Castillejo del Romeral, manteniendo vivas las tradiciones

Ayuntamiento_Castillejo_Romeral_Cuenca
Iglesia_San_Pedro_Advincula_Castillejo
Naturaleza_Castillejo_Romeral_Cuenca
Ermita_Virgen_Cabeza_Castillejo_Romeral
Cartel_Castillejo_Romeral_Cuenca

Volvemos a la Alcarria para rememorar una excursión realizada el año pasado en pleno verano. Seguimos dando salida a los distintos pueblos que tenemos pendientes de publicar su reseña. Hoy hablamos de una localidad situada en el valle del río Mayor, un paraje natural de gran belleza donde sus pueblos mantienen vivas las tradiciones. En especial Castillejo del Romeral.

Esta localidad convertida en 2004 en Entidad de Ámbito Territorial Inferior al Municipio (EATIM), perteneciente a Huete, posee 77 habitantes (INE 2014). Se encuentra a 37 kilómetros de Cuenca y cuenta con apeadero de la línea de media distancia Madrid-Cuenca-Valencia de Renfe. Se encuentra cobijado por la atalaya del Cerro del Castillo y por el Peñascar, formando un bello entorno natural. Por su término municipal discurren tres ríos: el de la Vega del Peral, el de Cuevas de Velasco y el río Mayor.

Como llegar a Castillejo del Romeral

Llegamos a Castillejo del Romeral, desde Caracenilla, por la carretera CM-2019, para pocos kilómetros antes tomar la CUV-2172, mediante la cual aterrizamos en el pueblo. Buscando un lugar donde estacionar el coche, y sin saber muy bien por donde nos metimos, tomamos el camino que conduce a la ermita de la Virgen de la Cabeza, en la vega del valle del Peral. Este sencillo templo de planta cuadrada con porche, guarda en su interior la imagen de esta virgen, denominada así porque solo se conserva la cabeza, el resto del cuerpo son tejidos. Era muy venerada por los pastores trashumantes de la Mesta, ya que era zona de paso habitual.

Qué ver en Castillejo del Romeral

Antes de adentrarnos en el camino vimos una señal indicativa de tumbas visigóticas, tras varios intentos de localizarlas, entre los que se incluye el interrogatorio a un pobre trabajador que nos encontramos y no era del pueblo, desistimos. Por informaciones posteriores debimos de pasar muy cerca, pero no estuvimos finos. Y es que, a pesar de que el pueblo data del siglo XI, gracias a los restos arqueológicos hallados se ha podido comprobar la existencia de asentamientos en la Edad de Bronce, además de celtíberos, romanos, los citados visigóticos y árabes. Otro buen ejemplo es la fuente romana del Gorromo, ubicada en la zona de mayor altura del pueblo. Se construyó con los mismos sillares que el Acueducto de Segovia.

Volvimos del camino hasta llegar a la calle San Bartolomé, para llegar, tras haber aparcado el auto, a la cercana iglesia parroquial de San Pedro Advíncula, declarada Bien de Interés Artístico por el Gobierno de Juntas de Castilla-La Mancha. En sus tres naves destacan el coro, el hermoso altar barroco, la pila bautismal y las pinturas que adornan su interior. La torre de sillería consta de la base mas tres cuerpos, coronados por una espadaña y el famoso gallo. Se levantó sobre otra iglesia romana a finales del siglo XVII. Por la noche se ilumina otorgándole aún más belleza al monumento.

Continuamos por la calle del Carmen hasta la ermita de la Virgen del Carmen. De planta cuadrada y con buen estado de conservación, custodia la imagen de la virgen, muy venerada por los habitantes de Castillejo. Seguimos caminando visitando lugares de interés como la plaza Mayor, donde está localizado el ayuntamiento. La pena fue la falta de tiempo, ya que se terminaba la mañana y debíamos seguir con nuestra ruta. Por este motivo no pudimos subir demasiado el camino del Castillo, lo suficiente para tirar alguna fotografía, pero tenemos pendiente volver y subir hasta llegar al conocido cerro Hundido para disfrutar de las vistas.

Entrada a la iglesia de San Pedro Advíncula de Castillejo

Iglesia de San Pedro Advíncula en Castillejo del Romeral.

Si por algo destaca Castillejo del Romeral, es por la conservación de su cultura y su tradición. Gracias a la colaboración de todos los vecinos y de la Asociación Folklórica Río Mayor, son muchas las jotas, seguidillas, mazurkas o paloteos recuperados para el disfrute del pueblo. Se cantan y bailan en festividades como la de San Bartolomé, el 24 de agosto. Las fiestas del patrón del pueblo se viven intensamente por los vecinos, prueba de ello es el baile del Galopeo, que se realiza en círculos a ritmo de dulzaina y tamboril. Otra fecha señalada en el calendario de Castillejo es la romería de la Virgen de la Cabeza, la Ascensión, que se celebra cuarenta días después del lunes de Pascua.

Sin duda este pueblo es un fantástico ejemplo en lo que se refiere a lucha por conservar sus tradiciones y no olvidar sus raíces. A parte de la belleza de su villa y el entorno natural que la acompaña, la localidad posee unos valores culturales que la engrandecen aún más. Nosotros nos despedimos encantados. Con una deuda pendiente de saldar en forma de excursión al cerro Hundido, y si de paso podemos presenciar alguna jota o paloteo, mejor que mejor. Marcado en la agenda queda. Así da gusto.