Tiempo de terraza en Finca La Estacada

No cabe duda. Uno de los alicientes del verano es poder disfrutar de la clemencia climática en una buena terraza, acompañado, por supuesto, del correspondiente refrigerio y su tapa. Inconscientemente aparece en nuestros pensamientos, y es que resulta una de las principales atracciones que nos brinda la llegada del estío.

Finca La Estacada posee una gran terraza exterior en la que comer y beber resultan toda una experiencia sensorial. Primero para la vista, ya que se trata de un espacio abierto donde disfrutar de la tranquilidad. En segundo lugar para el gusto y el olfato, pues la gastronomía que ofrece el complejo es de primer nivel, así como los vinos de su reputada bodega. El oído también agradecerá el sonido que otorga el campo. Sin olvidarnos del tacto, ya sea por la textura de los platos o por la brisa que sentirás estando sentado en ella.

La terraza se ubica en un amplio y agradable espacio

Como llegar a Finca La Estacada

Se localiza fácilmente, pues se encuentra ubicada en el porche principal, justo en la entrada del complejo. Es una zona amplia, con gran número de mesas y sillas para evitar posibles decepciones o esperas. Resulta una parada perfecta en viajes que atraviesen la localidad de Tarancón, ya sea por la autovía de Valencia, A-3, o por la A-40. El complejo enoturístico se halla en la carretera Nacional 400, concretamente en el kilómetro 103.

 

Qué tomar en la terraza de Finca La Estacada

La terraza exterior pertenece al restaurante del complejo enoturístico, aunque posee una carta diferente que en sala. Acompañando nuestro refrigerio, podremos elegir entre una buena variedad de raciones y tapas. Quizás pueda apetecer algo de barbacoa, pues existe una apetitosa diversidad de carnes para hacer a la parrilla. Un chuletón o entrecot de ternera gallega, así como la pluma o el secreto ibérico puro de bellota, harán las delicias de los más carnívoros. Para los poco amantes de la carne, el espeto de sardinas, el calamar de Potera a la brasa o la parrillada de verduras supondrán una auténtica delicia.

Si optamos por dejar la barbacoa para otro día, es posible escoger entre los sabrosos entrantes que hay para degustar. Existen muchas parejas perfectas para nuestro vino, cerveza o refresco. Por ejemplo el embutido, en este caso la tabla de quesos o el jamón ibérico puro de bellota. Si apetece algo más de temporada será el turno del gazpacho andaluz, el salmorejo con carabinero y sorbete de fresa, o la ensalada de pollo crujiente marinado en soja con vinagreta de miel y mostaza. Otras gustosas alternativas son los huevos rotos con jamón ibérico, los langostinos al ajillo, la fritura de pescado variada, los pimientos asados con ajo negro de Las Pedroñeras, ventresca de atún y huevas de tobiko; o la tradicional oreja de cerdo a la plancha.

Refrigerios acompañados de un rico salmorejo

Eso no es todo, cabe la posibilidad de optar por formatos más tradicionales como las tostas o las hamburguesas. Están realizadas de manera innovadora con ingredientes que nos conducirán a toda una experiencia gastronómica sin igual. Para los indecisos, se ofrece la oportunidad de pedir un menú especial con ensalada tropical y ternera gallega a la piedra. Directos y al punto. Palabras mayores.

Tras una espectacular comida, toca favorecer la digestión con los magníficos cócteles que se preparan en la terraza de Finca La Estacada. Una carta muy completa donde a los amantes del gin tonic se les iluminarán los ojos. Variedad de marcas sin igual y preparación con mucho mimo y profesionalidad. Dos conceptos que se unen para crear el combinado perfecto. Por supuesto, si no hay ánimo de gin tonic podremos tomar otro tipo de licor. Merece la pena escoger entre la carta de cócteles, que incluye con y sin alcohol. Si preferimos cerrar con un café, mejor hacerlo con uno especial: irlandés, vienés, jamaicano o capuccino.

Disfrutar de una buena terraza siempre apetece y es sencillo, pero hacerlo en Finca La Estacada es ir más allá. Es pasar a otro nivel. Sea por su espectacular emplazamiento y entorno, sea por sus excelentes vinos o sea por la deliciosa comida. Podemos escoger la opción que queramos, reflejan la realidad. Toda una experiencia que merece la pena sentir y, sobre todo, repetir.