Illescas, descubriendo El Greco decorador

Interior del santuario de La Caridad en Illescas, Toledo

Cierto es que los pueblos de la comarca de La Sagra, en la provincia de Toledo, han sonado más últimamente por el boom inmobiliario que por sus encantos. Aquí venimos los zascandiles a poner remedio y exponer las bondades, en este caso, de la villa de Illescas. Porque lo merece. Son palabras mayores, y no exageramos. El patrimonio arquitectónico y artístico de la localidad es enorme. Varios nombres propios destacan, como el hospital-santuario de Nuestra Señora de la Caridad, con sus maravillosas pinturas de El Greco, o la iglesia de Santa María y su Torre Mudéjar.

Cómo llegar a Illescas

Su comunicación es excelente. Se encuentra a medio camino entre las ciudades de Madrid y Toledo, aproximadamente a 35 kilómetros de cada una. El nexo de unión es la autovía A-42, mediante la que se puede aterrizar en pueblos limítrofes como Yuncos o Numancia de la Sagra. Suele llevar bastante tráfico, por lo que hace tiempo se habilitó la autovía de peaje AP-41, la cual tiene salida directa también a Illescas. De su núcleo urbano también parten otras carreteras como la CM-4008 y la CM-4010. Estas conducen a municipios cercanos como Ugena, Carranque, Esquivias o Seseña. Posee una población de 27.332 habitantes (INE 2017), los cuales pertenecen a la comarca de La Sagra.

Qué ver en Illescas

Tras dar varias vueltas por el casco urbano, finalmente estacionamos el auto en la calle Pocilla. No fuimos conscientes de la suerte que tuvimos hasta que, tras andar un tramo de la vía cuesta arriba, salimos al arco de Ugena. También llamada puerta de Ugena, se piensa que data del siglo XI, siendo atribuida al rey Alfonso VI. Es una de las cinco puertas que poseía la muralla que rodeaba a la villa en la Edad Media. Su estilo es mudéjar y está construida en mampostería de ladrillo y piedra caliza. Su planta cuadrada está abierta por dos lados con un arco apuntado y otro de medio punto. A su lado reposa una hermosa fuente.

La puerta de Ugena es de estilo mudéjar y data del siglo XI

Arco de Ugena y fuente anexa

Subimos por la calle San Pedro para, en pocos metros, desembocar en la zona verde más importante de Illescas. Nos referimos al parque Manuel de Vega. En 2005 fue reformado conservando su trazado anterior. El espacio fue alquilado al ayuntamiento para uso público por la Memoria Benéfica D. Manuel de Vega y López. Tiene una superficie de 37.000 metros cuadrados. Tras dar un pequeño paseo hasta la fuente principal, retornamos hasta el arco de Ugena para bajar por la calle Cardenal Cisneros.

La zona verde más importante de Illescas es el parque Manuel de Vega

Parque Manuel de Vega, en Illescas

Ante nosotros apareció uno de los edificios más importantes de Illescas, por no decir el que más. Hablamos del hospital-santuario de Nuestra Señora de la Caridad (s. XVI). Entramos por el patio Castellano, que separa hospital y santuario. A mano derecha nos introducimos en el templo. Son muchos los detalles que se pueden apreciar, como el coro y el órgano del siglo XVII. También la hermosa reja que nos separaba de las principales obras de arte. Destaca por encima de todo el conjunto pictórico del Retablo Mayor, cuyo autor es El Greco. Se trata de una excelente tarea de diseño y decoración que le otorga al santuario un aire de majestuosidad importante. Cinco son las obras del cretense en el complejo: La Virgen de la Caridad, San Ildefonso, La Coronación, La Natividad y la Anunciación. Merece la pena reseñar, además, el impresionante lienzo ubicado en uno de los muros del crucero. Se trata de la obra “El Cardenal Cisneros”, de Alejandro Ferrant.

