La laguna salada de Pétrola

Vamos a rememorar una fantástica excursión que hicimos con motivo del primer aniverario de Instagramers Castilla-La Mancha. Tras hacer un buen recorrido por Albacete capital, tomamos el autobús hacia la laguna de Pétrola. Este humedal se caracteriza por su salinidad y por su comunidad de aves acuáticas, donde destacan el flamenco y la malvasía cabeciblanca, esta última considerada en peligro de extinción.

 

Cómo llegar a la laguna salada de Pétrola

Se encuentra, aproximadamente, a 37 kilómetros de Albacete capital. Para llegar tomaremos la autovía A-31 hasta Estación de Chinchilla, barrio pedáneo de Chinchilla de Montearagón. En esta localidad cogeremos el desvío por la carretera CM-3255 hasta llegar al pueblo de Pétrola, en cuyo término municipal, muy cerca del núcleo urbano, se halla la laguna homónima.

 

Qué ver en la laguna salada de Pétrola

Nos dejó el autobús junto a un camino, el cual tuvimos que recorrer algunos cientos de metros hasta llegar a un punto central donde poder sacar las mejores fotografías. Durante este breve, pero intenso trayecto, nos cruzamos con un rebaño de ovejas que ocasionó más de un susto y un buen puñado de instantáneas.

Este es el rebaño de ovejas que nos encontramos

Una vez en la orilla de la laguna salada de Pétrola, nos desperdigamos para sacar la creatividad que llevaba cada uno dentro. Los zascandiles recorrimos una buena parte con el móvil en la mano. Sí, habéis oído bien, el móvil. Al ser un evento de instagramers, dejamos la Reflex en casa para usar la cámara del Iphone, que no está nada mal.

La laguna de Pétrola fue declarada Reserva Natural en el año 2005. Con sus, aproximadamente, 174 hectáreas, pertenece al complejo endorréico Pétrola-Corral Rubio-La Higuera. Se encuentra a unos 850 metros de altura, siendo su profundidad de un metro en algunos puntos y teniendo un largo de 1.800 metros y un ancho de 1.600.

Orilla de la laguna de Pétrola

Es curiosa la pasarela de tierra que se forma en un punto de la laguna y que nos lleva hacia su interior, donde se pueden apreciar con mayor facilidad las aves que habitan el humedal. También existe un observatorio ubicado en una posición privilegiada para contemplar a los animales. Sobra decir que las fotografías salían solas.

Pasarela de tierra con algunos instagramers

La característica principal de la laguna de Pétrola es su salinidad. Estas sales provienen, tanto de las aguas superficiales, como de las subterráneas. Este factor afecta a la flora que rodea el humedal. Dependiendo de la mayor o menor cantidad de este compuesto químico, podemos hayar especies como rupia drepanensis, carófitos como el lamprothamnium papulosum, macrofitos como la chara galloides, limonium thyniense o salicornia ramosissima. Algunas de estas especies se encuentran en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas.

Flora frente a la laguna de Pétrola

También afecta, por supuesta, a la fauna que existe en el lugar. Existe una gran variedad de aves acuáticas entre las que destacan el flamenco, la malvasía cabeciblanca, la avoceta, el chorlitejo chico, la cigüeñuela o zampullines cuellinegros. Toda una maravilla. Algunas de ellas, como pasa con las especies vegatales, se encuentran en el citado Catálogo Regional de Especies Amenazadas.

Llegaba el momento de la sorpresa que nos preparaban los amigos de Instagramers Castilla-La Mancha, y es que el atardecer en esta laguna es algo mágico. La conocida como “hora azul” hizo las delicias de todos los que estuvimos allí. No había nadie que estuviese sin el teléfono en la mano, pues el paisaje era realmente espectacular.

El atardecer brindó fotografías espectaculares

De esta forma, nos volvimos de nuevo a la ciudad de Albacete para terminar de celebrar el aniversario. No nos extraña que antiguamente la gente fuese a la laguna de Pétrola a tomar baños terapéuticos y curar diversos males físicos, este humedal podría remediar cualquier achaque con su belleza. Recomendamos la visita y, si puede ser, acudid cuando se ponga el sol, ante vosotros aparecerá una imagen que no se os olvidará jamás.