Canalejas del Arroyo, vigilando la Alcarria desde San Mamés

Canalejas del Arroyo nevado y con los almendros en flor
Nuestra Señora de la Asunción en Canalejas del Arroyo
Calles_Canalejas_Arroyo_Cuenca
Escaleras_Iglesia_Canalejas_Arroyo_Cuenca

No nos cansaremos de repetirlo. Llegar sin muchas referencias a un lugar y encontrarte con una maravilla patrimonial, es uno de los mayores placeres que tiene llevar este blog. Otro, por supuesto, son las anécdotas que surgen en cada viaje. Nuestra visita a Canalejas del Arroyo aunó ambos placeres: nos encontramos casualmente con viejos amigos de la familia y disfrutamos de un conjunto arquitectónico, principalmente religioso, cuya protagonista indiscutible es la majestuosa iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción. Todo ello con un paisaje en el que aún quedaban ciertos resquicios de la nieve que cayó aquel fin de semana en la provincia de Cuenca.

Cómo llegar a Canalejas del Arroyo

Este municipio perteneciente a la comarca de la Alcarria posee una población total de 289 habitantes (INE 2015). Lo más cómodo para llegar al pueblo es tomar la principal arteria alcarreña. Hablamos de la carretera N-320, que discurre desde la localidad albaceteña de La Gineta hasta Venturada (Madrid). Es necesario informar que su primer tramo (La Gineta-Cuenca) fue renombrado como CM-220. Dirección Guadalajara, pasados 10 km. de Cañaveras, encontramos el desvío (CUV-9008) que nos deja en Canalejas del Arroyo. Desde el núcleo urbano podemos tomar carreteras menores para llegar munipios cercanos como Castejón o Buciegas.

Qué ver en Canalejas del Arroyo

Poco antes de adentrarnos en la villa, paramos en la ermita de San Isidro, desde donde tomamos unas magníficas fotografías junto a los almendros en flor y los cerros nevados a lo lejos. Dejamos aparcado el auto en la plaza Mayor y, tras localizar el primer bar, nos detuvimos a observar el coqueto ayuntamiento de la localidad. Tomamos la cercana calle del Horno para llegar al monumento más importante de Canalejas, la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción (s. XVI-XVII). Es una de las construcciones más importantes de la comarca, realidad que constató Pascual Madoz al considerar este templo como uno de los mejores del Obispado por sus dimensiones y la extraordinaria arquitectura de su fábrica. A mediados del siglo XVI, trabajaron en su levantamiento importantes canteros como Rodrigo de la Pedrosa, Hernando de Palacio o Martín de Ocaña.

Panorámica de Canalejas del Arroyo, Cuenca

Vista de Canalejas del Arroyo, con la nieve y los almendros en flor

La totalidad de la iglesia es de sillar, destacando en su exterior los espléndidos contrafuertes que la sostienen. Consta de dos portadas, destacando la Norte con su arco de medio punto entre pilastras y su frontón con pirámides de bola. La portada de Poniente es más austera. Posee una sola nave con tres tramos y ábside poligonal de tres lados. En su interior existen más de una decena de retablos, principalmente barrocos, entre los que se incluyen el del Amarrado a la Columna, el de los Desposorios de la Virgen o el de San José. Merece la pena resaltar también las capillas del Bautismo, la Soledad y la fundada por D. Pedro Ruiz de Alarcón.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Canalejas del Arroyo

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, Canalejas del Arroyo

Tras rodear el templo, pasando por la calle del Rosario y la calle Atocha, bajamos al lugar donde se ubica el edificio más importante del patrimonio civil de la localidad. Nos referimos a la Casa Palacio de los Alarcón (s. XVII). De vuelta en la plaza Mayor, anduvimos al lado opuesto, por la calle Clavel, y de este modo aterrizar en la ermita de San Roque, una de las tres principales del pueblo. Terminamos de dar nuestro tradicional paseo y recordamos aquel bar localizado nada más bajar del coche. Solicitamos unos refrigerios y, al rato, sucedió algo que cambiaría la excursión por completo. Durante el trayecto sufrimos un percance con la cámara de fotos, gajes del oficio, suerte que en el intervalo de arreglo contamos con un móvil que realiza instantáneas muy dignas también.

