Vara de Rey, el general orgulloso de su patrimonio

Nos desplazamos a la Mancha para recorrer un pueblo que deja al visitante sorprendido y encantado. Decimos esto porque Vara de Rey posee un patrimonio arqutectónico muy completo e interesante. Destacan varios edificios religiosos y civiles, como la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción o el palacio del Marqués de Valdeguerreros. Comenzamos a zascandilear.

 

Cómo llegar a Vara del Rey

Llegamos a la villa por la carretera CUV-8242 desde Villar de Cantos, uno de los dos barrios pedáneos, junto a El Simarro, que tiene Vara de Rey. Esta carretera enlaza con Casas de Fernando Alonso. También es posible llegar a la localidad a través de la N-310, que discurre entre los municipios de Manzanares (Ciudad Real) y Villanueva de la Jara. Posee una población de 556 habitantes (INE 2016), cuya actividad económica principal es la agricultura. Pertenece a la comarca de la Mancha Baja, prácticamente en la frontera con la Manchuela.

 

Qué ver en Vara del Rey

Antes de llegar al núcleo urbano, hicimos una parada estretégica en la carretera anteriormente citada. Resulta que nos encontramos con un estupendo chozo, el cual se hallaba en perfectas condiciones. La fotografía era obligada. Seguimos el escaso kilómetro hasta adentrarnos en el pueblo. Fuimos directos al grano.

Chozo en las afueras de Vara del Rey

Decidimos aparcar junto a la protagonista del patrominio religioso existente en Vara de Rey. Hablamos de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción (s. XVII). De estilo renacentista, resulta uno de los templos más curiosos que hemos visto hasta el momento en la provincia de Cuenca, puesto que su construcción enstá sin concluir. Se levantó en un alto donde antiguamente se localizaba una villa romana. Podemos contemplar la cabecera octogonal y el crucero, cubierto por una cúpula vaída sobre arcos fajones. Su portada consta de un arco de medio punto entre columnas.

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

Bajamos por la calle homónima hasta llegar a la plaza Cuéllar. Giramos a la derecha por la calle Horno y la calle Agua hasta la plaza del General Vara de Rey, centro neurálgico de la villa. En ella se encuentra el ayuntamiento (s. XVI). Construido en sillería, destaca su pórtico con tres arcos de medio punto entre columnas dóricas. En la fachada de este inmueble de dos plantas, también podemos observar dos escudos y un frontón en cuyo interior se ubica un reloj. Hallamos además en la plaza uno de esos carteles informativos que nos resultan de gran ayuda para orientarnos.

Ayuntamiento de Vara del Rey

Guiándonos por el mapa incluido en el citado cartel, tomamos la calle San Sebastián, que nos llevaría a la ermita del mismo nombre. Su única nave posee planta de cruz latina. Está construida en mampostería con sillares en las esquinas. Cabe destacar su portada con arco de medio punto adovelado y la hermosa espadaña.

Ermita de San Sebastián

Volvimos sobre nuestros pasos, pero antes de llegar a la plaza del ayuntamiento, nos desviamos a la derecha hasta llegar a la calle San José. Caminamos unos pasos para aterrizar en el palacio o casa señorial de los Marqueses de Valdeguerrero (s. XVI). Lo conforman varios edificios de labor, además de la casa palacio. Su estilo renacentista se puede comprobar en el patio de tres lados, cuyos pórticos de dos plantas con columnas dóricas merecen la pena ser destacados. También está presente el estilo renacentista en su fachada principal. Consta de una portada adintelada entre pilastras y bellos escudos, estando rematada en la parte superior con una fila de bolas. Sin duda la máxima representación del patrimonio civil del municipio.

Casa Palacio de los Marqueses de Valdeguerrero

El siguiente objetivo ya estaba planteado. Seguimos recto hasta girar a la derecha por la calle que desemboca en el edificio homónimo. La ermita de Nuestra Señora del Rosario (s. XVI) es un hermoso templo encalado que se encuentra algo más alejado del núcleo urbano. Posee una sola nave de cuatro tramos con planta rectangular, estando cubierta por bóveda de arista. Podemos destacar en su exterior los contrafuertes redondeados, así como la portada almohadillada, la pequeña espadaña o el tejado a cuatro aguas rematado en las esquinas con pináculos.

Ermita de Nuestra Señora del Rosario

Desde aquí nos fuimos dando una agradable caminata de nuevo hasta el coche, recorriendo las calles y plazas que nos encontrábamos a nuestro paso. De este modo montamos en el auto para dirigirnos a nuestro siguiente destino. Quizás podamos volver para su fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Asunción (15 de agosto) o charlar de nuevo con su gente en el día de la Virgen de Rus, patrona de San Clemente, por la que los habitantes de Vara de Rey tienen una gran devoción.

Solo nos queda recomendar la visita a este hermoso pueblo. Su estupendo patrimonio no defraudará a nadie.