, pero mil gracias. Os debemos buena parte de lo conseguido hasta hoy.

La satisfacción por encontrar una fuente de financiación se vio contrarrestada por una frustración enorme. Habíamos visitado ya una cantidad muy importante de pueblos y de parajes naturales, habíamos establecido una guía semanal con los planes de ocio de la provincia y, en definitiva, estábamos plenamente convencidos de que hacíamos el mejor producto de información turística sobre Cuenca. Resumiendo, la buena acogida que tuvimos por parte de las empresas no la tuvimos por parte de la administración. Diputación y ayuntamiento de la capital directamente nos ninguneaban. Hay personas en estas dos instituciones que nos ayudaron, aunque fuese solo dando nuestro teléfono a los responsables, y se lo agradecemos; pero en general obviaron nuestro trabajo y no le dieron el más mínimo valor.

Cinco provincias, cinco tesoros

Aunque esta no fue la peor parte. Al final, que no te contesten a un correo electrónico o te respondan con indiferencia es algo asumible, pero cuando mantienes una reunión cara a cara con un concejal de turismo de un pueblo (no diremos nombres por respeto), te pone por las nubes, alaba tu trabajo y te manifiesta su enorme interés por la colaboración que propones, para después dejarte en el olvido o ponerte excusas absurdas; eso sí que duele. Y no fue solo un pueblo, se pueden contar con los dedos de las dos manos. Volvemos a la ingenuidad que comentábamos antes. No es nuestra pretensión continuar con los lloros y con las quejas, esto era solo el pretexto para justificar el verdadero punto de inflexión que vivió este blog: la expansión a Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha, el tesoro que jamás pensamos encontrar

Cierto es que ya ganábamos algo de dinero de empresas conquenses con el que mantener la página, pero el desapego sufrido por las instituciones en aquel momento (hablamos de primavera-verano de 2017) hizo que nos replanteásemos las cosas. ¿Estábamos perdiendo el propósito de nuestros inicios? Al final lo que queríamos era pasárnoslo bien y conocer sitios. No nos hacía falta el reconocimiento de la administración conquense, pero, para qué negarlo, nuestro orgullo fue herido. De este modo, tras valorar mucho los pros y contras de una posible expansión, pusimos la maquinaria en marcha. No había vuelta atrás.

Un zascandil nace, no se hace. Por eso debemos reconocer que había multitud de destinos en Castilla-La Mancha que nos moríamos de ganas por visitar, y la expansión era una excusa perfecta. Nos daba miedo dedicar menos tiempo a Cuenca. Durante mucho tiempo seguimos manteniendo la media de posts sobre Cuenca, sacando más información de la provincia que del resto de la comunidad autónoma, pero tenemos que reconocer que en el último año le hemos dado un trato inferior y nos da mucha pena. Es algo que tenemos en mente corregir.

Mires a donde mires, sueles observar un pequeño salto de agua

Alguno de los preciosos parajes por los que zascandilear en Castilla-La MAncha

De este modo comenzó la aventura castellano-manchega y la verdad es que no nos arrepentimos. Hemos visitado lugares increíbles también en Guadalajara, Toledo, Albacete y Ciudad Real, lo cual ha contribuido enormemente a seguir creyendo en lo que hacemos y a continuar poniendo en valor una comunidad autónoma en la que creemos profundamente. El potencial turístico de Castilla-La Mancha es tremendo y nos encanta informar de todas sus bondades. En este tiempo nos hemos reconciliado tangencialmente con la administración conquense al conseguir el patrocinio del Teatro Auditorio de Cuenca, para quienes manifestamos también nuestra enorme gratitud. El pasado año también realizamos una campaña de colaboración con Turismo de Castilla-La Mancha. Siempre están pendientes de nuestro trabajo, por lo que les agradecemos mucho la confianza.

Los seguidores frecuentes del blog se habrán dado cuenta de que, desde hace un tiempo, han existido posts que han supuesto una expansión hasta internacional. No hay que preocuparse. El blog es sobre Castilla-La Mancha, pero al tener un canal de difusión también nos gusta contar nuestras andanzas en otros lugares. Viviendo en Madrid, hemos aprovechado para hablar sobre algunos sitios que pueden ser interesantes para visitar dada la cercanía con varias provincias de Castilla-La Mancha. El resto de post nacionales e internacionales son de lugares que hemos frecuentado últimamente, pero repetimos y enfatizamos, el blog sigue siendo de Castilla-La Mancha.

El estado de las cosas confinadas

En la actualidad estamos escribiendo esto tras estar más de un mes encerrados en casa a causa del famoso Coronavirus o Covid-19. A lo tonto llevamos tres meses sin salir a zascandilear por algún pueblo. Antes del confinamiento ya llevábamos una temporada regular de tiempo, con cambios de trabajo y preparaciones de oposiciones. En definitiva, sacando el tiempo de las piedras. Quizás la publicación de contenidos nuevos se haya resentido un poco, con lo cual pedimos disculpas.

