Laguna de Uña y Embalse de La Toba

Panorámica de la Laguna de Uña

Ha llovido desde que publicamos nuestro post sobre el municipio serrano de Uña. Durante la excursión dedicamos buena parte del tiempo a contemplar un lugar muy llamativo e inevitablemente ligado al pueblo. Su laguna. La Laguna de Uña. Una vez abandonamos la localidad, a los pocos kilómetros nos paramos en otro precioso lugar, el embalse de La Toba. Hoy os hablaremos sobre estos dos parajes naturales.

La Laguna de Uña

Tras visitar la ermita de la Virgen del Espinar, nos acercamos al mirador de la laguna para poderla ver en todo su esplendor. Este humedal se originó gracias al arroyo del Rincón, afluente del Júcar, el cual se embalsaba por un depósito tobáceo originando una pequeña laguna de tres hectáreas con forma de trébol. Posteriormente, en 1925, se amplió de manera artificial para abastecer la central hidroeléctrica del Salto en Villalba de la Sierra, formando la actual laguna, de quince hectáreas, aproximadamente.

Bajamos con mucho cuidado por unos riscos hasta la orilla, desde donde comienza una pasarela de madera que se adentra en ella para poder contemplar el paisaje desde una perspectiva más cercana. Actualmente la profundidad no sobrepasa los 15 metros, ya que, lamentablemente, está sufriendo un proceso de colmatación.

Existe una gran cantidad de fauna y flora en la laguna. Vegetación como el carrizo, la espadaña, el junco de laguna o el lirio amarillo. Y dentro de la fauna, aves como ánades reales, patos cuchara, fochas o zampullines chicos. Dentro del agua abundan los barbos mediterráneos, las bermejuelas, las bugas de río o las carpas comunes.

Pato en la Laguna de Uña, Cuenca

Fauna vegetal y animal en la Laguna de Uña

Recomendamos el recorrido del Sendero del Escalerón a la Raya (PR-CU 37), de 9 kilómetros de distancia. Saliendo desde el pueblo, tomaremos el camino de piscifactoría una vez pasado por el mirador de la laguna. Seguiremos con la subida al “Escalerón” y, tras este duro tramo, cogeremos la pista forestal que discurre por los cortados. Volveremos al pueblo pasando por “La Raya”, destacar la indescriptible panorámica de la laguna y el pueblo, que presenciaremos. La belleza de este sendero, el cual da un rodeo largo a la laguna, es digna de mención.

Pasarela de Madera en la Laguna de Uña

Pasarela de Madera en la Laguna de Uña

Subimos de nuevo hacia el mirador y nos dirigimos al coche, aparcado a pocos metros. Nos despedimos del maravilloso pueblo de Uña y de su laguna, para desplazarnos unos pocos kilómetros más adelante por la carretera CM-2105, hasta el embalse de La Toba.

El Embalse de la Toba

Orilla del embalse de la Toba, en Cuenca

Embalse de la Toba en Cuenca

Aparcamos en uno de los varios miradores que tiene el extenso pantano (más de 150 hectáreas) y descendimos hasta la orilla para tomar unas instantáneas de auténtica belleza. El entorno y el colorido de sus aguas conforman un paisaje espectacular. De este escenario podemos destacar la muela de La Madera, hogar de numerosos buitres y demás rapaces.

El embalse es creado por el río Júcar junto a otros afluentes, como el Valdemeca, y pequeños arroyos. Posee una presa de gravedad creada en 1925 y que regula el caudal desviándolo a la Laguna de Uña. Junto a la presa se encuentran las casas de la central hidroeléctrica que existen en el embalse.

Nos entraron buenas ganas de pegarnos un baño, y más siendo la época que era, pero entre que no llevábamos bañador ni toalla, y que, para variar, íbamos con retraso en nuestra ruta de pueblos que ver para ese día; al final nos quedamos con las ganas, esperando volver muy pronto para quitarnos la espinita. En los meses de verano, es una de las zonas de baño más visitadas en la provincia de Cuenca, un auténtico lujo poder pegarse un chapuzón en la Serranía de Cuenca.

Así terminó nuestra visita a estos maravillosos lugares. Nos marchamos con lástima, pero se terminaba la mañana y empezaba el hambre a fastidiar. Nuestro destino era Tragacete. Gasolina para continuar sobre ruedas, y revuelto de espárragos para no caer desmayados. Pero esa es otra historia que contaremos a no mucho tardar.

Vista lejana de la Laguna de Uña

Tanto la Laguna de Uña como el Embalse de la Toba son dos lugares totalmente recomendables.