Entrevista múltiple a los ganadores del I Premio de Periodismo Local de la APC

Gorka Díez, Paco Auñon, Leo Cortijo y Belén Martín

LAsociación de la Prensa de Cuenca entregó el pasado 24 de enero, con motivo de la festividad de San Francisco de Sales, los premios de periodismo en una primera edición que congregó a grandes profesionales locales del sector. Gorka Díez fue el ganador del Premio APC al trabajo del año, Leo Cortijo se llevó el Premio APC al periodista novel, Paco Auñón y Belén Martín recibieron de forma extraordinaria dos menciones especiales “por la calidad de sus trabajos” y, por último pero no menos importante, Alfonso Víllora se llevo el Premio APC a la trayectoria periodística. Lanzamos una serie de preguntas comunes a los cuatro primeros. Desde aquí queremos agradecer su amabilidad y disposición por colaborar con nosotros. Os dejamos las entrevistas:

Gorka Díez

Gorka Díez, de Las Noticias de Cuenca

Ganador por unanimidad del I Premio de Periodismo de la Asociación de la Prensa de Cuenca. “Los siglos pasan, la violencia de género se mantiene” es el trabajo por el que ha sido premiado. Trabaja en Las Noticias de Cuenca.

¿Qué supone para ti este premio que otorga la Asociación de Periodistas de Cuenca?

Entiendo que siempre es un honor recibir un premio, y más cuando procede de tus compañeros de profesión, que organizaron el concurso y eligieron un jurado contrastado que eligió mi trabajo por unanimidad.

¿Cómo surgió la idea de tu trabajo ‘Los siglos pasan, la violencia de género se mantiene’, por el cual has sido premiado?

La directora del archivo histórico provincial, Almudena Serrano, había investigado en casos de violencia de género acaecidos desde el siglo XVI hasta la actualidad con información de casos judiciales que hay en el archivo. Me habló de algunos de esos casos, algunos espeluznantes, y muy similares a los que siguen produciéndose a día de hoy, y  encontré un material muy interesante para hacer un buen artículo. Lo titulé ‘Los siglos pasan, la violencia de género se mantiene’. Es un titular simple pero por desgracia es lo que pasa. Lo completé con el relato de una mujer que hace años fue víctima de la violencia de género y aún le quedan secuelas y con una entrevista a la directora del Instituto de la Mujer de C-LM, Araceli Martínez.

¿Siempre tuviste clara la vocación de periodista o pensaste en alguna otra profesión para dedicarte?

Estudié Periodismo porque me gustaba escribir. Más relatos literarios, sobre todo humorísticos. Y al estudiar Periodismo, junto a muchas más cosas, algo supongo que aprendí a escribir. Lo que pasa es que cuando te dedicas profesionalmente al periodismo al llegar a casa uno no tiene ni tiempo ni ganas de embarcarse en algo digamos más literario. O al menos a mí me pasa eso. Aunque el periodismo también es una forma de literatura y, en realidad, ahora mismo el género que más me gusta como lector es el de la literatura de no ficción, que viene a ser un periodismo novelado, con ejemplos como Kirmen Uribe, Leila Guerriero, Manuel Vicent o Enmanuel Carrère (salvo ‘El Reino’).

¿Qué le aconsejarías a un estudiante que comienza la carrera de periodismo en Cuenca?

Que, además de seguir las clases, lea, tanto periódicos (sobre todo en papel, que uno se concentra más y deja más poso) como libros de todo tipo (literatura, ensayo, historia) buscando, eso sí, que sean de cierta calidad. A mí de estudiante me gustaba perderme en la biblioteca de Las Conchas de Salamanca e ir de un autor a otro. Allí descubrí a Milan Kundera, Juan José Millás, Cesare Pavese… Leyendo es como mejor se aprende a escribir. Aunque luego, claro, hay que ponerse.

