Nueva añada en Bodegas Campos Reales

Todo hay que decirlo. El verano no fue halagüeño. Las temperaturas extremas y el clima seco  no auguraban un inicio de campaña esperanzador. Es lo que tienen estos tiempos en los que vivimos, donde la lluvia se hace desear. Finalmente hubo suerte y, justo antes del comienzo, el líquido elemento regó los campos para completar de manera exitosa el ciclo de maduración. Bodegas Campos Reales tiene lista su nueva añada, con unos vinos excelentes.

Empieza a ser preocupante, y más para la gente que se gana la vida con el campo. El clima se está endureciendo en los últimos años, haciéndonos vivir situaciones tan poco comunes como el poder estar en manga corta en el mes de diciembre. Hace tiempo era impensable, ahora, desgraciadamente, parece hasta normal. Lo mismo pasa con las lluvias. Durante el año han sido muy escasas, provocando una sequía terrible.

A pesar de ello, la situación todavía no es definitiva. En el caso que nos ocupa, como es la nueva añada de Bodegas Campos Reales, las lluvias llegaron antes del inicio de campaña. Pocas veces se había esperado algo con tantas ganas, y es que la cantidad que cayó fue perfecta para otorgar el empujón necesario. La calidad de las uvas que entraron a bodega fue magnífica.

Magnífica cosecha la conseguida para la nueva añada

La estupenda cosecha fue algo menor que otros años, pero, como se suele decir, más vale calidad que cantidad. En Campos Reales lo tienen muy claro, no vale cualquier materia prima. Hay que sacar el mejor producto posible, y eso solo se consigue con uvas de diez. De ahí la inmensa alegría por esas ansiadas lluvias.

De este modo, resultado del buen hacer en la campaña 2017, ya se pueden encontrar a la venta los siguientes vinos:

– Canforrales chardonnay 2017

– Canforrales Lucía Airén 2017

– Canforrales Alma Verdejo

– Canforrales clásico

Cuatro vinos de una nivel espectacular. Este año los blancos se caracterizan por una intensa fruta tropical y unos toques cítricos que le aportan gran frescura. Serán una opción perfecta para quedar bien con la familia, amigos o compañeros.

En cuanto al conocido Canforrales clásico, merece la pena reseñar la explosión de frutos rojos en boca, destacando aromas a mora y ciruelas rojas. Situarlo en el centro de la mesa para cualquier comida significa no fallar. Es un vino fantástico.

El Canforrales Clásico, un gran vino

Al final todo ha salido perfecto, la esperanza venció. Pese al pesimismo creado antes de la vendimia, la campaña ha sido un auténtico éxito, resultando una de las mejores en la historia de Bodegas Campos Reales. Estos vinos quedarán en nuestra memoria durante mucho tiempo.