Menos mal que tenemos a dos santas que nos aguantan

Estamos sufriendo un periodo complicado para el blog. Debido a la crisis hemos perdido patrocinadores, lo cual es entendible, y el futuro a corto plazo para zascandilear resulta cuanto menos dudoso. Hemos cumplido cinco años y ante nosotros tenemos una gran incertidumbre. No tenemos ningún pensamiento de abandonar esta aventura. Queremos y vamos a seguir trabajando en dar información de Cuenca y el resto de Castilla-La Mancha.

Tenemos muchos planes de futuro, aunque la incertidumbre que comentamos sobre el futuro del turismo a corto plazo hacen algunos inviables. De momento seguiremos invirtiendo en mejorar el producto. Es verdad que hemos hecho compras nefastas, incluido un dron al que apenas hemos dado uso. Somos un poco desastre en este aspecto, pero seguro que antes de que termine el año vamos a sorprender con varias propuestas. Los vídeos son una de las asignaturas que tenemos pendientes y en la que queremos dar un pequeño salto. También pretendemos dar otro empujón a las entrevistas. Hace bastante tiempo que no publicamos ninguna y nos sabe mal.

Zascandileando con Joaquín Caparrós

De charla sobre Cuenca con Joaquín Caparrós

Seguimos teniendo multitud de destinos en el radar en las cinco provincias, de modo que las ideas no cesan. Castilla-La Mancha tiene una extensión importante y todas sus provincias esconden multitud de pueblos y parajes naturales preciosos. Continuaremos hablando de gastronomía. Bien es sabido que nos chifla ir de comilona y que los bares son nuestro hábitat natural. Sin duda es de las cosas que más echamos de menos en la actualidad.

La Guía Zascandil golpea de nuevo

Queremos reflotar nuestra guía de comercios y negocios, abierta ya hace algunos años, pero con poca actividad desde entonces. Es un recurso muy potente al que no le hemos dado la caña suficiente. Además, en las actuales circunstancias, puede ser una buena ayuda para los comercios que lo necesiten. De momento, el aspecto económico queda aparcado. Es tiempo de echar una mano a quien haga falta y volver a los orígenes donde solo importaba el disfrute y el zascandileo.

¿El mañana será otro día?

Acabamos de citar algunas de las cosas que nos gustaría hacer cuando todo vuelva a la calma, pero, ¿cómo será esa calma? Nadie sabe a ciencia cierta si las cosas van a ser como eran antes. Tampoco son conocidos los tiempos que se manejan desde la administración para la desescalada de restricciones. Y por supuesto, no se sabe si habrá un segundo brote de magnitud importante. El panorama es muy dudoso, lo mismo que nuestra actividad con el blog a corto plazo.

Playa de Cañamares

Playa de Cañamares, lugar de baño en Cuenca

¿Volveremos a ser los de antes? ¿Podremos mojarnos el culo este verano en la playa de Cañamares? ¿Habrá fiestas patronales? ¿Preferirá la gente hacer turismo de interior? ¿Nos perderemos de nuevo con el coche por los caminos conquenses? ¿Se nos agotará la batería de la cámara en algún pueblo de Ciudad Real? ¿Lloraremos de gozo comiéndonos unas carcamusas en Toledo? ¿Nos entrarán ganas de comprar una casa en algún pueblo negro de Guadalajara? ¿Regresaremos a zascandilear a nuestra amada sierra del Segura en Albacete? Nadie lo sabe.

Igual que nadie sabe si nuestras novias nos seguirán acompañando en nuestras andanzas. Tampoco si continuaremos venerando al dios de los zarajos o si nuestro sitio en el mundo será Horcajada de la Torre. Bueno, eso sí que lo sabemos. No existe otro lugar como Horcajada.

Siempre hemos sido muy sociables

Llevamos escribiendo un buen rato y seguro que la lectura se está haciendo pesada. Vamos a cortar el grifo. Antes de concluir dos agradecimientos especiales. El primero a nuestro maestro Alfonso Arjona, sin su conocimiento y enseñanzas habríamos ido a ciegas, sobre todo en nuestros comienzos. El segundo a Mónica Raspal, amiga y referente que también nos ha ayudado en muchas ocasiones.

Cinco años, parece mentira. ¿Habrá otros cinco más? Nadie sabe, pero si existe una certeza es que vamos a intentarlo con todas nuestras fuerzas. Deseamos que haya blog para rato. Muchísimas gracias a todos los lectores, sean frecuentes u ocasionales. Toca seguir dando guerra.

Firmado:

Dos zascandiles.

Deja un comentario