Me gustaba perderme en la biblioteca de Las Conchas de Salamanca e ir de un autor a otro.

¿Cuál es la noticia que más te ha gustado dar en tu carrera?

Una que me hizo ilusión, la de que Bob Dylan iba a actuar en Cuenca, en el año 2008. En realidad la dio un compañero de redacción, creo, pero estábamos varios detrás de ello y luego yo me encargué de hacer varias previas para levantar la expectación. Aunque lógicamente lo que me hubiera gustado hubiera sido entrevistar a Bob.

¿Y la que te gustaría dar?

Pues, para no pedir algo imposible, o sí, que instalen un ascensor o escaleras mecánicas de acceso al Casco Antiguo.

¿Crees que Cuenca está lo suficientemente valorada como destino turístico?

Creo que nos conocen bastante en Madrid y Valencia, que las tenemos cerca, pero muy poco en otras partes de España, quizá con la excepción de la gente a la que le gusta mucho el monte y la multiaventura. Belleza tiene, pero le hace falta más promoción. Eventos de gran calado, como la Semana de Música Religiosa o la reciente exposición de Ai Weiwei, por ejemplo, creo que son lo que hace falta. Cuestan dinero, pero es el camino: programar igual menos pero buscando la calidad y la excelencia, pensando no solo en el público conquense, sino también en el de fuera, para que nos visite y se genere riqueza y empleo. También nos haría falta, claro, ese remonte mecánico al Casco Antiguo. Y que la estación del AVE llegara al centro.

¿Cuáles son tus lugares preferidos para visitar en la provincia de Cuenca?

Reconozco que en los dieciséis años que llevo viviendo en la capital no he visitado la provincia lo que debería. Quizá porque las distancias son muy grandes. Pero de lo que he visto me gusta San Clemente, con su Museo de Obra Gráfica, y hace poco me resultó curiosa la playa de Cañamares. Palomera, que está muy cerca de la capital, también me parece un pueblo muy bonito. Y Los Callejones de Las Majadas me parecen tan impactantes como la Ciudad Encantada.

Exposiciones Temporales del Museo de Artes Gráficas de San Clemente

Sala de Exposiciones Temporales del Museo de Artes Gráficas de San Clemente

Leo Cortijo

Leo Cortijo, de la Tribuna de Cuenca

Ganador del Premio APC al periodista novel. Además de por su excelente trayectoria, el jurado tuvo en cuenta su trabajo “Historias de una integración”. Es redactor de La Tribuna de Cuenca.

¿Qué supone para ti este premio que otorga la Asociación de Periodistas de Cuenca?

Personalmente creo que lo mejor es que hayan sido los compañeros de la prensa, que son los que más conocen tu labor diaria, los que se hayan acordador de ti. Para una profesión en la que hay tantos sinsabores, un reconocimiento así es un espaldarazo o un impulso para seguir adelante. Un refuerzo moral para continuar en la brecha. Por tanto, alegría e ilusión, pero también responsabilidad por saber que hay que estar a la altura y responder al premio en sí.

¿Cómo surgió la idea de tu trabajo “Historias de una integración”, por el cual has sido premiado?

En realidad he sido premiado en la categoría de Periodista Joven, por mi trayectoria en ese sentido. Aunque también es cierto que han tenido en cuenta el trabajo que mencionáis. Se trata de un trabajo con personas con Síndrome Down, que están trabajando. Queríamos conocer y contar historias de superación e integración laboral. Conocimos a gente maravillosa, que trabaja con ilusión día a día y sacamos además una lección moral. Un principio del periodismo es dar voz a aquellos que no la tienen, y muchas veces este colectivo carece de ella. Por ahí iba también muy destinado nuestro reportaje.

¿Siempre tuviste clara la vocación de periodista o pensaste en alguna otra profesión para dedicarte?

Sí, siempre. Desde que tengo uso de razón, como se suele decir, sabía que quería ser periodista. Siempre he llevado la profesión dentro y tenía la vocación.

