Peralejos de las Truchas, el río Tajo y la laguna de Taravilla

Iglesia parroquial de San Mateo Apóstol

Vamos a relatar nuestra experiencia en un pueblo muy especial. Realmente especial. Peralejos de las Truchas es naturaleza en estado puro. Enclavado en el parque natural del Alto Tajo, ofrece al visitante mil y un parajes en los que maravillarse. Nosotros fuimos de nuevas y, pese a que faltaron algunos sitios por contemplar, dio tiempo a recorrer buena parte de sus encantos. Buenos ejemplos son el casco urbano, con su arquitectura popular y la iglesia de San Mateo, o los paisajes del río Tajo y la cercana laguna de Taravilla.

Cómo llegar a Peralejos de las Truchas

La única carretera que pasa por el núcleo urbano de esta villa es la CM-2106. Cruza la serranía de Cuenca pasando por sitios como Huerta del Marquesado, Valdemeca, Tragacete o el Nacimiento del Río Cuervo. Posteriormente se adentra en el parque natural del Alto Tajo hasta desembocar en la vía CM-210, a menos de 20 kilómetros de Molina de Aragón. A escasos kilómetros del núcleo urbano sale la carretera GU-960, que nos conduce hasta las cercanías de Checa, pasando por la bella Chequilla. Por Peralejos de las Truchas circulan tres ríos: el Cabrillas, el de la Hoz Seca y el Tajo. Pertenece a la comarca del Señorío de Molina. Posee una población de 151 habitantes (INE 2017).

Qué ver en Peralejos de las Truchas

Unos 4 kilómetros antes de entrar al pueblo nos paramos en el conocido puente del Martinete. Se ubica sobre las aguas del río Tajo, dejando a un lado la provincia de Cuenca, de donde vinimos, y al otro la de Guadalajara. Este lugar es mágico. Las vistas existentes son espectaculares. Nosotros bajamos del coche para contemplar el paisaje. Casualidad que vimos un cartel que indicaba una pista forestal a mano izquierda, a través de la cual se podía llegar a la laguna de Taravilla. Sin pensarlo dos veces allí que fuimos.

El paraje del puente de Martinete es espectacular

El conocido puente de Martinete

En realidad esta laguna no pertenece al término municipal de Peralejos de las Truchas, sino al de Taravilla, de ahí su nombre. A pesar de ello nos vemos en la obligación de contar las bondades de este bello paraje. 9 kilómetros nos separaban, pero no se hicieron largos, pues las vistas que contemplamos en todo momento eran tremendas. El río Tajo y sus afluentes originan profundos barrancos en este tramo, por ejemplo el barranco del Horcajo, que está en la primera parte del trayecto.

Este puente separa las provincias de Cuenca y Guadalajara

Paraje del puente de Martinete

Aterrizamos en la laguna de Taravilla. Nos recordó bastante a la laguna de El Tobar, en la serranía Alta de Cuenca. Sobre todo por el precioso enclave natural en el que está localizada. Sus aguas son permanentes, siendo el resultado de su circulación y la disolución de rocas calcáreas. También se le llama laguna de La Parra, y no es la única del parque natural del Alto Tajo. Otros ejemplos son la de Valtablado o la de la Salobreja.

Pertenece al término municipal de Taravilla, no al de Peralejos de las Truchas

La espectacular laguna de Taravilla

Volvimos sobre nuestros pasos, a la carretera CM-2106 para poner rumbo a Peralejos de las Truchas. Antes de introducirnos en el núcleo urbano, a poco más de uno kilómetro, nos paramos en el camping La Serradora. Era la hora de comer y aprovechamos para ello. Trato y producto sobresalientes, no pudimos pedir más. Lo recomendamos encarecidamente. Encima el camping tenía salida directa al río Tajo, donde aprovechamos para hacer algunas fotos. Lo mismo hicimos cuando entramos al pueblo y seguimos las indicaciones del área recreativa. Tuvimos que andar un poco, pero mereció la pena. Es un lugar perfecto para relajarse y pegarse un refrescante baño.

