Ruta por la localidad de Ciudad Real (II)

Fuente de La Talaverana, en el parque Gasset, Ciudad Real

Segunda parte de nuestra excursión a la capital de Ciudad Real. En la anterior edición nos despedimos desde la puerta de Santa María, hacia la parte occidental del núcleo urbano. Todavía queda mucho por ver, por ejemplo el parque de Gasset, el más importante de la ciudad. Tambien edificios emblemáticos como la catedral de Santa María del Prado o el antiguo Gran Casino. Prosigue el zascandileo por la quinta urbe más poblada de Castilla-La Mancha.

Qué ver en Ciudad Real

Desde la puerta de Santa María continuamos recto por la ronda de Alarcos. Dejamos atrás la plaza de toros hasta desembocar en el espacio verde más conocido de Ciudad Real. Nos referimos al parque de Gasset. Poco antes de acceder por la entrada, observamos el inmueble que alberga el museo del Quijote y la biblioteca Cervantina, importantes focos de cultura en la localidad. Entramos en este histórico parque para dar un agradable paseo. Rodeados en todo momento de vegetación, nos maravillamos con sus bancos repletos de motivos quijotescos. Merece la pena reseñar también sus distintas esculturas, como la de La Primavera, la Cruz de los Casados o el espectacular monumento a José María de la Fuente. Destaca también la maravillosa fuente de “La Talaverana”, estilizada con cerámica de Talavera de la Reina.

El parque Gasset es el más importante de todos los que hay en Ciudad Real

Parque Gasset, en Ciudad Real

Decidimos adentrarnos de nuevo hacia el casco antiguo por la avenida del Rey Santo. Llegamos a la plaza de la Provincia, donde se ubica una moderna fuente que destaca por sus relieves. Se halla también en este espacio la escuela de arte Pedro Almodóvar. El nombre lo lleva en honor a uno de los personajes más ilustres de la provincia. Sobresaliente cineasta del que somos admiradores. Seguimos por la misma avenida hasta que aterrizamos en la plaza del Pilar, otro importante foco de actividad en la ciudad. Además de la antigua sucursal del Banco de España, lo más reseñable es su simpática escultura del caballero Don Quijote de la Mancha.

Existen numerosos monumentos en Ciudad Real dedicados a Don Quijote

Escultura de Don Qujiote, junto al parque Gasset

Apretaba el hambre, por lo que paramos a comer en Bodegas Galiana, ubicado en la calle Hernán Pérez del Pulgar. Muy recomendable, producto y trato sobresalientes. Una vez respuesto fuerzas, nos asomamos a la contigua plaza Cervantes. Tres monumentos nos esperan allí, el realizado al Pozuelo de Don Gil, el homenaje a la Mujer Manchega y el monumento a Cervantes. Una zona de lo más atractiva. Por la avenida Alfonso X el Sabio salimos a la calle Postas, conocida por tener alguna fachada de estilo modernista. En pocos metros nos adentramos en los jardines del Prado, otro parque tradicional de la localidad, aunque de dimensiones mucho más reducidas que el de Gasset. En el centro se sitúa un elegante templete. Es morada también de monumentos escultóricos como los de los homenajes a la Pandorga y a Javier Segovia. Por la calle Reyes, que lo bordea por su lateral izquierdo, se llega al museo municipal Manuel López-Villaseñor. En él se puede apreciar la obra de este pintor, el cual desarrolló su obra en la segunda mitad del siglo XX. El inmueble que lo alberga es la casa palacio más antigua conservada en Ciudad Real, pues data del siglo XV. Aquí nació Hernán Pérez del Pulgar, capitán del ejército castellano en época de los Reyes Católicos.

En este templete se realizan actuaciones de todo tipo a lo largo del año

Templete en los jardines del Prado

A muy poca distancia, justo delante de los jardines del Prado, reposa el templo más importante de la localidad. La catedral de Santa María del Prado (s. XV) se levantó sobre las ruinas de la antigua iglesia de Santa María, que databa del siglo XIII. Aún quedan resquicios de este desaparecido templo en la portada de Poniente, la más interesante de las tres que posee. Sobre ella descansa un hermoso rosetón polibulado. En su interior merece la pena reseñar el retablo de Nuestra Señora del Prado (s. XVII), ubicado en el Altar Mayor. Realizado en madera, es obra de Giraldo de Merlo y Juan de Hasten.

La catedral de Ciudad Real es la segunda más grande de España con nave única

Catedral de Santa María del Prado

Posee una única nave de enormes dimensiones, por ello es la segunda más grande de España por detrás de la de Gerona. Por supuesto, hablando exclusivamente de las que tienen una sola nave. En 1875 la catedral se convirtió en Priorato de Órdenes Militares. Este hecho se puede apreciar en distintos puntos del templo y sus cercanías, donde aparece la cruz de estas órdenes, que son las de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

La catedral de Ciudad Real es Priorato de Órdenes Militares

La imponente torre de la catedral de Ciudad Real

Bordeamos el magnífico edificio religioso para dar al margen derecho de los jardines del Prado. Aquí nos pudimos maravillar con uno de los inmuebles más simbólicos de la ciudad. Hablamos del antiguo Gran Casino, inaugurado en 1887. De estilo clasicista, destaca por encima de todo la exquisita decoración de su interior. Enfrente nos topamos con la otra sede del museo de Ciudad Real. En el anterior post vimos la de Bellas Artes. Esta es la de Arqueología y Ciencias Naturales. Otro interesante museo de la localidad es el Diocesano, donde se exponen obras artísticas de tipo religioso. Se halla en la paralela calle Caballeros.

El edificio del antiguo Gran Casino data del siglo XIX

Antiguo Gran Casino de Ciudad Real

Muy poco nos faltaba por ver. Deshicimos el camino poniendo rumbo al auto, pero tomando un ligero desvío. Nos acercamos al paseo de Pablo Picasso para conocer el torreón del Alcázar, única huella de este antiguo recinto ordenado construir por Alfonso X. Lamentablemente se encontraba en obras y no pudimos tirar ninguna fotografía. Lo que sí pudimos ver es la escultura de Juan II localizada en estos agradables jardines. Esta vez sí, tocaba despedirse de Ciudad Real volviendo a la calle La Mata para coger el coche.

En el paseo de Picasso se halla una escultura del rey Juan II

Escultura de Juan II

Vivimos un día magnífico en la localidad. Disfrutamos con su espléndido patrimonio religioso, civil y cultural. Además comimos de maravilla, nos quitamos el sombrero ante la gastronomía local y sus famosas tapas. Sin duda es una escapada que recomendamos, la capital de Ciudad Real no decepciona. Volveremos pronto.