Valeria, más allá de la ciudad romana

Cuando uno piensa en la localidad de Valeria, resulta imposible no acordarse de la ciudad hispanorromana. Hoy es nuestra intención hablaros de los muchos encantos que posee este pueblo, además del citado yacimiento. Podemos destacar por encima de todo la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Sey, nombre que recuerda la sede episcopal de época visigoda.

 

Cómo llegar a Valeria

Muy cerca de Cuenca tomamos la carretera N-420, la cual dejaríamos para incorporarnos a la CM-220. Tras unos pocos kilómetros cogimos el desvío hacia la vía CM-2100, que nos llevaría hacia la localidad de Valeria atravesando pueblos como Arcas o Tórtola. De su núcleo urbano también sale la carretera CUV-7123, que desemboca en Almodóvar del Pinar tras pasar por Olmeda del Rey, Chumillas y Solera de Gabaldón.  Se trata de una Entidad de Ámbito Inferior al Municipio (EATIM) perteneciente al ayuntamiento de Las Valeras, junto a la villa de Valera de Abajo. Entre estos dos pueblos discurre un sendero oficial, concretamente el SL-CU 03, llamado Hoz del Río Gritos y páramo de Las Valeras. Posee una población de 80 habitantes (INE 2016). Conserva el mismo nombre que tuvo la ciudad romana.

 

Qué ver en Valeria

No lo vamos a negar, tras aparcar en la plaza Mayor, nos desplazamos hasta el Centro de Recepción de Visitantes para comprar las entradas y visitar el yacimiento arqueológico. Hablaremos de esta ciudad hispanorromana en otro post, pues bien lo merece. Solo comentar que es un lugar espectacular, no solo por poder ver los restos tan bien conservados, sino porque se halla en un lugar de gran belleza, junto a las hoz del río Gritos. Un emplazamiento increíble.

Hoz del río Gritos

Volvimos de nuevo hacia la plaza, no sin antes detenernos a contemplar la casa palacio de Los Alarcones (s. XVI), en cuya hermosa fachada destaca el escudo de armas de Fernando de Alarcón. Mientras bebíamos agua en el coche, observamos el ayuntamiento (s. XVIII) de la localidad. Se trata de un edificio de mampostería con sillares en las esquinas. Consta de un interesante pórtico con cinco arcos de medio punto.

Casa Palacio de Los Alarcón

Sin desplazarnos apenas nada, justo delante de nuestras narices, se levantaba imponente la muestra más importante del patrimonio arquitectónico que posee el núcleo urbano de Valeria. Hablamos, por supuesto, de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Sey. En el siglo XIV ya existía la parroquia, pues el dato más antiguo que se conoce, proveniente del Libro de Rentas de Mesa del cabildo conquense, es de esa fecha. Es un templo de estilo románico con tres naves, único en la provincia. Estas naves están separadas por grandes arcos apuntados y rematadas con tres ábsides coronados con una cornisa de piedra con canecillos. En su interior podemos encontrar varios elementos destacables como un pozo Airón, existente en otras villas como Uclés o La Almarcha; el hermoso artesonado del techo, la escultura yacente de Fernando de Alarcón o el museo parroquial. En este último podemos contemplar varias reliquias, retablos, vestiduras, ornamentos, pinturas barrocas o restos romanos del propio templo. En el exterior merece la pena reseñar la portada meridional de estilo dórico renacentista, situada entre dos contrafuertes. Su arco de medio punto está rematado con frontón triangular. Data del siglo XVI, al igual que la esbelta torre, cuya parte inferior tiene un pasadizo que la atraviesa.

Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Sey

Era ya la hora de comer, por lo que decidimos acudir al cercano bar La Plaza. Nos tomamos unos refrigerios y unos platos combinados que nos supieron a gloria, por lo que pudimos proseguir el zascandileo con energías renovadas. Al ponernos en pie decidimos ir a la calle Amargura para observar la casa del Curato, fácilmente identificable por la cruz de su fachada.

Volvimos sobre nuestros pasos para montar ya en el auto y dirigirnos a la carretera que conduce a Almodóvar del Pinar. A escasos centenares de metro sale el desvío hacia un camino desde el que se puede contemplar el puente Chumillas, el otro puente importante de la localidad junto al de época romana existente en la hoz del Río Gritos. Como se puede apreciar, el patrimonio religioso y civil de este pueblo es muy completo e interesante.

Puente Chumillas, en las afueras de Valeria

Nos despedimos de Valeria, villa que en los próximos días celebra las conocidas Jornadas Romanas “A Valeria Condita”, dentro del yacimiento arqueológico. Recomendamos su visita por la oferta turística existente, ya que, además de una espectacular ciudad romana, podremos encontrar un pequeño pueblo con mucho encanto.

Señal de entrada a Valeria