Restaurante Posada Real de Santa María, en Santa María del Campo Rus

Paella valenciana de la Posada Real de Santa María, en Santa María del Campo Rus, Cuenca

Tras maravillarnos con la hermosa villa de Santa María del Campo Rus, tocaba comer en un lugar al que llevábamos queriendo ir mucho tiempo. Hicimos días antes la reserva pertinente, pues resulta un restaurante muy solicitado. No solo porque se come de vicio, sino porque tienen la mejor paella del mundo, como así indican los títulos de 2013 y 2015. La Posada Real de Santa María no nos defraudó. Comida sobresaliente y trato inmejorable.

Cómo llegar al restaurante Posada Real de Santa María

Se ubica en el número 5 de la avenida Doctor Espejel. Esta vía es muy importante en la localidad de Santa María del Campo Rus, pues comunica la plaza Mayor, centro neurálgico de la villa, con la carretera CM-3110. La Posada Real de Santa María es un edificio que hace esquina, por lo tanto una parte del mismo se asoma a la citada carretera. Llegamos al pueblo a través de la misma, tomando primeramente la salida que nos conduce la A-3 a Castillo de Garcimuñoz. Tras dejar atrás este municipio y el de Pinarejo, aterrizamos en núcleo urbano de Santa María del Campo Rus. Entramos en la cafetería, comunicamos la reserva, pedimos un par de refrigerios y pasamos al restaurante. Esa fue la previa.

Comer en el restaurante Posada Real de Santa María

Una vez en el comedor, tomamos asiento y esperamos a que nos trajeran las cartas. Rápidamente nos ofrecieron una a cada uno y comenzó el debate sobre la elección de platos. Teníamos una cosa clara, había que comer paella. Era necesario probar esa galardonada “Mejor Paella del Mundo”, pues lo esperábamos desde hacia mucho tiempo. Al intuir que con la paella llenaríamos buena parte de la panza, centramos la discusión en escoger un entrante. No es que le diésemos muchas vueltas, la elección fue una ensalada de perdiz escabechada. Todo ello lo regaríamos con Sauvignon Blanc de Bodegas Puente Rus. Estábamos en La Mancha, por lo tanto, vino D.O. La Mancha.

Sauvignon Blanc de Bodegas Puente Rus, en La Mancha

Este es el vino blanco que bebimos en la comida

Nos sirvieron el vino y lo dejaron en una cubitera a nuestro lado. Gran detalle. Estaba muy bueno. Tardó poco en aterrizar en la mesa la ensalada de perdiz escabechada. Sin duda escogimos bien, ya que, además de ofrecer una cantidad generosa para los dos, estaba deliciosa. Sobre un lecho de zanahoria y lechuga descansaban las tiernas tajadas de perdiz escabechada. La comida empezaba estupendamente.

Ensalada de perdiz escabechada, en la Posada Real de Santa María

Ensalada de perdiz escabechada, una delicia

Tras acabar con la ensalada. Llegó la afamada paella, que tenía una pinta espectacular. Al final poco podemos añadir nosotros a las innumerables buenas críticas que tiene esta especialidad. Nos pareció un gustazo para los sentidos. El arroz, por supuesto, en su punto. El acompañamiento inmejorable con pollo, caracoles, judías verdes y garrofón. Cuando nos la pusieron delante, dudamos si podríamos terminar con ella, ya que la ensalada había sido contundente. No dejamos ni un grano de arroz. Seguramente haya sido una de las mejores experiencias gastronómicas que hemos vivido en la provincia de Cuenca. Y eso que hemos comido en muchos lugares fantásticos.

Buena cantidad de paella para dos personas en la Posada Real de Santa María

Esta es la paella que nos comimos los dos zascandiles

Desgraciadamente, no había sitio para el postre. Algunas de las opciones que nos sugirieron eran muy apetecibles, pero parecía misión imposible. Era el tiempo de los digestivos, por lo que solicitamos dos cafés solos. Tras terminarlos y pedir la cuenta, nos comunicaron que habíamos sido invitados al vino. Lo dicho, un trato de diez.

Muy recomendable el restaurante Posada Real de Santa María, en Santa María del Campo Rus

La Posada Real de Santa María también es hotel

Una pena no haber podido coincidir con el chef Julián García. Nos mandaron saludos de su parte. Es el artífice de conseguir en 2013 y 2015 el primer premio del Concurso Internacional de Paella Valenciana. Tendremos que volver para felicitarle en persona por la excelente carta que posee y lo deliciosos que están sus platos. Mientras tanto, es obligatorio recomendar la visita a Santa María del Campo Rus y a su Posada Real. La mejor paella del mundo te espera. Palabra de zascandil.