Lagunaseca, paraje de torcas

Parroquia de San Bernabé en Lagunasec

Hace ya más de un mes que salimos de ruta, durante varios días, por los distintos parajes de la provincia de Cuenca. En una de las jornadas decidimos subir a nuestra querida comarca de la Serranía Alta. Visitamos varios municipios, entre los cuales se encontraba Lagunaseca. Un pueblo con mucho encanto y en el que nos pasó algún momento cómico. Destaca por encima de todo el paraje conocido como Torcal de Lagunaseca.

Cómo llegar a Lagunaseca

Aterrizamos desde la carretera CM-2201 hasta Masegosa, municipio en el cual nos desviamos para tomar la CUV-9031 y aterrizar en Lagunaseca. Esta vía es una de las más espectaculares por las que hemos circulado. Atraviesa también los pueblos de Santa María del Val, Poyatos y Fuertescusa. Con una población de 80 habitantes (INE 2016), ha gozado históricamente de importancia gracias a la ganadería, especialmente ovina, y la trashumancia. En la actualidad, un sector reducido de la población se dedica a ello.

Qué ver en Lagunaseca

Entramos con el auto, parando un segundo a fotografiar el ayuntamiento, por la avenida de Castilla-La Mancha, dejando atrás el Centro Social, hasta la plaza de Isabel I de Castilla. Aparcamos y nos hidratamos un poco en la hermosa fuente. De buena gana hubiéramos saltado al pilón para tratarnos el intenso calor que hacía a aquellas horas, pero carecíamos de muda y/o toalla.

Fuente en Lagunaseca, en la Serranía de Cuenca

Muy cerca, al lado de un pequeño parque, nos encontramos con la parroquia de San Bernabé. Conserva elementos que datan de entre finales del siglo XV y principios del XVI. Posee unas curiosas bolas en las molduras que forman el arco de su portada. En la torre podemos observar un óculo, estilo del arquitecto español Martín de Aldehuela. La capilla junto al Altar Mayor posee un artesonado de líneas geométricas muy vistoso. También en su interior merece la pena observar la pila bautismal románica.

Dimos una vuelta al pequeño pueblo de manera rápida. A pesar de no tener una superficie urbana muy amplia, posee cuatro casas rurales: Felipa, Alejandro, Pilar y Antonia. Lógico y normal el sacar partido a un entorno tan bello como el de este municipio.

Tras volver de observar el lavadero, otro de los puntos de interés que posee Lagunaseca, volvimos a motorizarnos para viajar a la ermita de la Virgen de la Zarza. Ya nos extrañó no ver ningún animal en las tinadas cuando íbamos por las afueras, y es que, una vez tomado el camino a la ermita, a pocos centenares de metros del templo, nos encontramos una masa de ovejas que evitó seguir avanzando. Se presentó un dilema, dar la vuelta con las consiguientes 50 maniobras dada la estrechez de la carretera, o esperar a que los agradables animales terminaran de cruzarla. Al minuto se abrió la tercera vía, vimos a los lejos al pastor y le hicimos señas para que nos brindara su ayuda. Muy amablemente accedió y colaboró mediante unos característicos gestos y gritos a que las ovejas despejaran el camino.

Ermita de la Virgen de la Zarza, Lagunaseca

Ermita de la Virgen de la Zarza

Le agradecimos en el alma su ayuda, pero lamentamos que se le olvidara comentarnos que existía otro millar de ovejas varias decenas de metros más adelante. De nuevo parados, esta vez salió nuestra vena más rural y terminamos de ayudarlas a cruzar para, de este modo, dejar por fin la carretera libre hasta llegar a la ermita. Después de realizar las respectivas instantáneas, tuvimos otro ligero problema, pues estaban de obras en la calzada y nos costó bastante maniobrar para dejar el coche de nuevo en dirección al pueblo.

Ovejas en Lagunaseca

Nuestra pequeña aventura con las ovejas

Volvimos al área urbana, esta vez sin ningún incidente de carácter ovino por el camino. Nos esperaba la CUV-9031 de nuevo, pero antes lamentamos la falta de tiempo para ver otro lugar indispensable, el Torcal de Lagunaseca. Abarca una extensión de 188 hectáreas, aproximadamente, donde podemos observar los enormes hundimientos de terreno repletos de vegetación. En el año 2003 fue declarado Monumento Natural del Torcal. En este hermoso y característico paraje, existe un sendero local temático dentro del Registro Oficial de Senderos. El Paseo Geológico del Torcal de Lagunaseca (SL-CU 05) nos ofrece contemplar, por ejemplo, la Torca de Miguel Orea, la Torca de las Cabras, la Torca Larga, La Boca del Valle, El Hoyazo o Prado Serrano. Una ruta muy recomendable. Tenemos obligada nuestra vuelta para contemplarlo.

De este modo concluyó nuestra visita a Lagunaseca. No nos cansamos de decir que todos los pueblos poseen algo especial, algo digno de mención, digno de una reseña. Puede ser cualquier cosa, su patrimonio cultural o natural, o simplemente alguna vivencia o anécdota que nos ocurriera. Aquel día se nos juntaron varias, cosas de la serranía de Cuenca. Nosotros encantados y preparados para la siguiente.

Cartel de entrada a Lagunaseca, Cuenca