¿Qué le aconsejarías a un estudiante que comienza la carrera de periodismo en Cuenca?

Sobre todo y ante todo, constancia y trabajo. Pero además, que se especialice en un tema, que sea curioso, proactivo y vaya más allá del límite en el que se queda el resto. Un periodista tiene que llevarlo dentro, si no, mal asunto. Más vale cambiar de carrera cuanto antes. Que también le ponga ilusión y tenga esperanza en el futuro, por muy mal que se lo pinte. Si se quiere, se puede.

Un periodista tiene que llevarlo dentro, si no, mal asunto.

¿Cuál es la noticia que más te ha gustado dar en tu carrera? ¿Y la que te gustaría dar?

Aunque suene muy poético, creo que la mejor noticia está por dar todavía. Ha habido muchas y muy bonitas a lo largo de tantos años de profesión, que ya son diez, y echando la vista atrás se me vienen muchos a la cabeza. Sobre todo me gustan aquellos que están ligados al aspecto social, como el que hablábamos antes de las personas con síndrome de Down

¿Crees que Cuenca está lo suficientemente valorada como destino turístico?

Personalmente creo que sí, pero habría que trabajar más, mucho más, en ese sentido. Estamos a medio camino de convertirnos en una provincia de interior de referencia.

¿Cuáles son tus lugares preferidos para visitar en la provincia de Cuenca?

Además de la propia capital, de la provincia me quedo con la Manchuela, en la que me crié. Casasimarro, La Jara, Motilla… hay pueblos y gentes maravillosos por allí.

Silueta de la basílica de Nuestra Señora de la Asunción, en VIllanueva de la Jara

Atardecer en la basílica de Nuestra Señora de la Asunción, en VIllanueva de la Jara

Paco Auñón

Paco Auñon, de Cadena Ser Cuenca

Recibió, de forma extraordinaria junto a Belen Martín, una mención especial por su trabajo “Cada vez somos menos”. Es periodista de la Cadena Ser.

¿Qué supone para ti este premio que otorga la Asociación de la Prensa de Cuenca?

Estoy muy contento, la verdad. Entiendo que solo había un primer premio, pero agradezco que el jurado tuviera en cuenta ‘la calidad de mi trabajo’, como reflejaron en el acta, para destacarlo con una mención especial. Llevo veinte años en esta profesión, he realizado muchos reportajes, muchos trabajos periodísticos, pero estos eran los primeros premios que se convocaban en Cuenca y no dudé en presentarme. Así que estoy muy agradecido, sí.

¿Cómo surgió la idea de tu trabajo “Cada vez somos menos”, por el cual has recibido la mención especial?

El tema de la despoblación en la provincia de Cuenca está, desgraciadamente, muy de actualidad en los últimos años. Cada actualización del padrón nos da un palo. Para acompañar los últimos datos decidí realizar este reportaje con testimonios de personas de los pueblos más pequeños. Se realizaron entrevistas en El Pozuelo, Torralba, Ribatajada y Ribatajadilla, Valdemeca, Huerta de Marojales y con el cura de Castillo de Albaráñez. Fueron varios viajes a estas localidades, muchas veces aprovechando mis fines de semana libres, para charlar con ellos y conocer la problemática que tienen. Con todos esos testimonios se conformó el relato para el reportaje.

¿Siempre tuviste clara la vocación de periodista o pensaste en alguna otra profesión para dedicarte?

No recuerdo que quisiera ser otra cosa antes de tener claro que quería ser periodista. Bueno, tal vez escritor. Siempre me ha gustado mucho leer y ya imaginaba cómo sería escribir un libro, pero finalmente me decidí por la comunicación. Cuando era pequeño escuchaba la radio porque estaba puesta en casa. La escuchaba mi hermano. También en casa de mi tía se escuchaba. Y a mí acabó gustándome la radio hasta el punto de crear mi profesión frente a un micrófono. Cuando terminé mis estudios de Secundaria no puede entrar en la facultad de Periodismo porque no me llegaba la nota, así que me matriculé en Psicología. Pero la cabra tira al monte y pronto reconduje mi vocación.

