Ruta por la ciudad de Toledo (II)

Proseguimos el zascandileo por esta belleza de urbe, capital de Castilla-La Mancha. En la primera entrada sobre la ciudad de las Tres Culturas nos quedamos en la conocida plaza de Zocodover. Este segundo post contiene monumentos emblemáticos de la localidad, tales como el Alcázar, la catedral Primada, el ayuntamiento o el palacio Arzobispal. Además, añadimos naturaleza bajando al río Tajo para contemplar un paisaje espectacular. Mucho por ver todavía.

Qué ver en Toledo

Desde la plaza de Zocodóver tomamos la cuesta de Carlos V para desembocar en uno de los símbolos de Toledo, su Alcázar. Nos encontramos en la parte más alta de la ciudad. El actual edificio fue ordenado construir por Carlos V sobre un antiguo castillo medieval. Destacan elementos como sus cuatro fachadas renacentistas o, ya en el interior, el patio y la escalera. Ha sufrido a lo largo de la historia multitud de reconstrucciones, la última tras la Guerra Civil. Actualmente alberga el museo del Ejército y la biblioteca de Castilla-La Mancha.

Fachada del Alcázar de Toledo

Rodeamos el monumento hasta la calle Unión. Junto a una de sus entradas existe un hermoso parque, el cual conduce al mirador del Azor. Sobran las palabras, pues las vistas desde esta posición son espléndidas. Terminamos de observar el Alcázar desde todos sus perfiles y retornamos a la plaza de Zocodover. Escogimos la calle Comercio para continuar el zascandileo. Visitamos hermosas plazas como la del Solarejo y la Mayor, y puntos de interés como el teatro de Rojas o la mezquita de Tornerías, actual Centro de Promoción de Artesanía de Castilla-La Mancha. A estas alturas, todos nuestros pasos giraban en torno a la maravilla de Toledo.

Mirador del Azor, en Toledo

Exacto. La catedral Primada, consagrada a la Virgen María en su Asunción a los cielos, es uno de los templos más impresionantes y espectaculares que hay en España. De estilo gótico, consta de 5 naves con 88 columnas y 72 bóvedas. Se comenzó a levantar en 1227 por orden del arzobispo D. Rodrigo Ximénez de Rada, en pleno reinado de Fernando III el Santo. La obra se culmina en 1493. Es recomendable la visita guiada, pues posee innumerables encantos. Por destacar algunos: Capilla Mayor, Capilla de San Blas, Coro, Sala Capitular o la Sacristía Mayor, con el “El Expolio”, de El Greco.

Una de las portadas de la catedral Primada

Seguimos bordeando el templo por la calle Hombre de Palo y después por Arco de Palacio hasta desembocar en la plaza del Ayuntamiento. Sin duda uno de los espacios más hermosos de Toledo. Dos construcciones destacan, además de la catedral, en este lugar. Primero el palacio Arzobispal, del cual merece la pena reseñar su bella portada del siglo XVI, obra de Alonso de Covarrubias. Segundo el ayuntamiento de la ciudad, cuya fachada principal simétrica es digna de admirar. Su frontón triangular o los capiteles barrocos destacan sobremanera. El actual edificio se comenzó a levantar en el siglo XVI.

Plaza del ayuntamiento, en Toledo

Bordeando la catedral salimos a la calle del Barco, mediante la cual desembocamos en la plaza del Colegio de Infantes, donde se haya el inmueble homónimo, es decir, el colegio de Infantes. Muy destacable su portada. Continuó la bajada por plazas como Fuentes y Don Fernando hasta que llegamos a un paisaje maravilloso.

Bella fachada del colegio de Infantes

Solo había un protagonista, el río Tajo. Se hacía como una especie de presilla donde el agua permanecía en continuo movimiento. De hecho, tuvimos a lo lejos un ave compañera que se paró en una roca para saludarnos. Aquí decidimos terminar esta parte de la ruta, contemplando un paisaje que otorga a la ciudad aún más valor añadido. Al increíble patrimonio arquitectónico y cultural, es conveniente sumarle el patrimonio natural. Un diez.

Nuestra amiga nos saludaba desde la lejanía

En la siguiente entrada, ya la tercera, volveremos al núcleo urbano para seguir viendo importantes edificios históricos en forma de conventos, iglesias, mezquitas o sinagogas. Mucho todavía por contemplar y admirar.

Da gusto despedirse con este maravilloso paisaje