Un parroquiano curioso nos preguntó sobre nuestra procedencia, contestando por nuestra parte que veníamos de Horcajada de la Torre. Se llevó una sorpresa y nos comentó que un vecino de Canalejas es oriundo de allí, de Horcajada. Nos dijo su nombre, caímos rápido en la cuenta y salió corriendo para avisarle, pues encima se encontraba en el municipio. Bienvenido era muy amigo del padre de uno de estos dos zascandiles. Su mujer es de Canalejas y ya es uno más de los vecinos que visita el pueblo con mucha frecuencia. No conoció a primera vista al zascandil, pues hacía muchos años, pero tras hablar de la familia todo fueron anécdotas y buenas historias de tiempos pasados. Preguntamos a Bienvenido por la ubicación de las dos ermitas más conocidas del municipio, San Mamés y la Envía, y haciendo gala de su amabilidad nos llevó con su coche a la primera de ellas.

Nos desplazamos al sur del pueblo para tomar una carretera que circula paralela a una elevación de terreno. No tardamos demasiado en tomar un desvío cerrado a la derecha para ascender al lugar donde se ubica la ermita de San Mamés. Posee un pequeño pórtico con tres arcos de medio punto, pero lo que destaca sin duda del lugar son las espectaculares vistas que hay al pueblo y, en general, a la comarca de la Alcarria. Todo un balcón de primer nivel, una preciosidad.

Vistas desde San Mamés, en Canalejas del Arroyo

Espectaculares vistas desde la Ermita de San Mamés

Nos dirigimos de vuelta al pueblo. Bienvenido preguntó si teníamos que ver algo más en la villa, además de la ermita de Nuestra Señora de la Envía. Ante nuestra negativa nos ofreció guiarnos con su coche, ya que se encuentra a 3 km. del municipio aproximadamente, junto a la carretera. Allí podríamos aprovechar para tomar el camino de vuelta a casa. Accedimos y nos desplazamos con el auto siguiendo su recorrido. En poco tiempo estábamos entrando por la puerta. Esta ermita, ubicada en la vega del río Merdanchel, se levantó sobre los restos de una pequeña capilla dedicada también a la virgen. Esta era propiedad de la familia Alarcón, junto con la casa que hemos citado antes, un molino y gran cantidad de tierras. Después de hundirse, la talla fue enviada a Almoguer y los Alarcón vendieron los terrenos. Tras multitud de idas y venidas, finalmente fueron adquiridos por la familia Duque, los cuales decidieron construir un nuevo templo dedicado a la patrona. La talla se extravió, pero finalmente fue encontrada y trasladada al lugar para su inauguración, que ocurrió en septiembre de 1871. Lamentablemente, nos comentaron que la construcción fue saqueada hace pocos años, incluida la imagen de la virgen. La arquitectura de esta ermita es más compleja que las anteriormente comentadas. Su recinto consta de un merendero junto al edificio.

Tras concluir la visita, nos despedimos de Bienvenido no sin antes expresarle nuestro inmenso agradecimiento por la ayuda que nos había prestado. Al dar recuerdos de su parte a familia y amigos en Horcajada de la Torre, la respuesta siempre hacía referencia a lo excelente persona que era y es. Nosotros volvimos a casa encantados con lo que habíamos visto. Todavía nos faltó alguna cosa por ver, como el molino Moya o una de las cinco ermitas de Canalejas, San Antonio. Pero ya sabéis que siempre nos gusta dejarnos algún motivo para volver. Sería buena opción hacerlo para las fiestas patronales en honor a San Mamés (17 de agosto). Quizás disfrutemos tanto como en esta ocasión, aunque será complicado, pues guardamos en la memoria esta visita como una de las mejores que hemos realizado desde la apertura del blog. El listón está muy alto, lo puso “Bienve”.

Votar como el Pueblo Zascandil 2018