Buenache de la Sierra, artesanía en pleno Mesozoico

Iglesia de Buenache de la Sierra

Hoy toca hablar de uno de los municipios más especiales de la provincia de Cuenca. Es conocido por su cercanía con la capital y por estar repleto de obras de artesanía realizadas con cualquier material que imagines. Buenache de la Sierra aguarda en un enclave natural que deja maravillado al visitante. De su patrimonio arquitectónico destaca por encima de todo la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

Cómo llegar a Buenache de la Sierra

Llegamos a Buenache de la Sierra desde Cuenca ciudad, a través de la carretera CUV-9141. Esta vía sinuosa discurre hasta la localidad de Beamud. Cuenta con una población de 106 habitantes (INE 2015), los cuales, históricamente, han tenido como principal actividad económica la ganadería trashumante y la producción de madera. Pertenece a la comarca de la Serranía Media-Campichuelo y Serranía Baja, concretamente se localiza en la Serranía Media de Cuenca.

Qué ver en Buenache de la Sierra

Un clásico de nuestras rutas zascandiles. De esto que vas con el coche para aparcar y sin darte cuenta el pueblo se termina y no has estacionado. Algo aproximado nos pasó en Buenache, ante la imposibilidad de dejar el auto en la plaza principal, seguimos conduciendo y, cuando ya salíamos del núcleo urbano, ante nosotros apareció un pequeño parking. Allí que aterrizamos. Era la calle Dr. Fuente Gaspar, cerca de la pista polideportiva.

Subimos la cuesta hasta llegar a la plaza de la Constitución, lugar donde se ubica el ayuntamiento del municipio. Desde allí tomamos la calle Lope de Vega hasta llegar al monumento más importante de Buenache de la Sierra. La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción fue construida entre los siglos XV y XVI y se ubica en la parte más alta del pueblo, bien visible en la preciosa estampa que conforma la localidad. Destaca en su interior el bello artesonado renacentista, que se encuentra en muy buen estado de conservación.

Grandes vistas de Buenache de la Sierra (Cuenca)

Grandes vistas de Buenache de la Sierra (Cuenca)

Si seguimos subiendo la calle, dejando la iglesia a nuestras espaldas, se abre ante nosotros un camino a mano izquierda para llegar al mirador de La Torre. Las vistas desde este lugar son indescriptibles. Desde aquí se puede comprobar la belleza del pueblo, con sus casas blancas de tejado rojizo. Continuamos nuestro agradable paseo por la calle Cantón, junto a la iglesia, tras volver sobre nuestros pasos. Por la calle Picasso hasta Alfonso VIII, donde hicimos una pequeña parada en el parque. Tras tomar aire a la sombra, seguimos la caminata subiendo por la calle Nueva y dejando atrás una hermosa casa ubicada en la calle del Peso. El hambre arreciaba, por lo que tomamos Cervantes para volver al centro del pueblo y, de este modo, entrar para comer en el restaurante mesón Las Pedrizas.

La famosa casa de la calle del Peso

En este establecimiento, además de comer a las mil maravillas, podemos visitar el museo paleo-artístico que hay en la planta superior, y es que Buenache de la Sierra posee un centro de interpretación dentro de la llamada Ruta de los Dinosaurios de Cuenca. En su término municipal se concentra la mayor parte del Mesozoico de la Serranía de Cuenca. Desde sus miradores podemos contemplar unas estupendas panorámicas de esta era. Contaremos nuestra experiencia en Las Pedrizas próximamente, pues creemos que merece un post aparte.

Tras el excelente trato recibido decidimos ir a hacer la digestión en un lugar del que nos hablaron en el mesón. Un sitio muy peculiar a poco más de un kilómetro del núcleo urbano. Podríamos decir que es un museo al aire libre en el que podemos contemplar decenas de esculturas realizadas con troncos de madera. El paraje es muy curioso y sorprendente. Tremenda la imaginación de su creador.

Entrada al Bar-Museo Las Pedrizas

Con este sitio tan increíble terminamos nuestra excursión a Buenache de la Sierra. Sin duda un pueblo muy recomendable situado a escasos 18 kilómetros de Cuenca capital. El paraje natural en el que se encuentra es de los más espectaculares de la Serranía de Cuenca, como bien pudo comprobar nuestro amigo David Matas, que nos acompañó en esta expedición. Merece la pena visitarlo y hacer noche en alguno de los alojamientos rurales que existen en la localidad y que tienen muy buena fama dentro de la provincia. Queda pendiente ese post de Las Pedrizas que saldrá pronto. Atentos.