¿Qué le aconsejarías a un estudiante que comienza la carrera de periodismo en Cuenca?

¡Uf! Dos cosas. Que no sabe lo que hace y que ha elegido la profesión más bonita del mundo. Hay que advertirles de que el periodismo, como otras profesiones, se desarrolla mejor si es vocacional. Esto te tiene que gustar porque ahora mismo las condiciones laborales no son como muchos imaginan.  Se cobra poco y se trabaja mucho. Mucho. Pero, si de verdad te gusta comunicar, contar historias; si tienes alma de reportero, de investigador; si tienes un poco de romanticismo en las entrañas y no te importa malvivir con un sueldo mísero, mientras tengas la satisfacción de que tus historias llegan a la gente y consigues captar su atención o, incluso, emocionarles, entonces ánimo.

¿Cuál es la noticia que más te ha gustado dar en tu carrera? ¿Y la que te gustaría dar?

Para los que trabajamos en la información local, dar una noticia de un avance social, económico o de infraestructuras en la ciudad o en la provincia, siempre es bueno. Pero quizás me quedo con las buenas noticias para las personas, las más cercanas, las que afectan a hombres y mujeres con nombres y apellidos. Una mañana contamos en la radio que un hombre de más de 80 años había esperado toda su vida para ver cómo, al final, se recuperaban los restos de un hermano suyo que fue represaliado por el franquismo y enterrado de mala manera en una cuneta. Nos contó su espera, nos contó su emoción. A las dos horas de esa entrevista nos llamó el hijo de este hombre para decirnos que su padre acababa de fallecer. Había cerrado el último capítulo de su vida y murió tranquilo recostado en un sillón de su casa.

Y esas son las noticias que me gusta y que me gustaría contar. Las buenas noticias que les ocurren a las personas que no aparecen todos los días en los titulares.

Me quedo con las buenas noticias para las personas, las más cercanas, las que afectan a hombres y mujeres con nombres y apellidos.

¿Crees que Cuenca está lo suficientemente valorada como destino turístico?

Si se lo preguntas a mucha gente de Cuenca te dirán que sí, que esto es lo mejor, la ciudad más bonita, pero solo hay más que salir fuera, pasar de Cabrejas como se dice por aquí, para darte cuenta de que nos queda mucho, muchísimo por hacer para que Cuenca sea un gran destino turístico. Las administraciones locales, provinciales, regionales van cada una por su lado. Lo que una hace, la otra lo critica. Los hosteleros trabajan desde dos asociaciones distintas. Por otro lado, espacios urbanos como la plaza Mayor de Cuenca, están muy mal tratados. El turista debe pelearse con el tráfico rodado de vehículos. Por ejemplo, se organiza un mercado medieval como el de Cuenca Histórica en septiembre con actividades en la calle, en la plaza, y no se corta el tráfico. Puede ser que Cuenca esté bien valorada como destino turístico pero podría estarlo más.

¿Cuáles son tus lugares preferidos para visitar en la provincia de Cuenca?

Debo tener algo de buitre leonado porque me gustan las alturas. Sin duda me quedo con los miradores que se asoman a los barrancos, a las hoces, a los paisajes amplios de Cuenca.

Paisaje del Ventano del Diablo

Mirador del Ventano del Diablo

Belén Martín

Belén Martín, de CMMedia

El jurado le otorgó de forma extraordinaria, junto a Paco Auñón, una mención especial por la calidad de su trabajo “Cañizares”. Periodista de CMMedia.

¿Qué supone para ti este premio que otorga la Asociación de Periodistas de Cuenca?

