La Laguna de El Hito

Con el nuevo año siguen llegando las entradas de naturaleza. No todo van a ser pueblos y construcciones, también merece la pena reseñar los parajes impresionantes que posee nuestra provincia. Hoy nos desplazamos a la Mancha Alta para ver uno de los humedales más característicos e interesantes de Cuenca. Hablamos de la laguna de El Hito, declarada Reserva Natural en el año 2002 por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Cómo llegar a la laguna de El Hito

Se encuentra ubicada entre los municipios de Montalbo y El Hito. Podemos hallar el desvío en la carretera CM-3120 que conecta las anteriormente citadas localidades junto con Villarejo de Fuentes. También es posible acceder al humedal mediante el inicio de su sendero local temático situado en Montalbo, junto a la iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos. Esta localidad manchega está perfectamente comunicada, muestra de ello es el paso de la autovía A-3 por su término municipal. Quedan relativamente cerca capitales de provincia como Cuenca, Madrid, Albacete o Toledo.

Qué ver en la laguna de El Hito

Es un humedal endorreico estacional cuya principal característica es la salinidad. Se forma por la acumulación de agua de lluvia en una depresión de terreno, no recibe aporte de los ríos. Debido a esta circunstancia, su nivel hídrico y extensión varía mucho en función de la cantidad de precipitaciones que caen durante el año. Sobre los meses de marzo y abril, generalmente, se comienza a secar debido al calor y la ausencia de lluvias. Sus aguas son salinas debido a los yesos miocénicos sobre los que se localiza la laguna. En los meses con mayor nivel hídrico la salinidad es menor, aumentando a medida que se va evaporando el agua. En verano, con su completa sequía se originan depósitos de sal que le confieren un característico color blanco.

La laguna y El Hito

El vaso lagunar es muy poco profundo, llegando como máximo a alcanzar el metro. La extensión de la zona protegida es de 950 hectáreas las cuales comparten los términos municipales de Montalbo y El Hito. La laguna en sí, dependiendo de las precipitaciones, alcanza como máximo las 290 hectáreas. Es un humedal muy importante para las aves acuáticas. Su distancia y aislamiento con respecto a otros sirve como parada obligatoria para muchas especies migratorias como la grulla. Debido a esta relevancia es uno de los ocho humedales Ramsar (de importancia internacional) que existen en Castilla-La Mancha.

Su extensión depende de las precipitaciones

Debemos comentar que hemos visitado la laguna en un par de ocasiones. La primera nos acercamos tomando el desvío de la carretera CM-3120. Allí encontramos una serie de paneles indicativos y buenas vistas, aunque no había demasiada fauna y el humedal estaba carente de esplendor. A pesar de ello pudimos sacarle fotos a algún chozo cercano. La segunda ocurrió cuando fuimos a los pueblos de Montalbo y El Hito, en ambos existen unos miradores muy buenos en los que divisarla en toda su brillantez, además existe un sendero temático que los conecta: el sendero medioambiental de la Laguna de El Hito (SL-CU 01). A mitad de recorrido encontramos el “Jardín Botánico de la laguna de El Hito” y el observatorio de aves. Es ciclable y de dificultad baja.

Mirador en Montalbo

Esta Reserva Natural consta de una vegetación halófila de gran interés botánico, distintas especies de plantas que se adaptan a la característica salinidad y humedad del lugar. Hablamos de especies como el lepidium cardamines, la hierba salada o salicornia, el albardín, la gypsophila bermejoi, el género limoniun o los carófitos. Esta vegetación está rodeada de pastizales y cultivos de cereal. Con respecto a la fauna, el grupo más importante son las aves. La laguna de El Hito tiene mucha importancia como parada en la migración de la grulla común, llegando a alcanzar cifras en torno a los 9000 y 10.000 ejemplares. Otras como la avutarda, el aguilucho cenizo, el alcaraván, el ánabe rabudo, la cerceta común o el tarro blanco pueden verse, sobre todo en los meses de invierno.

Chozo cercano al humedal

Sin duda uno de los parajes naturales más importantes que tenemos en la provincia. Junto con el Complejo Lagunar de Manjavacas es el humedal más significativo de Cuenca. Recomendamos encarecidamente su visita por las características hidrogeológicas, faunísticas y botánicas. Si queremos observar grullas, los meses los meses de octubre y noviembre, así como febrero, son perfectos. En los inicios de la primavera también es buena época para contemplarla en toda su plenitud. Las temporadas con escasas precipitaciones no son recomendables para acudir.

Nos queda pendiente la visita en el punto álgido de grullas comunes. Un espectáculo que seguro es digno de ver. Además, dada su buena comunicación nos presentamos enseguida. Naturaleza en estado puro en la Mancha Alta conquense. Apetece siempre.