Mesón de Don Quijote, en Mota del Cuervo

Ensalada de Perdiz, Mesón Don Quijote de Mota del Cuervo

Cuando comenzamos a zascandilear estuvimos en las V Jornadas de Recreación Histórica en el castillo de Belmonte. Tras terminar de ver el espectáculo por la mañana, partimos hacia el cercano pueblo de Mota del Cuervo  para visitar sus calles. Para no perder las costumbres, llegamos a la hora de comer y, tras repostar en una gasolinera, observamos a pocos metros el Hotel Mesón de Don Quijote. Sin pensarlo, entramos a llenar la panza.

Una fila de curiosos taburetes de madera anclados al suelo nos esperaba. Tomamos asiento junto a la barra y el amable hostelero nos preguntó sobre los refrigerios que pretendíamos beber. Dos botellines. Echamos un ojo a la carta y apenas esperó el hombre un minuto cuando le citamos los platos que nos apetecía degustar.

Somos bastante seguidores de los locales con apartado en la carta para platos típicos. Por lo tanto, seguimos esta línea. Ensalada de perdiz, mojete manchego y unos duelos y quebrantos. El mojete fue lo primero que trajeron. Básicamente consiste en tomate de huerta picado, cebolla, aceitunas negras, atún y huevo cocido, a modo de ensalada. Los ingredientes, dependiendo de la zona, pueden variar ligeramente. Trincamos del cestillo del pan sin perder tiempo y empezamos a comer.

Mesón Don Quijote en Mota del Cuervo, Mojete

Mojete Manchego en el Mesón Don Quijote de Mota del Cuervo

Casi cuando estábamos terminando el mojete trajeron la ensalada de perdiz. Estaba para chuparse los dedos de los pies, pero necesitábamos algo contundente. Cuando se nos empezaba a poner cara de oveja con tanta comida sana, aterrizaron los duelos y quebrantos. Tradicional de la cocina manchega y famosos en todo el mundo gracias a la novela cuyo protagonista da nombre a este bendito establecimiento. Para aquellas personas que desconozcan el plato, consiste en un revuelto de huevos con chorizo, jamón y tocino. Al igual que hemos mencionado antes con el mojete, entre otras muchas recetas, puede variar en algún ingrediente dependiendo de la región, en este caso, por ejemplo, con la inclusión de sesos de cordero.

Duelos y Quebrantos, Mesón Don Quijote (Mota del Cuervo)

Los tradicionales Duelos y Quebrantos

Una vez terminado nuestro delicioso menú, preguntamos al amable hostelero si nos podía dejar hacer algunas fotos del hotel/mesón con el fin de luego publicarlas en este post, a lo que accedieron cordialmente. El sitio es muy bonito, con decoración rústica y varios detalles manchegos, incluida una figura de Don Quijote a tamaño real. La verdad es que resulta un lugar placentero, además de para comer, para alojarse.

Don Quijote en el mesón de Mota del Cuervo

FIgura de Don Quijote en el mesón

Llegaba la hora de abonar y de partir. Mota del Cuervo nos esperaba para seguir zascandileando. Dimos las gracias por el trato recibido guardando en nuestra agenda este genial establecimiento. Así da gusto.