Villarejo de Fuentes, espléndido patrimonio en la Mancha Alta

Atardecer en la ermita de Fuentes

Viajamos a la Mancha Alta de Cuenca para visitar una villa con un patrimonio religioso muy importante. El paseo por Villarejo de Fuentes no deja indiferente a nadie. Sus plazas, entorno y edificios recuerdan la grandeza que tuvo este municipio en el pasado. Eso sí, para ver las joyas más preciadas de la localidad, debemos desplazarnos unos pocos kilómetros. Hablamos del Castillo y la ermita de Fuentes.

Cómo llegar a Villarejo de Fuentes

Perteneciente a la comarca de la Mancha Alta conquense, Villarejo de Fuentes cuenta con 485 habitantes (INE 2016). Nosotros llegamos por la carretera CM-2120, desde el municipio de Montalbo y dejando atrás el desvío a El Hito y la laguna homónima. También atraviesa su población la CM-3009, cuyos extremos se sitúan en Villaescusa del Haro y las cercanías del Parque Arqueológico de Segóbriga. Sin olvidar la carretera CUV-3321, que une la localidad con Fuentelespino de Haro. En la época romana se encontraba de paso en la calzada que unía Cartagena con, la anteriormente citada, Segóbriga.

Qué ver en Villarejo de Fuentes

Tras advertirnos una señal de que fuéramos con precaución con el auto, pues no sobran los niños en Villarejo de Fuentes, aparcamos en la plaza del Coso e iniciamos nuestro habitual caminata para averiguar los encantos del pueblo. Callejeamos un poco pasando por la plaza de España o la calle Campanario hasta dar con el primero de los lugares de interés que pudimos contemplar.

La iglesia parroquial de Santa María Magdalena (s. XVIII) posee una portada de medio punto con escudo de Carlos III. Es de una sola nave con planta rectangular y capillas en los laterales. Destaca en su conjunto la cúpula octogonal ubicada en el ábside. Sufrió una importante reforma en el siglo XX.

Fachada de la Iglesia de Santa Maria Magdalena

Iglesia de Santa Maria Magdalena

Caminando un poco por la misma calle Constantino Alhambra, paramos para observar otro de los monumentos religiosos más conocidos de la localidad. Hablamos de la Capilla de Nuestra Señora de la Soledad. Contiene elementos constructivos del siglo XVIII, destacando por encima de todo sus bellas decoraciones barrocas.

Capilla del Rosario, Villarejo de Fuentes, Cuenca

Capilla del Rosario, Villarejo de Fuentes (Cuenca)

Continuamos hasta llegar a la plaza Mayor, lugar donde se localiza el Ayuntamiento. Seguimos recorriendo el pueblo admirando calles, plazas (Palacio, Pilar, Benito) y algún espacio verde que nos invitaba a pensar en lo agradable que debe ser vivir en este pueblo. Por fin desembocamos en la calle Mayor, lugar donde se halla, probablemente, el edificio más representativo del patrimonio civil que posee la villa.

Nos referimos a la Casa Palacio de Don Gil de Albornoz, también llamada Casa del Gallo (s. XV). Esta construcción fue levantada por mentado Don Gil de Albornoz y consta de tres alturas y una estupenda rejería de forja, digna de contemplar. Posee una portada de arco de medio punto abovedado con balcón sobre ella.

Caminando por Villarejo de Fuentes

Zascandileando por las calles de Villarejo de Fuentes

Terminamos de patear el municipio para volver donde teníamos el coche. Habíamos hablado con una amable vecina que nos indicó cómo ir a las ruinas del castillo y a la ermita de Nuestra Señora de Fuentes. Salimos motivados para llegar rápidamente a los monumentos comentados, pues el atardecer estaba en marcha y las posibles fotografías podían ser de mucha categoría. Para variar nos perdimos en la maraña de caminos ubicados entre el núcleo urbano y el castillo. Por suerte, el amigo Google salió en nuestra ayuda gracias a que, milagrosamente, a uno de los dos zascandiles le quedaba batería en el móvil. Finalmente pudimos llegar cuando aún quedaba algo de luz en el estupendo paraje.

Dejamos el auto junto a la ermita de Nuestra Señora de Fuentes. Fue levantada desde los cimientos de una antigua iglesia en 1668, sufriendo después importantes reformas en los siglos XVIII y XX. Consta de una sola nave con planta rectangular y ábside cubierto con cúpula de media naranja. Resaltan en su interior las preciosas tallas de San Francisco de Asís y el Niño Jesús, además de la pila de agua bendita.

Ermita de Fuentes (Villarejo de Fuentes)

La Ermita de Fuentes nos dejo una impresionante estampa

A escasos metros nos desplazamos para admirar las ruinas del Castillo de Fuentes (s. XIV-XV), las cuales se alzan imponentes en una pequeña elevación de terreno junto al margen derecho del río Záncara. De planta cuadrada, aún quedan en pie partes de sus cuatro torres junto a los muros que las unen, construcciones todas ellas hechas de sillarejo. Estas torres son de planta circular, reforzando de esta manera las esquinas del recinto amurallado. Su diseño muestra la evolución que sufrieron las fortalezas en el Medievo, con grandes torres del homenaje, hacia recintos amurallados más eficaces y resistentes contra el uso de artillería.

Restos del Castillo de Fuentes en Cuenca

Ruinas del Castillo de Fuentes

Tras hacerse de noche, tomamos la carretera de vuelta al pueblo para, desde allí, volver a casa. Era domingo y tocaba trabajar al día siguiente. No queremos despedirnos sin mencionar una estupenda empresa de la localidad: Quesos Villarejo. Elaboran quesos con Denominación de Origen La Mancha y han recibido numerosos premios internacionales por la excelencia de sus productos. Volveremos, quizás para la festividad de la Virgen de Fuentes, a comienzos de septiembre, donde la patrona es llevada en romería desde el pueblo a la ermita. Sin duda apetece mucho.

Votar como el Pueblo Zascandil 2018