El santuario de la Caridad, en Illescas, alberga varias obras pictóricas de El Greco

La obra “San Ildefonso”, de El Greco

El nombre de la obra recién citada no es casualidad, y es que el hospital fue fundado por el propio Cardenal Cisneros. Buena parte del museo se alberga en una estancia del edificio. Por desgracia, nos perdimos las visitas guiadas que lo enseñan, pues poco antes de llegar había terminado la última de la mañana. Una pena no poder quedarnos hasta la tarde para verlo. En compensación, entramos a la sala de exposiciones temporales, junto a la recepción del complejo. Disfrutamos de la muestra “Detalles de El Greco”, de Teo Barba. Una auténtica maravilla este conjunto arquitectónico, declarado Bien de Interés Cultural con Categoría de Monumento en 1969.

La plaza de los Infanzones alberga el conocido Olmo del Milagro

vista al hospital-santuario desde la plaza de los Infanzones

Salimos a la plaza de los Infanzones, espacio presidido por el imperial Olmo del Milagro, también conocido como Olmo de la Virgen. Tomamos la calle Real para acortar por la calle Juan Guzmán y salir a la plaza Mayor. El otro gran monumento de Illescas se encuentra aquí. La iglesia parroquial de Santa María (s. XII-XIII) es un espectacular edificio religioso que agrupa varios estilos, entre los que sobresalen el románico y el mudéjar. Posee planta de cruz latina con tres naves. Ha sufrido diversas remodelaciones a lo largo de su historia. Sin dudarlo la vista se va sin querer a la poderosa Torre Mudéjar, conocida como “La Giralda de La Mancha”. También esta declarada Bien de Interés Cultural con Categoría de Monumento desde 1920.

Una de las muestras más importantes del patrimonio religioso de Illescas es su iglesia de Santa María

Iglesia de Santa María y Torre Mudéjar, en Illescas

A los pocos metros desembocamos en la contigua plaza del Mercado, hogar del Ayuntamiento, ubicado en el antiguo espacio destinado a la cárcel. De estilo neomudéjar, posee dos plantas en las que destaca la extensa balconada y las puertas y ventanas con arcos de medio punto, que suman un total de catorce. Retornamos a la calle Real para adentrarnos en la calle La Fuente.

El ayuntamiento de Illescas posee en su fachada catorce arcos de medio punto

Casa consistorial de estilo neomudéjar

Desembocamos en La Almazara, conjunto de edificaciones típicas castellanas del siglo XX que actualmente conforman un centro turístico y cultural. Conserva la infraestructura de una antigua almazara, de ahí que sea centro de interpretación del aceite, aunque también alberga un punto de información turística. Para nuestra desgracia, se encontraba cerrado cuando pasamos, por lo que solo pudimos echarle foto a la portada. La desdicha nos persigue.

La Almazara es un centro cultural y turístico de Illescas, en la provincia de Toledo

Entrada de La Almazara, una pena no poder acceder

Practicamos la contradicción subiendo la calle Bajada a la Fuente. Tras andar un poco nos topamos con el convento de las Concepcionistas Franciscanas (s. XVI), fundado por iniciativa del Cardenal Cisneros. Solo pudimos entrar a la iglesia, puesto que el convento es de clausura y no puede ser visitado. La entrada se encuentra junto a la plaza de las Monjas.

El convento de las Concepcionistas de Illescas fue fundado por el Cardenal Cisneros

Convento de las Concepcionistas Franciscanas, en Illescas

Tocaba poner rumbo al auto. Para ello volvimos por la calle Cardenal Cisneros hasta el arco de Ugena y después tomando la calle Pocilla. Simplemente sublime. Illescas nos sorprendió con uno de los patrimonios más impresionantes desde que zascandileamos. Su visita es más que recomendable. Sin duda un foco de turismo potente para esta, muchas veces, denostada comarca de La Sagra. Volveremos para visitar el museo del hospital-santuario y La Almazara. Es una promesa.