Villanueva de la Jara, siguiendo a Santa Teresa (I)

Huellas de Santa Teresa

Vamos a sobre la primera parada que hicimos en un viaje zascandil por la comarca de la Manchuela. Es la villa natal de nuestro amigo y colaborador Alfonso Arjona, el cual, muy amablemente, nos ofreció hospedaje en su casa y nos acompañó durante todo el fin de semana visitando los distintos pueblos. Esta localidad de la que estamos hablando tiene un patrimonio cultural tan grande que, como ya hicimos anteriormente con otros municipios como Mota del Cuervo o Tarancón, vamos a dividir su reseña en dos partes. Bienvenidos a Villanueva de la Jara.

Cómo llegar a Villanueva de la Jara

Perteneciente a la comarca de la Manchuela, posee una población de 2.269 habitantes (INE 2016). Es una localidad excelentemente comunicada. Nosotros llegamos por la autovía A-3 dirección Valencia tomando la salida 186 para incorporarnos a la CUV-8307, pocos kilómetros más adelante nos dirigimos a la carretera N-310, la cual une Villanueva de la Jara con Manzanares (Ciudad Real). Otra vía que pasa por el municipio es la CM-220, que discurre entre las ciudades de Cuenca y Albacete.

Qué ver en Villanueva de la Jara

Aparcamos el auto en la espectacular plaza Mayor, lugar donde se ubican varias construcciones históricas del pueblo. La primera que visitamos es la Posada Massó (s. XVI), edificio de estilo renacentista que fue declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, en 1992. Recientemente restaurado, acoge en la actualidad la Oficina Municipal de Información Turística y el Archivo Municipal, uno de los más ricos e importantes de Castilla-La Mancha. Allí por fin conocimos a José Ignacio, informador turístico de la oficina, que sería nuestro guía durante toda la mañana.

Salimos de nuevo a la plaza Mayor para comenzar nuestra ruta. Antes de empezar con los puntos de interés, José Ignacio nos explicó un poco de la historia de La Jara. Posee el título de villa desde el año 1476, ya que gracias al apoyo prestado a Isabel la Católica durante la Guerra de Sucesión, se ganó la independencia de Alarcón, cuyo señor, el marqués de Villena, Diego López Pacheco, luchó en favor de Juana la Beltraneja, también candidata al trono de Castilla.

Después de la curiosa pincelada histórica, nos acercamos al edificio del Ayuntamiento (s. XVI). De estilo renacentista, se atribuye su trazado al arquitecto italiano Andrea Rodi. El inmueble posee dos plantas en cuya fachada podemos observar sus arcos de medio punto separados por columnas de orden dórico. Junto al Ayuntamiento se yergue la Torre del Reloj, de tres plantas, a su vez anexada al edificio del Medievo tardío que antiguamente fueron las estancias del Concejo, la Cárcel Real y las oficinas del Pósito.

Ayuntamiento de Villanueva de la Jara

Ayuntamiento de Villanueva de la Jara

Quizás el inmueble más llamativo de la plaza sea Villa Enriqueta. Levantado en 1899, según la inscripción de su fachada, fue ordenado construir por Jesús Casanova para su uso como vivienda privada. Durante la Guerra Civil fue utilizado como hospital militar y en la actualidad es propiedad de varias familias. Es un edificio muy llamativo en el cual se mezclan elementos del arte mudéjar, renacentista y modernista. Está construido en ladrillo de dos colores formando motivos florales en su fachada.

Villa Enriqueta, en Villanueva de la Jara

Villa Enriqueta, en Villanueva de la Jara

Continuamos por las calles de La Jara hasta observar un antiguo convento de monjas Concepcionistas convertido en supermercado. Cuanto menos curioso. Proseguimos nuestro camino por la calle Mayor hasta la plaza de San Francisco, mientras José Ignacio nos instaba a ver las casas señoriales presididas por escudos nobiliarios en la fachada. En la plaza nos encontramos con el primer Colegio de Latinidad y Gramática construido en Cuenca. Levantado por Pedro de Aróstegui, obispo de Osma y partícipe también en la fundación de la Real Academia de San Fernando, en Madrid. A pocos metros, en la calle Colegio, tenemos otro edificio característico del patrimonio civil jareño, la Casa de la Música. Posee planta rectangular con patio central cubierto y patio trasero. Destaca su fachada enmarcada de almohadillado.

Fachada de Villanueva de la Jara

Fachada con escudo nobiliario

Tomamos la calle San Francisco hasta la calle Santa Ana donde vamos a uno de los lugares más importantes de la localidad, el convento de Santa Ana. El 21 de febrero de 1580, Santa Teresa de Jesús llegó a Villanueva de la Jara, junto a otras cuatro monjas, levantando su decimotercera Fundación, dentro de la Reforma del Carmelo. En la zona del convento existía la ermita de Santa Ana junto a unas casas cedidas por un clérigo para dar cobijo a nueve beatas que convivían unidas por su afinidad religiosa. Santa Teresa, después de pasar un mes en el pueblo, dejó instituida la Comunidad de Carmelitas Descalzas con las citadas beatas y las monjas que llegaron con ella, nombrando posteriormente como priora a Ana de San Agustín, “la venerable”.

Según la tradición, Santa Teresa de Jesús llegó con dos imágenes, una del Niño Jesús y otra de la Virgen de la Paloma. Al comienzo de su estancia, las monjas intentaron levantar el convento con sus propias manos, pero les resultó imposible. A pesar de no tener dinero, tuvieron que contratar unos albañiles para realizar el trabajo. Ante la llegada del fin de la obra y el irremediable pago a los profesionales, Ana de San Agustín le imploraba a la imagen del Niño ayuda para poder conseguir el dinero necesario para pagar la obra. Ante tanta súplica, finalmente la imagen del Niño Jesús se volvió de carne y hueso instando a “la venerable” a escarbar en la tierra, donde Ana de San Agustín encontró las monedas suficientes para poder pagar a los albañiles.

Convento de Santa Ana, Villanueva de la Jara

Convento de Santa Ana

Lo más destacable del templo, sin duda, es el hermoso artesonado que se conserva a la perfección. La iglesia posee tres bellos retablos, además de dos coros bajos y uno alto. Dentro se se halla el venerado sepulcro de Ana de San Agustín. En una calle contigua está situado otro lugar muy recomendable construido recientemente con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

Se trata del Centro Teresiano construido por las Carmelitas Descalzas para conmemorar esta fecha tan señalada. Alejándose de un típico museo de Santa Teresa, las monjas querían hacer algo especial que solo se pudiese visitar en Villanueva de la Jara. Para ello, la artista Ana Queral diseñó esta instalación museística en la que se representa el libro “Las Moradas”, de la conocida mística cristiana. Distribuido en siete estancias, es un trabajo realmente hermoso y digno de visitar. Se trata de un recorrido imprescindible para, tanto los que buscan la espiritualidad, como el disfrute de la expresión artística. En las paredes podemos observar frases del libro junto a esculturas, pinturas murales, cuadros, fuentes y todo tipo de decorado. Nosotros salimos encantados.

Centro Teresiano de Villanueva de la Jara

Centro Teresiano

Hasta aquí nuestra primera parte de la excursión por La Jara. Podéis ver el álbum de fotos completo de Villanueva de La Jara en nuestra galería de FlickrSeguiremos viendo el tremendo patrimonio cultural de este municipio junto a nuestro amigo Alfonso y un guía de auténtico lujo como es José Ignacio.