Ruta por la ciudad de Toledo (I)

Tocaba visitar la capital de Castilla-La Mancha. Estábamos tardando. Toledo es el mayor foco de turismo en toda la comunidad autónoma. La conocida como ciudad de las Tres Culturas, absorbe al visitante en un sinfín de monumentos y edificios esplendorosos, por ello es Patrimonio de la Humanidad. Historia, literatura, artesanía, pintura y gastronomía, todo ello bañado por las aguas del río Tajo. Semejante villa de los sentidos, por supuesto, no da para un solo post, por lo que hemos dividido nuestra excursión en varias entradas. Mayor disfrute.

Cómo llegar a Toledo ciudad

La manera más cómoda de llegar, sobre todo si venimos de Madrid como nosotros, es por la autovía A-42 o de Toledo. Se trata de un trayecto corto, pues la distancia que separa las dos ciudades es de 70 kilómetros, aproximadamente. Otras carreteras que salen de su núcleo urbano o atraviesan su término municipal son la TO-22, la CM-40, la N-403, la CM-4000, la CM-4013 o la TO-3100. Nosotros tomamos la salida 68B desde la A-42, a través de la cual salimos a la avenida de Madrid. Posteriormente seguimos por la calle Marqués de Mendigorria, continuando por Cardenal Tavera. Finalmente desembocamos en la glorieta de la Reconquista y tomamos la avenida Carlos III para terminar en el paseo del Circo Romano. Allí estacionamos el auto en un aparcamiento y nos dispusimos a zascandilear por la gran capital.

Qué ver en Toledo ciudad

Salimos directos a ver los restos del circo romano, los cuales eran bastante escasos. Tras el abandono y ruina de esta construcción, se convirtió en cementerio de la localidad en diferentes épocas, tanto de dominio musulman como cristiano. Tras tomar el paseo de los Canónigos, salimos a la glorieta de la Reconquista. Ya desde la calle Alfonso VI observamos la puerta de Alfonso VI o Vieja de Bisagra (s. X). Es de origen musulmán, siendo reformada en el siglo XIII. Tuvimos una fuerte tentación, pero salió el espíritu zascandil. No subimos por las escaleras mecánicas.

Ruinas del antiguo Circo Romano

Varios metros más adelante, contemplando la elegante muralla en todo momento, llegamos a la puerta Nueva de Bisagra. Hablamos del principal acceso al Casco Antiguo de Toledo, a través del Camino Real de Castilla. La construcción actual es de Alonso de Covarrubias, arquitecto del emperador Carlos V, y data del siglo XVI. Empezamos a prepararnos. Venían cuestas.

Puerta Nueva de Bisagra, entrada a la villa de Toledo

Seguimos la calle Real del Arrabal, dejando atrás la bella iglesia de Santiago del Arrabal. Comenzó la pendiente, topándonos con la conocida puerta del Sol. De su estructura original, entre los siglos X y XI, solo se conservan los arcos de herradura del interior. Ejemplo de arquitectura militar mudéjar, fue reedificada por el arzobispo don Pedro Tenorio. Tocaba continuar cuesta arriba.

Iglesia de Santiago del Arrabal

Al final los esfuerzos merecen la pena y, pese a las inclemencias del tiempo, la ubicación nos ofrecía espectaculares panorámicas. En las inmediaciones de la calle Venancio González disfrutamos de un excelente mirador. Las vistas de los arrabales de Las Covachuelas y La Antequeruela nos parecieron magníficas. Pasamos junto al palacio de Congresos y después por el museo de Santa Cruz (s. XVI), antaño importante hospital fundado por el cardenal Mendoza. Se convirtió en museo en el siglo XIX.

Nuestro amigo Cervantes antes de adentrarnos en Zocodover

Finalmente desembocamos en uno de los espacios más conocidos de Toledo, la plaza de Zocodover. Su nombre proviene del árabe y significa “mercado de bestias de carga”. Antiguo centro neurálgico de la ciudad, ha sufrido multitud de desperfectos y remodelaciones a lo largo del tiempo. A día de hoy podemos decir que es uno de los lugares con más vida. Son muchos los espectáculos y festejos que se celebran en Zocodover.

Plaza de Zocodover, en Toledo

Vamos a frenarnos de momento en este importante punto. En la siguiente entrada visitaremos importantes monumentos como el Alcázar o la impresionante catedral Primada. Palabras mayores. Recomendamos estar atento para la siguiente edición de nuestra ruta por Toledo ciudad. Esto acaba de comenzar.