Las minas del cristal del Imperio romano

Mina_lapis_specularis_Saceda_Cuenca
Guias_minas_cristal_cuenca
Mapa_minas_lapis_specularis_Cuenca
Mina_cristal_romano_Torralba
Lapis_Specularis_Torrejoncillo_Alcarria

En 1955 un vecino de la localidad alcarreño conquense de Torrejoncillo del Rey, Pedro Morales, descubrió una cavidad en un cerro del término municipal conocido como ‘La Mora Encantada’ e inició una excavación sacando a la luz un tesoro oculto: una mina romana de lapis specularis (variedad del yeso conocida como piedra de espejo o espejuelo por dejar pasar la luz), que los romanos utilizaron como cristal durante la época imperial, hace 2.000 años. Aunque después de su muerte fue relegada al olvido, se retomó su explotación dentro de la investigación arqueológica del proyecto ‘Cien mil pasos alrededor de Segóbriga’ y tras su acondicionamiento para las visitas con los fondos del Plan de Mejoras de Infraestructuras Turísticas (Plamit) de la Diputación de Cuenca, está abierta al público los fines de semana (se pueden realizar visitas guiadas de unos 50 minutos los sábados y domingos).

Esta mina es una de las más importantes que se conocen en la provincia y una de las más valiosas y atractivas para el turismo por sus espectaculares cristales de gran tamaño y excepcional transparencia. Pero no es la única de la zona. La ‘Cueva de Sanario (Sanabrio o Salario)’, en Saceda del Río (pedanía de Huete), comenzó a recibir visitas en abril de 2015 (los sábados y domingos previa solicitud en la Oficina de Turismo optense). En ella se han habilitado dos espacios mineros, uno accesible a todo el público, en el que destacan los cristales entrecruzados, transparentes y de gran belleza que los romanos no explotaron, y otro orientado a la espeleología. Además de una nueva intervención arqueológica, en próximas actuaciones se mejorará la electrificación e iluminación y el acceso interior con barandillas y otros elementos que otorguen más seguridad.

También la mina de ‘Pozolacueva’ en Torralba, la tercera rehabilitada en la Alcarria conquense —además de la de Osa de la Vega, en La Mancha, donde también se ubica el Centro de Interpretación—, está pendiente de la construcción de un acceso horizontal para su apertura a todo el público, pues el actual es vertical por un pozo de 11 metros de profundidad a través de una escalera. En ella destacan los megacristales de grandes volúmenes y tamaños métricos.

Para obtener una visión completa de estos recursos rehabilitados el año pasado, se han editado cuatro guías informativas —gracias al trabajo conjunto de los grupos de acción local CEDER-Alcarria Conquense, ADI El Záncara y Adesiman— que fueron presentadas la semana pasada en la Feria Internacional del Turismo (Fitur) 2016 por sus coordinadores y directores, los arqueólogos que han realizado las intervenciones, María José Bernárdez y Juan Carlos Guisado, de la Asociación Lapis Specularis. Los documentos incluyen un plano de localización y accesos —con la distancia kilométrica de las ciudades más cercanas y las coordenadas GPS para llegar en vehículo— además de fotos, planimetrías, imágenes en 3D, bibliografía relacionada y los datos de los ayuntamientos para concertar las visitas. Los contenidos de las cuatro se complementan, pues junto a los capítulos dedicados a la historia y el entorno de cada mina, hay otros individuales dedicados a aspectos concretos de la minería del lapis specularis como el transporte, el trabajo o la vida cotidiana del minero.

Junto con estas guías, también han publicado el cuaderno ‘El Viaje de Mercurio’, destinado a entretener y dar a conocer este patrimonio de una manera más visual y amena, obviando datos y terminologías más técnicas, con una historia novelada que relata el viaje del joven italiano Mercurio por las tierras de la Hispania del siglo I y otra parte de propuestas de actividades, juegos y pasatiempos.

Sin embargo, estas minas son una pequeñísima muestra de los inmensos complejos mineros que existen principalmente en la Alcarria conquense, aunque también en otras zonas de Cuenca, pues su distribución geográfica se ajusta a la descripción del naturalista, escritor y militar latino Plinio el Viejo quien aseguró que, aunque este mineral podía extraerse en Chipre, Sicilia, la Capadocia, e incluso África, el de mayor calidad por ser más traslúcido se encontraba en el territorio que abarcan “cien mil pasos alrededor de Segóbriga”. De hecho, según los análisis isotópicos realizados por la Universidad de Módena y Reggio Emilia (Italia) presentados en el ‘2º Congreso Internacional de Lapis Specularis’, celebrado el año pasado en la provincia, estas minas minas abastecieron a la ciudad romana de Pompeya, pues la mayoría de las placas localizadas que lempleaban a modo de vidrio para cubrir huecos y ventanas provenían de explotaciones de Cuenca.

Entrada a la mina de Torralba

Entrada a la mina de Torralba

Dado que su trascendencia ha pasado a ser internacional, la Junta de Castilla-La Mancha ha anunciado su intención de solicitar que sean declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, lo que sería un aval del interés, la calidad y la conservación que también les permitiría integrarse en redes de producto y generar sinergias con otros destinos. Además, serán incluidas dentro de una ruta turística romana que también contemplará yacimientos de la zona como Ercávica (Cañaveruelas), La Cava (Garcinarro) y Noheda (Villar de Domingo García) —tras su futura musealización y puesta en valor— dentro de un futuro ‘Plan de Turismo para Cuenca y su provincia’, presentado en Fitur 2016 por el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro. Por su parte, la Diputación de Cuenca considera que las cuevas pueden ser un importante motor de desarrollo económico por lo que formarán parte del programa ‘Conoce tu Provincia’ y de los recorridos turísticos por la “Cuenca romana”, que englobarán el Mausoleo de Llanes, en Albendea y los yacimientos arqueológicos de Segóbriga, Ercávica y, en un futuro, Noheda.

Además, por estos complejos mineros discurre la antigua calzada romana por la que transportaban el lapis specularis para su distribución comercial todo el Imperio, hoy sendero de gran recorrido GR-163, más conocido como ‘Ruta del Cristal de Hispania’. Es otra de las áreas en las que los grupos de desarrollo local han trabajado en los últimos años para dinamizar el patrimonio, instalando carteles informativos, una nueva señalización, zonas de descanso e indicadores en acero en cada municipio por el que discurre un trayecto de 170 kilómetros desde Ercávica (Cañaveruelas) hasta San Clemente (La Mancha), también habilitado para el cicloturismo.

*Gran parte de las fotografías que ilustran esta información pertenecen a la Asociación Lapis Specularis.

Alcarria_Es_Mas_Cuenca_Blog

Autor
Alcarria Es Más es el primer y único portal informativo específico de la Alcarria conquense, una zona que engloba 69 pueblos con escasa presencia en los medios de comunicación y poco difundidos como destinos turísticos. Su objetivo es poner en valor su riqueza, dar voz a sus habitantes, facilitar el acceso de estos a los recursos y difundir las amplias y variadas posibilidades que ofrece a sus potenciales visitantes, impulsando con todo ello su desarrollo.