Para mi es el primer premio de estas características, así que muy contenta porque la Asociación de la Prensa pensara en mi reportaje como merecedor del galardón. Supone, además, un reconocimiento muy importante, ya prácticamente soy una recién llegada a Cuenca, y conseguir algo así en apenas un año, pues alegría doble.

Supone un reconocimiento muy importante, ya prácticamente soy una recién llegada a Cuenca.

¿Cómo surgió la idea de tu trabajo “Cañizares”, por el cual has recibido la mención especial?

Un amigo que conoce la zona me dijo que Cañizares era un pueblo diferente al resto de los de la sierra. Que merecía la pena hacer un reportaje… la idea era solo esa. Pero después, al asistir a las jornadas que las CEOE-CEPYME de Soria, Teruel y Cuenca celebraron en el Parador, buscando soluciones y líneas de desarrollo de los pueblos de población más deprimida, pensé… Cañizares podía dar alguna pista de qué hacer o por dónde deben ir las cosas ya que es uno de los pueblos que se mantiene, donde la gente quiere vivir, y como decía el reportaje, que salva año a año su censo poblacional. Uní las dos ideas, y “voilá”

¿Siempre tuviste clara la vocación de periodista o pensaste en alguna otra profesión para dedicarte?

Siempre me gustó escribir. Desde muy pequeña. Y la televisión también,  como espectadora… de niña me pasaba horas enteras delante de la tele… veía todo… no parpadeaba, según mi madre,  y escribía mucho… Mis primeros regalos de reyes fueron una radio-grabadora y una máquina de escribir…

¿Qué le aconsejarías a un estudiante que comienza la carrera de periodismo en Cuenca?

Le diría que, si tiene suerte, o lo pelea, o mejor si pueden ser las dos cosas, va a ser un afortunado por poder dedicarse a una de las profesiones más enriquecedoras y bonitas que existen.

¿Cuál es la noticia que más te ha gustado dar en tu carrera? ¿Y la que te gustaría dar?

Siempre quise dar el gordo de la lotería de navidad (es mi cumpleaños). Pero este año pasado tuve la suerte de “dar” con una premiada en Quintanar de la Orden, que acababa de enterarse -de hecho, se lo dijimos nosotros-  que ella era la dueña del boleto de los 68 millones de euros de la lotería primitiva. El segundo premio mayor de la historia de la lotería primitiva en nuestro país. Ahí es nada. Fue un momento increíble… muy emocionante e impensable… no lo podíamos creer… Nuestras cámaras fueron testigos, y me atrevería a decir que es la primera vez que sucede algo así, de cómo reacciona una persona al enterarse de que es multimillonaria. Fue un momento mágico,  maravilloso, único e irrepetible.

¿Crees que Cuenca está lo suficientemente valorada como destino turístico?

Creo que Cuenca está valorada como destino turístico cuando se la conoce. Pero desgraciadamente, no se la conoce todo lo que debería. Creo que Cuenca tiene un potencial que no se sabe aprovechar, y si se sabe, no se hace. Pocas ciudades pueden presumir de tener lo que Cuenca tiene, porque tiene de todo turísticamente hablando… pero no se le saca partido… por poner un ejemplo, una ciudad enclavada como lo es Cuenca, en plena montaña, con esas dos hoces maravillosas… podría vivir perfectamente de la escalada… y como eso muchísimas cosas más. Pero Cuenca no se vende bien. ¡Cuántos lugares con mucho menos tienen mejor prensa y son más conocidos!

¿Cuáles son tus lugares preferidos para visitar en la provincia de Cuenca?

La capital, por supuesto. Toda ella. Y luego me gusta mucho por sus paisajes, porque quizá me recuerda a mi tierra, y también porque quizá sea otra gran desconocida, la alcarria conquense. ¡La sencillez y amabilidad de sus gentes me tiene ganada!

Plaza Mayor de la ciudad de Cuenca