Arcas, joya del románico conquense

Iglesia de Nuestra Señora de la Natividad

Cuando nos pegamos nuestro primer gran viaje zascandil, hubo un día que lo pasamos con la mejor compañía posible. Nuestros amigos Alfonso Arjona y María Remedios Martínez (Alfonso y Reme) nos ofrecieron, además de su casa para hospedarnos esa jornada, sus conocimientos para guiarnos por su hermoso pueblo, Arcas. Os contamos nuestra visita a la localidad, morada de uno de los templos más bellos de la provincia, la iglesia de Nuestra Señora de la Natividad.

Cómo llegar a Arcas

Situado a 11 kilómetros de Cuenca ciudad, llegamos por la carretera CM-220 para tomar el desvío por la CM-2100, vía que rodea el núcleo urbano. Este pueblo, junto con Villar del Saz de Arcas, conforma el ayuntamiento de Arcas del Villar. Cuenta con una población de 1.594 habitantes (INE 2016), resultante del boom inmobiliario, pues hace escasos diez años poseía 400, aproximadamente.

Qué ver en Arcas

Llegamos por la carretera dirección Cuenca y entramos por la calle Cruz y subimos hasta la plaza de la Paz, donde nos esperaban nuestros amigos. Lo primero que hicimos fue entrar al coqueto ayuntamiento, pues Alfonso nos quiso enseñar unas instantáneas que hay ubicadas en él, relativas al pueblo y hechas a vista de pájaro hace ya varios años, para que pudiésemos apreciar la gran expansión inmobiliaria que ha sufrido. Además, también contemplamos otras fotografías del pueblo muy interesantes.

Entrada a la biblioteca de Arcas

Zascandileando y las bibliotecas, una relación de simbiosis

Según salimos, en pocos metros llegamos al monumento por excelencia de Arcas. Tal y como nos contaron nuestros excelentes guías, la iglesia Nuestra Señora de la Natividad (s. XIII) es una de las últimas reminiscencias del románico en la provincia de Cuenca y, sin duda, la mejor conservada. El templo posee una sola nave con ábside semicircular, cuya dimensión es bastante superior comparado con las iglesias de este estilo en Cuenca. Merece la pena destacar la espadaña adosada a la construcción, la cual hace mucho más vistoso el edificio en su conjunto. En 1623 se levantó una capilla lateral cubierta por una bóveda. Es importante resaltar también el sistema de calefacción que discurre bajo el suelo, denominado gloria. En 2015 se cumplieron 800 años de su construcción y 50 de su restauración, en la que colaboró el colegio Estudio de Madrid.

Espadaña de la Iglesia de la Natividad de Arcas

Iglesia de la Natividad de Arcas

Tomamos la avenida de la Libertad, para llegar a la calle del Colegio Estudio. El pueblo le dedicó esta vía a la escuela demostrando su gratitud por la ayuda prestada en la reforma de la iglesia, como bien nos explicó Alfonso, gran conocedor de la provincia de Cuenca. Al lado, observamos el frontón municipal y el parque de casetas cercano. Aquí se celebran las fiestas de San Isidro, donde cada peña tiene su caseta. Fueron cedidas por las constructoras cuando terminaban sus obras inmobiliarias en la época del boom demográfico. También se celebra en este lugar la festividad del Santo Rostro (14 de septiembre), patrón del municipio junto al anteriormente citado.

Seguimos dando una vuelta por el pueblo, hasta que la elevada temperatura del ambiente nos recomendó ir a tomar un refrigerio. El hotel Arcas de Agua nos esperaba para saciar nuestra sed. Quedamos bien sorprendidos, además de por el amable trato, por la bonita terraza que posee.

Don Quijote en el Hotel Arcas del Agua

FIgura de Don Quijote en el Hotel Arcas del Agua

Tras terminar, tomamos el automóvil para dirigirnos a un lugar muy especial. El pinar de San Pedro, pulmón de Arcas y lugar de ubicación de la ermita de San Isidro. Hermosa construcción donde acude el pueblo de romería todos los años para celebrar el día del santo. Volvimos al coche y decidimos dejar para otro día la visita al Complejo Lagunar de Arcas (Lagunas de Ballesteros), asentadas junto al río San Martín.

Regresamos a casa de Reme y Alfonso para comer. Degustamos unos deliciosos platos elaborados por nuestros amigos (sobre todo Reme es una cocinera espectacular) y por Paco, otro huésped, en este caso de Taiwán, que también habitaba el hogar por aquellas fechas. Repusimos fuerzas, pues por la tarde nos tocaba excursión a los conocidos parajes de las Torcas de los Palancares y las Lagunas de Cañada del Hoyo, donde esta vez nos acompañó el joven oriental.

Ermita de San Isidro, en Arcas

Ermita de San Isidro en Arcas

Así terminó nuestra visita al pueblo de Arcas, una de las maravillas del arte románico que existen en la provincia de Cuenca. Un lugar que se ha convertido en importante foco residencial por su cercanía con la capital. El pueblo donde viven nuestros grandes amigos Alfonso y Reme.