Peralejos de las Truchas tiene cientos de parajes naturales interesantes en torno al río Tajo

El río Tajo a su paso por Peralejos de las Truchas

Media vuelta para sumergirnos en la arquitectura popular de Peralejos. Primero por la calle Arroyo de Arriba, contemplando sus hermosas casonas serranas con balconadas de madera. Un buen ejemplo de este tipo de vistosos edificios es la casa del Cura. El ambiente de paz y tranquilidad que se respira en este pueblo es fantástico. Pasear por la localidad supone un auténtico gozo.

Las casas entramadas de madera son preciosas en el Alto Tajo

Arquitectura tradicional en Peralejos de las Truchas

Seguidamente llegamos a una zona de amplios espacios contiguos. Entramos primero por la plaza de la Fuente, denominada así por el hermoso ejemplo que hay en el centro de la misma. Está dedicada a José Luis Sampedro. En ella también se ubica la iglesia parroquial de San Mateo Apóstol, sin duda la joya del patrimonio arquitectónico de Peralejos de las Truchas. Aunque tiene una inscripción en su portada con la fecha “1652”, se piensa que es anterior. Es posible que tenga origen románico, aunque fue ampliada en varias ocasiones. Destaca su retablo mayor de estilo barroco, con las tallas de San Mateo, San Pedro y San Pablo. Merece la pena reseñar también “El Apostolado”, 12 cuadros pertenecientes a la Escuela de Ribera. Se atribuyen a Miguel March. Falta el lienzo de San Andrés, se desconoce la circunstancia, pero figura otro de Jesús, por ello son 12. El templo alberga también la imagen de la patrona de Peralejos, la Virgen de Ribagorda.

La iglesia de Peralejos guarda muchos tesoros, como sus lienzos denominados "El Apostolado"

Iglesia parroquial de San Mateo, en Peralejos de las Truchas

Dejamos atrás la casa consistorial para dirigirnos a las otras dos plazas, estas son la de la Taberna y la plaza Mayor. Poseen un gran encanto, pues en ellas hay inmuebles de mucho interés, como el que fue vivienda de una familia proveniente de las Vascongadas y data del siglo XVIII. Nos perdimos un poco por calles como Escuela, Cerrillo o Cañada, disfrutando de la bella atmósfera que rodea esta localidad.

Plaza de la Taberna, en Peralejos de las Truchas

La vivienda a la que nos referimos es la del fondo a la izquierda

No tardamos demasiado en recorrernos el pueblo, pues consta de una pequeña superficie. Tuvimos ocasión de visualizar varios carteles informativos, uno de ellos nos recordó un oficio, ya extinto, muy importante de la zona. Para homenajearlo se realiza todos los años la Fiesta Ganchera del Alto Tajo, declarada de Interés Turístico Regional. Su celebración se va rotando año a año entre los los pueblos que componen la Asociación de Muncipios Gancheros, es decir, Poveda de la Sierra, Taravilla, Zaorejas, Peñalén y el propio Peralejos de las Truchas, donde se ha celebrado en 2018. Los gancheros eran trabajadores encargados de transportar troncos de madera río abajo desde las comarcas del Alto Tajo y la serranía de Cuenca hasta llegar a Aranjuez, en Madrid. Ríos como el Tajo, el Guadiela o el Escabas fueron utilizados para esta función. Héroes.

Ejemplo de casona señorial serrana en el Alto Tajo

Peralejos de las Truchas es un pueblo con muchísimo encanto

Con esto nos marchamos. Somos conscientes de que nos faltaron muchas maravillas por ver, tanto naturales como patrimoniales. Buenos ejemplos son la ermita de Ribagorda, localizada a varios kilómetros de la villa, o la antigua herrería, abierta en 1513 y operativa hasta 1884. Y parajes, decenas de ellos. Tenemos la sensación de que nos haría falta toda una vida para admirar al completo los tesoros naturales que ofrece Peralejos de las Truchas. Vamos a volver. Muy pronto. De momento tenemos marcado en la agenda el conocido festival dedicado a Bruce Sprignsteen que se celebra a comienzos de agosto. Lo dicho, este pueblo es muy especial.

El edificio del ayuntamiento en Peralejos de las Truchas es muy corriente

Casa Consistorial de Peralejos de las Truchas