Museo de Obra Gráfica, Fundación Antonio Pérez, en San Clemente

Cuando aterrizamos en la plaza Mayor, lo primero que hicimos es fijarnos en esa maravilla del renacimiento manchego. El Antiguo Ayuntamiento. Nos acercamos para comprobar que la sede del Museo de Obra Gráfica de la Fundación Antonio Pérez se encuentra allí. No dudamos en entrar para disfrutar del arte que impregna sus paredes. Nos esperaba el Equipo Crónica, Saura, Zóbel, Millares, Feito, Tapies e incluso Andy Warhol.

Cómo llegar al Museo de Obra Gráfica de San Clemente

Existen numerosas vías que atraviesan el término municipal de la localidad manchega. AP-36, A-43, N-310, CM-3009, CM-3112 o CM-3117, son algunos ejemplos. Una vez dentro del núcleo urbano solo hay que llegar a la plaza Mayor, centro neurálgico de la villa, y presentarse en la antigua casa consistorial, fácilmente reconocible por su belleza. En 2016 se celebró el décimo aniversario de su inauguración. Nosotros tuvimos la suerte de contemplar la hermosa exposición temporal que había cuando fuimos a comienzos de año. Se trataba de “Arquitecturas del desaliento”, de Xavier Monsalvatje.

El Museo de Obra Gráfica, Fundación Antonio Pérez, en San Clemente

Entramos al museo por El Toril, espacio en el que antiguamente se guardaba a los toros antes de las corridas, cuando antaño se celebraban en la actual plaza Mayor. Esta zona se inauguró en 2010, y además de la recepción y puesto de información de la oficina de turismo, alberga la enorme obra “Cupito… ¿y por qué no?”, realizada en el año 2004 por el artista Carlos Pazos. Sus enormes dimensiones llegan hasta la segunda planta del edificio. Una vez asombrados, nos atendió la amable trabajadora explicándonos el recorrido y la exposición temporal que había. Comenzó el zascandileo artístico.

Exposiciones Temporales del Museo de Artes Gráficas de San Clemente

Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Artes Gráficas de San Clemente

Lo primero que hicimos fue pasar a la Sala Temporal, donde disfrutamos con la muestra de Xavier Monsalvatje, “Arquitecturas del desaliento”. Toda una exposición desenfadada y reivindicativa que nos dejó maravillados. Jamás pensamos que veríamos un inodoro como una obra de arte. No solo eso, multitud de objetos estaban dibujados siendo soporte de la imaginación contestataria. Varios cuadros completaban el espacio ofreciendo la misma visión. Nos encantó. No sabemos en qué museo se encontrará actualmente, pero si hay ocasión, visitadla.

Escalera del Museo de Obra Gráfica de San Clemente

Volvimos sobre nuestros pasos para ascender por las escaleras a la primera planta, mientras contemplábamos las primeras obras de Luis Feito, Equipo Crónica, Luis Gordillo y Antonio Saura. Entramos primero en el espacio dedicado al informalismo español. Quedamos maravillados con obras de Fernando Zóbel, Gustavo Torner, Antoní Tapies, Manolo Millares o Rafael Canogar. Seguimos de frente para entrar en la Sala Corneille, con magníficas vistas a la plaza Mayor de San Clemente. Está dedicada al fenomenal artista belga, integrante del Grupo Cobra, movimiento artístico surgido a mediados del siglo XX. Encontramos a lo largo del espacio varias vitrinas que contienen interesantes documentos pertenecientes a exposiciones temporales. Al final de la sala hallamos un pequeño espacio que resultó ser la biblioteca. Contenía estupendos libros y catálogos, además de obras magníficas de artistas tales como Gerardo Rueda, Max Neuman, Alfonso Fraile y Óscar Lagunas.

Cuadro de Fernando Zóbel en San Clemente

De nuevo hacia las escaleras para seguir subiendo a la segunda planta. Antes de entrar en la Sala Pop, ya veníamos observando por las paredes varias obras que no tenían mucho que ver con lo que habíamos contemplado antes. Básicamente lo opuesto al informalismo. El Pop Art surgió en los años 50 y 60 como oposición a la abstracción. Podemos ver en en sus obras los colores vivos y la utilización de iconos que forman parte de la cultura popular. Obras del Equipo Crónica o de su integrante Manolo Valdés son fáciles de hallar. Pero también de El Manchas, Carlos Pazos, Joan Verdú, Valerio Adami o el mismísimo Andy Warhol con su Marilyn Monroe. Otra sala ocupa la segunda planta, hablamos de la dedicada al brillante Antonio Saura. Podemos contemplar muestras de sus primeros años cuando pertenecía al Grupo El Paso o posteriores, cuando ya era una de las máximas figuras del panorama artístico español. Toda una maravilla.

Marilyn Monroe – Réplica de Andy Warhol

De este modo concluyó nuestra visita a este inspirador lugar. Quedamos tan gratamente sorprendidos que decidimos dedicarle un post en solitario. Este post, el cual va acompañado, por supuesto, de nuestra más sincera recomendación. Entrad y disfrutad, no os vais a arrepentir. Su edificio y su colección conforman un diez. Volveremos.

Arte Pop en San Clemente